---------------

No te vi, te reconocí – Carolina Vivas

No te vi, te reconocí – Carolina Vivas

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

No te vi, te reconocí – Carolina Vivas

inseparables o como decimos nosotras «Como la oreo y su cremita.»
Hemos compartido muchísimas cosas, momentos de locura, de felicidad, despechos, tristezas, borracheras. Hoy en día compartimos un apartamento que decidimos
alquilar para poder independizarnos, nos graduamos de la secundaria hace ya un año y queríamos vivir nuestra época universitaria, comenzar los dieciocho sin tanto
toque de queda y reglas por parte de nuestros padres. Compramos poco a poco cosas para el apartamento, al principio fue difícil porque no teníamos nevera, la
televisión era confiscada (de la casa de sus padres)
«Los martes lavas tú, a mí no me gusta lavar los platos, los domingos se pide pizza, se puede invitar amigos, poner música fuerte, está todo permitido, descontrol full
¡Ah, pero eso sí! Sexo con desconocidos afuera (si es que llegase el caso) ninguna quería ver a un extraño medio desnudo, al levantarse en mitad del apartamento.»
Nos mantenemos organizadas y con paciencia, no hemos dejado de pedir por favor cuando sentimos que nuestra room-mate, está pegada en el teléfono. Media hora
hablando pendejadas es suficiente.
Bueno como decía, hace seis meses que vivimos solas en un apartamento donde compartimos el pago del alquiler. Para Celeste no fue fácil dar la noticia en su casa,
aún recuerdo los gritos de Cristo e Irini (los padres de Celeste) ellos son muy sobre protectores, tienen nacionalidad griega. En el momento en que ella anunció que
viviría conmigo y que no los complacería, ni se casaría en ningún matrimonio arreglado, todo se salió de control. Todavía recuerdo aquel día.
Esperaba frente a su casa con mi auto encendido por si necesitábamos una huida rápida, me reía a carcajadas con cada palabrota que escuchaba salir por las
ventanas y la puerta principal, sabía que no era bueno lo que pasaba pero no podía parar de reír al escuchar cosas como ¡Gamw!, ¡Malakas!, ¡SKATA!
El resultado fue el que esperábamos, Celeste corriendo y lanzándose como alma que lleva el diablo dentro del auto y sus padres gritándole que no vería dinero por
parte de ellos en lo que le restara de vida.
Por suerte pocos días después consiguió un empleo que la ayuda a pagar su mitad del alquiler.
Lo mío fue totalmente diferente, cuando di la noticia en casa ya se lo esperaban puesto que desde los doce años siempre repetía «Cuando tenga dieciocho me voy a
vivir sola.» Todos se reían o me ignoraban, pero es que veamos, tú, en la soledad de tu habitación disfrutando de tu música favorita que para variar, está a todo volumen,
de pronto la voz irritante de tu papá:
« ¡Bájale a esa cosa! ¿Qué crees? ¿Qué vives sola o qué?»
Tu instinto de rebeldía no se hace esperar, hasta que te aplican la clásica de las mamás:
« ¡Mientras vivas en esta casa…!»
Y es ahí cuando te das cuenta que tu espacio no es tan tuyo como quisieras y empiezas a considerar seriamente la idea de volar fuera del nido hacia una vida
independiente. Tú casa, tus reglas. Por eso digo que fue más sencillo y sin tanto drama, es más, tengo recuerdos de papá metiendo mis maletas en el auto y de mi madre
con una risita burlona en la cara diciendo:
«Ahora sabrás lo que es hacer las compras, cocinar, lavar y planchar, a ser ordenada y a cuidar de ti misma»
Esperen ¡Claro! Ahora sí sé porque se reía mi madre.
Me veo unos minutos en el espejo y doy el visto bueno. Blusón blanco, pantalón ajustado azul marino y deportivos blancos, esto servirá para un domingo soleado.
Recojo mi cabello en una cola alta, tomo el bolso y las llaves del auto.
Bien, estoy lista digo deslizándome en el asiento del piloto. ¿A dónde vamos?
Primero lo primero Mika, aliméntame dice tocándose el estómago.
¿Y luego que hacemos?
Para después tengo una maravillosa idea en mente.
No me gusta para nada el tonito en que lo dice, pero decido ignorarla.
Paramos en Miga’s, los desayunos de aquí siempre nos han gustado, luego de ordenar la veo revolver su bolso hasta que encuentra una tarjetica.
Aquí está dice emocionada.
La tarjeta es pequeña, rectangular y negra, es una tarjeta de presentación.
Ésta es la persona que nos podrá dar respuestas a tus sueños.
¿De qué hablas? Pregunto desconcertada.
Le quito la tarjeta y leo que dice «Oleska» en letras rojas y más abajo «tarotista y vidente.» Mis ojos se abren de par en par y comienzo a reír negando con la cabeza,
Celeste me mira con el ceño fruncido.
Ríete todo lo que quieras Micaela Andrade, pero cuando esperaba a que te arreglaras, llamé y pedí una cita y ¿Adivina qué? Ahora la que ríe es ella. Nos
atenderán esta tarde a las cuatro.
¿Qué tú has hecho qué? Chillo. Varias personas a nuestro alrededor voltean y nos miran así que bajo la voz. Oh, no. No y no, no pienso ir a ese lugar y
menos a gastar dinero en eso.
¿Cómo qué no? La cita ya está hecha. Ya

Pages : 88

Tamaño de kindle ebook :  951 kb

Autor De La  novela : Carolina Vivas

kindle  Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

No te vi, te reconocí – Carolina Vivas

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

No te vi, te reconoci – Carolina Vivas.pdf
No te vi, te reconoci – Carolina Vivas.pdf
No te vi, te reconoci – Carolina Vivas.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------