---------------

Monderak el Templario – Ariel Gastaldi

 Monderak el Templario – Ariel Gastaldi

Monderak el Templario – Ariel Gastaldi

Descargar libro Gratis    En PDF
Solo aquellos que se sienta afligidos o
amenazados pueden cruzar sus
puertas”…
“Solo aquellos que temen por sus vidas
su espada será su escudo”…
“Aquellos que desean su protección él
se la concederá de todo corazón”…
“El pobre que padezca hambre y no
tiene techo él lo recibirá en sus
aposentos”…
Los Caballeros
Templarios…
“Non nobis Domine non nobis sed
Nomini Tuo da gloriam”
(No a nosotros oh señor, no a nosotros
sino a tu nombre da gloria)
.

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

.
“Este histórico lema de los templarios
impuesto a la Orden por su primer
padre espiritual, San Bernardo de
Claraval, sumariza en unas pocas
palabras el ideal y el propósito de su
existencia. Los primeros hermanos no
vivían y luchaban por interés personal,
sino por un concepto, el
establecimiento de la sociedad
cristiana, una civilización dedicada a
la gloria de Dios. La caballería de hoy
intenta emular esta gran tradición en
el hecho de que sus trabajos y vidas
deben ser un ejemplo para otros y
como una hermandad tener como
objetivo llegar a construir una
aristocracia del espíritu. Un caballero
templario entiende que hay un Dios,
una vida creada por El, una verdad
eterna y un propósito divino. En
consecuencia esta implícito que la
verdadera existencia y las bases
históricas de la Orden tienen por
objeto”.
Estructura Organizativa
de la Orden del Temple
Capitulo. Era un
Consejo compuesto por el
Maestre y los hermanos de
mayor experiencia y criterio.
Cualquier decisión importante
suponía convocar el Capitulo
y su aprobación debía contar
con el voto de la mayoría.
Decisiones del Capitulo, eran:
recepción de un nuevo
Hermano, declaración de
guerra, firma de armisticio,
enajenación de bienes de la
Orden,…
Maestre. Inicialmente
el jefe de la Orden del Temple
era el Gran Maestre de
Jerusalén, pero mantenía el
mismo rango que los demás
Maestres de la Orden. El Papa
Alejandro III, en su bula
Omme datum optimum, define
la nueva estructura de la
Orden. La elección del
Maestre, suponía la
convocatoria del Capítulo con
12 miembros, elegidos
mediante unas elecciones
primarias, en la cual un
comandante y un hermano,
elegían a otros dos miembros
del capitulo y estos a la vez a
los siguientes miembros. Al
Maestre electo se le
entregaban los símbolos del:
Bastón y el Látigo. Las
Ordenes del Maestre, se
consideraban como
expresión de la voluntad de
Dios. El Maestre, no podía
disponer de los bienes de la
Orden y solo le estaba
permitido regalar: un
caballo, un vaso de oro o
plata, un manto de piel o una
armadura. Estaba prohibido
el regalo de lanzas y
e s padas . En campaña, el
Maestre disponía de una
tienda redonda sobre la que
ondeaba la: bandera Blanca y
Negra con la Cruz Roja de
la Orden del Temple , a la
que denominaban baucent
Senescal. Era el
sustituto permanente del
Maestre, debiendo asistir a
todos los Capítulos. En
campaña usaba las mismas
insignias que el Maestre
Mariscal. era el jefe
militar. Bajo sus Ordenes, se
hallaban las armas y los
caballos.
Comandantes.
Encargados de proteger y
cuidar a los peregrinos y sus
monturas, garantizándoles
seguridad y alimentos
Drapeir. Encargado del
vestuario de los hermanos de
la Orden. La Orden era muy
