---------------

Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez

Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez

Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez

Descargar libro Gratis    En PDF
ahora puedo comprobar cada día que mi profesión no está valorada como humildemente considero que debería estarlo. Cada vez que se me acerca alguien con la mejor de
las intenciones y se propone dedicarme unas bonitas palabras en plan homenaje, consigue justamente lo contrario. Vamos, que la caga totalmente. Y no me refiero a eso
de: «Eres mucho más guapo en persona».
¡Vamos a ver, señora! Trabajando en la tele ¡eso es lo más horroroso que puede decirme! Y, encima, hay que dar las gracias. Pero no, no me refiero a eso. Me refiero a
esas personas que te abordan, con una sonrisa en la boca, te piden permiso (o no) para darte dos besos, incluso que te hagas una foto junto a ellas, porque siguen tu
programa, y cuando más feliz y reconocido te sientes, te la clavan pero bien. Ellas no lo saben ni lo hacen con mala intención, pero te la clavan.

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

Algunas veces se produce mientras estás posando con ellas en un selfie. Lo dicen entre dientes por aquello de no perder la pose. Y otras, cuando ya te han dado el
beso, el abrazo, la mano o el golpecito en la espalda. Esas ocasiones son las peores porque cuando ya vas a despedirte y agradeces el cariño que te han regalado, lo
sueltan: «Ay, de verdad, con lo majo que eres y lo bien que lo haces, ojalá dejes de estar en la calle. A ver si te hacen colaborador y te vemos en el plató». Y a
continuación añaden dos variantes: «Pobrecito, con el frío que hace» (versión otoño-invierno) o «Pobrecito, con el calor que hace» (versión primavera-verano).
Vamos a ver, esto viene a ser lo mismo que cuando estás tan a gusto soltero y te sueltan lo de: «Ay, pobre, no te preocupes, que ya te llegará…».
¿Ya te llegará el qué?, ¡si yo no quiero que me llegue nada!…
Pues eso, que debe de ser lo mismo. Yo estoy feliz, muy feliz de estar en la calle pasando calor en primavera y verano y frío en otoño e invierno. Y no, no quiero ser
colaborador (aunque no diría que no a un intercambio de sueldos). A ver, no me malinterpreten que acaban de empezar a leerme, de ahí que no les tutee, y no quiero que
se lleven una mala impresión.
No es que el trabajo de colaborador me parezca nada malo. Todo lo contrario. Quizá yo no serviría para eso. ¡Qué digo!, yo no serviría como colaborador de un
programa como Sálvame, donde el verdadero mérito lo tienen mis compañeros colaboradores, que se entregan de la manera que lo hacen: en cuerpo y alma. Lo que vengo
a decir es que yo soy feliz, disfruto con mi puesto como reportero. Un puesto que ¿ya he dicho que no está justamente valorado?
Solo mis colegas de profesión saben la de horas que pasamos esperando y esperando y esperando para quizá no conseguir ningún fruto. Viviendo sin horarios,
comiendo cuando y como se puede, sin saber si mañana dormirás en tu casa o si ahora mismo debo dejar de escribir estas líneas porque tengo que coger un avión.
Viviendo pegados a un teléfono móvil. Juro que cada cierto tiempo tengo que cambiar la melodía porque en ocasiones le oigo «cantar» aunque nadie me esté llamando.
Incluso cuando tenemos más que acordada una entrevista puede ocurrir cualquier cosa para que no llegue a realizarse. Por ejemplo, que entren dos encapuchados en la
casa del entrevistado. Sí, eso mismo me ocurrió estando en la casa de José Luis Moreno. Cuando ya había pactado una entrevista con el productor y empresario y
estaba esperándole en uno de los salones de su casa, recibí la llamada de su secretaria: «Omar, perdóname pero ha surgido un imprevisto. No sabes lo que lamento
decirte que tenemos que posponer la entrevista. Me sabe fatal pero han entrado dos encapuchados en la casa y José Luis se encuentra en estos momentos con la
Guardia Civil». Como comprenderán, tanto mi cara como la excusa fueron más que entendibles. Dos días después haría una conexión en directo con él para que relatara
el suceso de primera mano y desde el lugar de los hechos. Por suerte a Moreno no le ocurrió nada y nuestro directo quedó muy bien.
Pero igualmente no se nos valora. Nuestros propios jefes, tampoco. ¿Es justo haber pasado horas, días, semanas para conseguir una información y cuando llega el
momento de darla, tener que contarla a la velocidad que Christian Gálvez lee la prueba del rosco en Pasapalabra, o como si fueras el que locutaba el anuncio diciendo:
«Si no son Micro-Machine, no son los auténticos» o ese otro que dice: «Este anuncio es de un medicamento. Lea las instrucciones de uso. En caso de duda, consulte a
su farmacéutico»?
Pues no. Justo no es. Pero el tiempo manda en la televisión y para los reporteros tienen muy poco. Pero tiempo para reírnos cuando vemos vídeos de reporteros
atacados por un animal, resbalando en la nieve o quedándose en blanco durante una crónica en directo, para eso sí que encontramos un buen rato, eh…
También me he dado cuenta de lo poco que estamos valorados entre las jóvenes promesas del periodismo. Algo que no acabo de entender, pero que es así. Lo pude
comprobar con los alumnos del Laboratorio de la Voz de Jorge Javier Vázquez, donde doy clases de reporterismo. El primer año, cuando los primeros alumnos no
sabían que yo les daría clase, también demostraron que elegirían antes muerte que susto.
Me encontraba allí haciendo un reportaje y fui testigo de cómo estaban recibiendo una charla de Luján Argüelles.

libro Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez descargar

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Sálvame, soy un reportero en apuros – Omar Suarez

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------