---------------

Libro PDF La sombra del enemigo – Vivian V. Jimenez

La sombra del enemigo – Vivian V. Jimenez

Descargar Libro PDF La sombra del enemigo – Vivian V. Jimenez

Anna miró por la ventana
suspirando, observando caer las hojas
de los árboles por última vez tras ese
cristal. Cerró sus ojos unos segundos y
miró con nostalgia la que era su antigua
vida, y la nueva vida que estaba por
comenzar. Le parecía surrealista todo
aquello. Recorrió los pasillos sin
muebles, respirando cada bocanada de
recuerdo con amargo pesar, en cada
esquina había latente una vivencia, unas
risas, unas palabras, aromas…pasado.
Pero todo había cambiado muy
súbitamente, sin tener siquiera tiempo de
asimilar las cosas. Se subió la manga
derecha y observó su brazo con
detenimiento pero con verdadero terror,
aún se atisbaban las marcas de ese
pasado horrible. Rápidamente se tapó,
horrorizada por ver aquello y sin poder
evitarlo las imágenes llenaron su mente
enturbiándola.
Sentía que durante aquel tiempo había
vuelto a nacer, se había convertido en
otra persona, no era como quería o en lo
que quería transformarse; pero algo en
su esencia había cambiado para
siempre. Y todo gracias a una persona.
Anna cogió el periódico y se sentó
para leerlo mientras esperaba para
marcharse; antes de abrir la primera
página, echó una pequeña mirada a todas
sus cosas amontonadas y empaquetadas,
esperando para dar el último paso y
cortar el lazo con todo aquello. Tiritó
unos segundos, lo cual le hizo dirigir la
mirada con mucho reparo hacia la
cristalera del fondo, totalmente
destrozada. Como los gritos acudían a su
mente, comenzó a leer para pasar el
tiempo restante lo más humanamente
posible.
Tras leer unos cuantos artículos, sus
ojos se toparon con algo que le hizo
sentir un vuelco en su estómago, “…El
Ayuntamiento inaugura la apertura de
la Asociación por la Protección de
Mujeres…” Anna no supo si reír o
llorar al leer aquello, pensaba irónica
que quizás su vivencia pudiera haber
provocado un pequeño cambio en la
energía del mundo que hubiese
desembocado en aquel suceso. En la
foto del artículo se veían muchas
mujeres sonriendo, cogidas de la mano,
llevando flores, abrazándose.
“….Esto será como un hogar para
aquellas mujeres que se sienten
desamparadas, aquellas que viven un
oscuro secreto…”
Anna se detuvo en la lectura, no
quería tener que leer nada amargo
porque no le serviría de mucho.
Prosiguió echando un vistazo hasta que
llegó a una página interesante: “La vida
tiene capítulos bonitos y capítulos no
tan bonitos, finales buenos, finales
tristes, o malos finales. ¡Participa con
tu relato!”
No era un concurso, era una editorial
que recopilaba cualquier tipo de historia
que pudiera servir de apoyo al lector,
puesto que la única condición que
imponían fuera que esa historia tuviera
final feliz.
“Un final feliz… Qué contradictorio
para la descripción que aportan”, pensó
Anna esbozando una ligera sonrisa.
Pero… ¿Por qué no? Quizás
escribiendo pudiera liberarse de algo y
a su vez predicar un mensaje al mundo,
una luz de esperanza o un faro de
sombra, todo podía verse desde ambas
caras de la misma moneda.
Como si algo interno guiase sus
pasos, Anna sacó su cuaderno verde con
hojas blancas estampadas, se recostó
sobre la butaca de madera que no
pretendía llevarse y con un bolígrafo
comenzó a escribir, aunque no sabía muy
bien cómo empezar a relatar la tormenta
de idea que se encendía en su cerebro…
Pensó que lo mejor sería contar las
cosas tal cual salieran de ella, como si
le hablase al mejor de sus amigos, con
toda naturalidad y cercanía. Respiró
profundamente una vez más y decidida,
comenzó a esbozar su historia:
“Me llamo Anna, aunque el nombre no
importa, en realidad nunca importó. Qué
importa un nombre, lo que importa es la
persona a la que representa. Puedo ser
joven, pero en realidad me siento vieja,
como si hubiera gastado y a una parte
importante de mi vida, y en cierto modo
es verdad, porque soy consciente de
haber dado un paso tan largo que jamás
podré desandarlo.
Me encanta leer, cuando leo libros (y
son de toda clase) siempre pienso en
qué ha querido decir la persona que lo
escribió, por qué lo hizo, cuándo lo hizo
y en qué circunstancias. Pero lo que
realmente me pregunto ahora es si esa
gente que ha transmitido al mundo una
historia no estaría contándonos un
secreto, un recuerdo a través de sus
personajes que encarnen las vivencias
de ellos mismos, un terrible pasado o
una alegría inmensa. Quién sabe, quiero
creer lo primero porque significaría que
esa maravillosa gente también es
humana y como tal, conocen el
sufrimiento.
Mi historia puede que no sea de las
más bonitas, pero sí es
desgraciadamente real, tanto, que si con
esto puedo comunicar al mundo el
sufrimiento que muchas personas ocultan
ahora mismo aunque nadie lo pueda ver,
merecerá la pena. Si consigo
concienciar aunque sea a una sola
persona, habrá merecido la pena.
¿Por dónde puedo empezar? No lo sé
muy bien… puede que sea buena idea
nombrar una frase que mi querida
abuelita me solía decir desde que tengo
memoria, desde que era tan pequeña
como para tener que trepar a una
encimera de mármol para alcanzar un
vaso de agua; me decía ‘todos somos
libres por derecho de nacimiento,
puedes ser libre y hacer lo que desees
mientras no dañes a otras personas,
pero solo tú decides tu vida,
¿entiendes?’
Claro que yo no lo entendí hasta hace
poco… Basta que a uno le priven del
aire para que recuerde que todos sus
días respira, basta que a alguien le
priven el agua durante un momento como
para que le entre una sed descomunal,
basta que nos digan la palabra “no” para
sentirnos incómodos.
La libertad… es cómo la música, nos
da alas y puede llevarnos lejos… muy
lejos, muy alto, puede llevarnos al
mismo cielo. Sin embargo, si alguien
nos priva de oír esa música estamos
perdidos, casi muertos me atrevería a
decir.
Como tengo tanto que contar debería
empezar por el inicio de todo, porque
todo tiene un inicio, hasta que un solo
detalle minúsculo cambia todo,
absolutamente todo y entonces surgen
los acontecimientos y

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------