escrupulosa con las ropas que
identificaban a los Templarios
y puede decirse, que muchos
de los desmanes que se
cometieron y asignaron a los
Templarios, fueron cometidos
por suplantadores, que usaban
las ropas de la Orden.
Caballeros o Frates
Milites. Los caballeros que
hacían votos perpetuos,
llevaban un manto blanco con
una Cruz Roja. Llevaban el
pelo corto y la barba hirsuta y
descuidada. debajo del Manto
y la armadura, llevaban
camisa y calzoncillos, que
tenían prohibido quitarse para
dormir
Capellanes o Frates
Capellanis. Los sacerdotes
eran designados por un plazo
fijo o a perpetuidad.
Sargentos o Escuderos
Frates Servientes
Criados
Artesanos
Afiliados. Eran
caballeros casados, que se
aceptaban en la Orden, pero
no podían residir en las casas
Comunes de la Orden del
Temple.
Ceremonia de recepción de los
Nuevos Caballeros Templarios
Para entrar en la Orden del Temple,
los caballeros debían escuchar,
conocer y aceptar las Reglas de la
Orden.La ceremonia empezaba con una
reunión del Capitulo, al neófito se le
conducía a una sala aparte, cercana al
Capitulo y se le vestía con una túnica
blanca.
El Maestre, enviaba a dos caballeros,
que le preguntaban:
Nombre
¿Porque deseas entrar
en la Orden?.
¿Conoces las duras
condiciones de la Orden?.
¿Estas dispuesto a
Ingresar en la Orden?.
Los caballeros regresaban al
Capitulo: Caballeros: Señor, hemos
hablado con el hombre que aguarda y
le hemos expuesto las durezas de
nuestra Orden. Afirma, que desea ser
siervo y esclavo de ella.
Maestre: Hacerle venir en nombre
de Dios.
Capitulo: Si que venga en nombre de
Dios.
El aspirante era llevado por los dos
caballeros a la sala del Capitulo y se
arrodillaba ante el Maestre:
Aspirante a Templario: Señor, me
presento ante Dios , ante Vos y ante los
Hermanos y os ruego, que en nombre
de Dios y de Nuestra Señora, que me
admitáis en vuestra Orden, para ser de
ahora en adelante su siervo y esclavo.
Maestre: Hermano mucho pedís, ya
que lo que veis de la Orden… Meditad,
hermano si podréis soportar tantas
durezas.
Aspirante a Templario: Las sufriré
todas, con la ayuda de Dios.
El Maestre, ordenaba al aspirante salir
del Capitulo y dirigiéndose al mismo
proclamaba:
Maestre: Si alguno de vosotros
conociere alguna razón por la cual este
hombre no tuviera derecho a ser un
hermano, que la declare porque mejor
será decirla ahora y no cuando él éste
en nuestra presencia.
Si no había objeción, el Maestre
preguntaba:
Maestre: ¿Queréis, pues, que le
haga venir en nombre de Dios?
Capitulo: Si que venga en nombre de
Dios.
Traían al aspirante al Capitulo y
arrodillándose:
Aspirante a Templario: Señor, me
presento ante Dios, ante Vos y ante los
Hermanos y os ruego, que en nombre
de Dios y de Nuestra Señora, que me
admitáis en vuestra Orden, para ser de
ahora en adelante su siervo y esclavo.
El Maestre procedía a interrogara al
aspirante:
Maestre: ¿Sois Caballero?
Maestre: ¿Estáis sano de cuerpo?
Maestre: ¿Estáis casado?
Maestre: ¿Habéis estado casado?
Maestre: ¿Habéis pertenecido a otra
Orden?
Maestre: ¿Tenéis deudas?
Si el interrogatorio era favorable, se
pasaba a la jura de votos, que tomaba
el Maestre:
Maestre: ¿Prometéis a Dios y a
Nuestra Señora, que de ahora en
adelante y durante todos los días de
vuestra vida, obedeceréis al Maestre
del Temple y a los que sean vuestros
superiores?.
Maestre: ¿Prometéis a Dios ya
Nuestra Señora, que de ahora en
