---------------

No hay verano sin ti – Verano 2 – Jenny Han

No hay verano sin ti - Verano 2 – Jenny Han

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

No hay verano sin ti – Verano 2 – Jenny Han

Antes, cuando terminaban las clases en junio, metíamos las maletas en el coche y nos dirigíamos directamente a Cousins. Mi madre iba a la tienda el día anterior y
compraba botellas de zumo y cajas de tamaño económico de barritas energéticas, protector solar y cereales integrales. Cuando le rogaba que comprase Lucky Charms o
Cap’n Crunch, mi madre decía:
Beck tendrá cereales de los que te pudren los dientes de sobra, no te preocupes.
Tenía razón, claro. A Susannah Beck para mi madre le encantaban los cereales para niños, igual que a mí. Los devorábamos en la casa de verano. Nunca llegaban
a ponerse blandos. Hubo un verano en el que los chicos comieron cereales para el desayuno, el almuerzo y la cena. Mi hermano, Steven, era de Frosted Flakes, Jeremiah
era de Cap’n Crunch y Conrad, de Corn Pops. Jeremiah y Conrad eran los hijos de Beck y disfrutaban de sus cereales. En cuanto a mí, yo me comía lo que quedase
mientras tuviese azúcar.
Había estado yendo a Cousins toda mi vida. Casi diecisiete años jugando a perseguir a los chicos, esperando y deseando ser algún día lo bastante mayor como para
formar parte de su pandilla. La banda veraniega de los muchachos. Por fin lo había conseguido, pero ya era demasiado tarde. En la piscina, la última noche del último
verano, dijimos que siempre volveríamos. Da miedo pensar con qué facilidad se rompen las promesas. De forma tan simple.
Cuando llegué a casa el verano anterior, esperé. Agosto se convirtió en septiembre, empezaron las clases y yo seguía esperando. No es que Conrad ni yo nos
hubiésemos declarado. No es que fuera mi novio. Sólo nos habíamos besado. Empezaba la universidad, donde habría un millar de chicas distintas. Chicas sin toques de
queda, chicas en su dormitorio, todas más inteligentes y guapas que yo, todas misteriosas y completamente nuevas, de una forma que yo nunca podría llegar a ser.
Pensaba en él constantemente, en lo que había significado, en lo que éramos el uno para el otro. Porque no podíamos echarnos atrás. Sabía que yo no podría. Lo que
había ocurrido entre nosotros, entre Conrad y yo, entre Jeremiah y yo, lo había cambiado todo. Así que cuando llegó agosto y después septiembre y el teléfono seguía
sin sonar, sólo tenía que pensar en cómo me había mirado esa última noche para comprender que aún había esperanza. Sabía que no me lo había imaginado. No podía
haberlo hecho.
Según mi madre, Conrad ya se había mudado a su residencia de estudiantes, tenía un compañero de habitación insoportable y Susannah estaba preocupada por que
no comiese lo suficiente. Mi madre me contaba estas cosas de pasada, como quien no quiere la cosa, para no lastimar mi orgullo. Nunca la presioné para que me
facilitara más información. El caso es que yo sabía que iba a llamar. Lo sabía. Así que sólo me quedaba esperar.
La llamada llegó durante la segunda semana de septiembre, tres semanas después de la última vez que lo había visto. Estaba comiendo helado de fresa en el salón y
me peleaba con Steven por el mando a distancia. Era un lunes a las nueve de la noche, el horario de máxima audiencia. Sonó el teléfono y ni Steven ni yo nos movimos
para contestar. El que se levantase perdería la batalla por el televisor.
Mi madre respondió en su despacho. Trajo el teléfono al salón y dijo:
Belly, es para ti. Es Conrad. Y me guiñó un ojo.
Me empezaron a zumbar los oídos. Oía el océano. El rumor, el bramido en los tímpanos. Fue como un subidón. Un momento de éxtasis. Había esperado ¡y ésa era
mi recompensa! Tener razón y ser paciente nunca me había sentado tan bien.
Fue Steven el que me sacó de mi ensimismamiento. Frunciendo el entrecejo, dijo:
¿Por qué te llama a ti?
No le hice caso y tomé el teléfono que me ofrecía mi madre. Me alejé de Steven, del mando a distancia, de mi plato de helado derretido. Nada de eso importaba ya.
Hice esperar a Conrad hasta que estuve en la escalera antes de decir nada. Me senté en los escalones y dije:
Hola. Intenté reprimir la sonrisa que me asomaba a los labios; sabía que la sentiría a través del teléfono.
Hola respondió. ¿Qué tal?
Nada nuevo.
Adivina qué dijo. Mi compañero de habitación ronca incluso más fuerte que tú.
La noche siguiente volvió a llamar, y la noche después. Charlábamos durante horas. Al principio, cuando sonaba el teléfono, y era para mí y no para Steven, éste se
sentía confundido.
¿Por qué te llama Conrad continuamente? preguntó.
¿Tú qué crees? Le gusto. Nos gustamos.
A Steven casi le entran arcadas.
Se ha vuelto loco dijo sacudiendo la cabeza con incredulidad.
¿Te parece imposible que le guste a Conrad Fisher? repuse desafiante cruzándome de brazos.
Sí resolvió sin pensárselo dos veces. Es imposible.
Y, seamos sinceros, lo era.
Era como un sueño. Irreal. Después de tanto suspirar, ansiar y desear años y años lo mismo, veranos enteros, él me llamaba a mí. Disfrutaba hablando conmigo. Lo
hacía reír incluso cuando no quería. Yo entendía por lo que estaba pasando porque, en cierto modo, a mí me ocurría lo mismo. Sólo había unas pocas personas en el
mundo que quisiesen a Susannah tanto como nosotros. Creí que eso

Pages : 79

Tamaño de kindle ebook :  724 kb

Autor De La  novela : Jenny Han

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

No hay verano sin ti - Verano 2 – Jenny Han

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

El verano en que me enamoré – Verano 1 – Jenny Han

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

No hay verano sin ti (Verano 2) – Jenny Han.pdf
No hay verano sin ti (Verano 2) – Jenny Han.pdf
No hay verano sin ti (Verano 2) – Jenny Han.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------