adelante y durante todos los días de
vuestra vida, viviréis castamente?
Maestre: ¿Que viviréis sin nada
propio?
Maestre: ¿Que respetareis lo buenos
usos y costumbres de nuestra casa?.
Maestre: ¿Que ayudareis a
conquistar la tierra Santa de
Jerusalén?
Maestre: ¿Que no abandonareis esta
Orden?
Aspirante a Templario: Si Señor, si
Dios lo quiere.
A continuación el aspirante, pasaba a
ser investido como Caballero y se le
entrega:
El Manto blanco de la
Orden del Temple.
La Cruz.
La Espada
El Maestre, le
abrazaba dándose el ósculo
fraternal.
A continuación se entonaba el salmo
133:Mirad cuan bueno y cuan delicioso
es habitar los hermanos igualmente
en uno
LA CASA DE LOS
TEMPLARIOS
(Pater Noster)
Pater Noster, qui es in caelis,
sanctificétur nomen Tuum,
adveniat Regnum Tuum,
fiat volúntas tua, sicut in caelo et in
terra.
Panem nostrum cotidiánum da nobis
hódie,
et dimitte nobis débita nostra,
sicut et nos dimittímus debitóribus
nostris;
et ne nos indúcas in tentationem,
sed libera nos a malo.
Amén.
Un lugar Santo en los cuales está
permitido solo a un Templario de la
Santa Orden en Actividad habitar su
interior, poseer todas las comodidades
que pueda imaginar, como tal es propio
y de vida privada todo lo que dentro
pase y todo aquel que entre o salga de
ella es confidencial a su palabra y
honor…
Solo aquellos que reciban una
invitación especial firmado y sellado
con el sello distintivo del templario
pueden burlar a los guardias de la puerta
de hierro…
Aquellos puros de corazón noble
que han recibido dicha invitación, es
nuestro honor recibirlos en nuestros
aposentos,,,
BIENVENIDOS!!!!
Un caballero templario entiende que
hay un Dios, pero también que el
personaje de la Alianza es una expresión
de divinidad, es una verdad eterna y un
propósito divino. En consecuencia está
implícito que la verdadera existencia y
las bases históricas de la Orden tienen
por objeto:
1.- Luchar contra el materialismo, la
impiedad y la tiranía en el mundo.
2.- Defender la santidad del
individuo.
3.- Afirmar la base espiritual de la
existencia humana.
Es por lo tanto el deber de los
caballeros prepararse y equiparse a si
mismos para sostener esas creencias
fundamentales. La misión original de la
Orden es tan real hoy en día como lo fue
en 1118 cuando se fundó, sólo que las
circunstancias han cambiado.
Las crisis y los retos que afronta hoy
en día la Alianza reclaman una cruzada
que es más importante que cualquiera a
que se haya enfrentado la Orden en el
pasado.
Trabajando por estos principios
fundamentales, la Orden cooperara con
otras órdenes similares a través de los
mundos en contra del desmoronamiento
y los elementos destructivos de los
Hordas, que prevalecen hoy en la
comunidad.
La Orden reconoce a todos los
miembros de la Alianza como iguales,
sin relación a raza o sexo y que tienen el
derecho de buscar su bienestar y
desarrollo espiritual en condiciones de
dignidad.
La Orden apoya la libertad de
expresión, de conciencia y de religión;
defensa colectiva y medidas positivas
para erradicar la pobreza y la injusticia
que amenazan la paz de los mundos.
La Orden cree en políticas claras y
prácticas, desarrollando todos y todas
sus talentos naturales.
La Orden fomenta el compromiso y
respeto, expresado en el orgullo hacia la
propia tierra y sus logros y el
reconocimiento del lugar que le
corresponde entre las naciones y sus
deberes para con la Alianza.

LLEGADA AL PUEBLO
DE FRAGA
“26 de Febrero del año 1.308,
Pueblo de Fraga perteneciente a la
Corana de Aragón – España”.
Un joven Templario se presento a la
entrada de Hierro y dos fornidos
guardias estuvieron a punto de sacar sus
espadas para evitar el ingreso del recién
llegado.
-¡¿Quién osa quebrantar la entrada
sin autorización alguna?!-…Levanta la
voz uno de los guardias…
-Disculpaos caballeros de gran
labor, pertenezco a la Orden de los
Templarios y vengo desde un país
lejano a presentar mis respetos y el
servicio de mi espada a la Orden de
Fraga por autorización real y por la
alta Orden de San Andrés-. Dice el
joven mientras presenta el pergamino
con la firma de la alta nobleza que
peticiona presentar servicios en esa
Orden, observan el sello Templario
junto a la firma real y pidiendo sus
disculpas le permiten el paso.
-Pase usted señor Monderak de
Albarrasín, disculpe nuestra
irrespetuosidad, yo mismo llevare su
equipaje a sus aposentos-. Dice el
guardia y muy gentilmente lo lleva hacia
la sala de reuniones donde el Heraldo
Templario lo recibe con cortesía tenía
conocimiento de la llegada de un nuevo
caballero a la orden proveniente desde
un país lejano…
– Pase usted señor, una vez que su
cuarto esté listo podrá descansar de su
largo viaje, tenemos un buen doctor
para que revise esa viejas heridas, por
favor pase al comedor, tenemos algo
preparado para usted-. Dice el Heraldo
y con un simple gesto de cortesía, guía
al recién llegado hacia el largo
comedor, donde a cada lado de la misma
se encuentran decenas de estatuas
templarias, y al final del corredor un
gran altar con la cruz de malta donde
algunos caballeros realizan alguna
oración antes de sentarse a la mesa…
El joven templario observó bien el
lugar y ganado por el cansancio y
algunas dolencias de viejas heridas
presta a disfrutar de variados manjares
antes de ir a dormir, lo esperaban
cientos de compromisos en este pueblo y
no podía perder más tiempo.
-Mañana por la mañana lo recibirá
el médico, necesitará descanso
absoluto-. Dice nuevamente el Heraldo
y se despide del recién llegado.
Al día siguiente el caballero
Monderak sufrió una caída a causa de
que una de sus heridas comenzó a
sangrar y una de la hermanas de la
capilla tuvo que ayudarlo a levantarse y
llevarlo a su habitación poco tiempo
después, un extraño caballero de buen
porte entra a la habitación con un
maletín y se acomoda junto al Caballero
Monderak que estaba algo aturdido y
pareciera que con un poco de
temperatura, por lo que el caballero,
algo veterano, le coloca un paño frio en
la frente y al ver que su joven
compañero reaccionaba lo tranquilizó.
-Tranquilo amigo, estas algo débil,
soy Sargon de Monserrat, medico
templario a sus servicios, quédese
tranquilo mientras reviso sus heridas-.
Dice el viejo caballero y acomoda sus
utensilios para curar esas viejas y mal
presentadas heridas.
El Joven Monderak apenas tiene
fuerzas para asistir con su cabeza y
queda dormido otra vez.
Varios días pasaron desde que llego a
la Casa del Templario y se sentía con
fuerza para caminar un poco y que buena
idea que recorrer el pueblo de Fraga, un
lugar agradable, calmo y pequeño a la
vez, pero con la tranquilidad que
necesita para cambiar los aires y
reponerse, atrás quedaron aquellas
viejas batallas en tierras francesas,
culpable de estas viejas heridas mal
curadas que hoy lo afectan.
Así fue que decidió salir por las
puertas de hierro del lugar, tomar el
camino principal y perderse entre los
caseríos de la ciudad, gente humilde y
trabajadora, campesinos que tienen
algunos efectos de la pobreza pero
siempre con una cortesía y respeto en
sus actitudes y eso lleno de su corazón y
pensamientos.
-“Creo que me agradará quedarme
en este lugar, mucha gente necesita un
protector y esta es mi oportunidad de
redimir viejos anhelos que con la
espadas no he logrado”-. Pensaba el
joven mientras observaba las
deficiencias que padecían algunos
lugares y no le quedo más dudas y con
determinación se dirigió a la alcandía a
buscar al responsable del pueblo.
Entre los murmullos de los vecinos
del pueblo escuchaba sin cesar el
nombre de Melania D´Cleve, “La Dama
de los Lobos”, por lo que supo es la
Tribuno del Pueblo y es quién realiza el
trabajo arduo de ayudar a que cada uno
de los ciudadanos de Fraga y todos
aquellos que necesitan progresar para
salir adelante, con sus oficios o trabajos
arduos del campo, esta siempre al
servicio de todos y le pareció una muy
buena idea hacerle una primera visita.
Pronto dio con la oficina de Tribuno
de Fraga, con delicadeza entra en la
misma y se anuncia ante la Tribuno del
Pueblo quién lo recibe muy
afectuosamente.
-Buenos días Madam, disculpe las
molestias, pero era mi deber

Monderak el Templario – Ariel Gastaldi image host

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Monderak el Templario – Ariel Gastaldi

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------