---------------

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

PDF Descargar Febrero de 1815. Lincolnshire, Inglaterra
El viento invernal soplaba contra las contraventanas de Summerfield House mientras Tess Summerfield acudía a la llamada de su hermana mayor.
Ven inmediatamente a salita, decía la nota.
Temía que fuesen más malas noticias. Últimamente, cada vez que Lorene las llamaba a ella y a su hermana menor, Genna, a esa sala era para oír malas noticias. El
aullido del viento parecía el presagio adecuado. La salita era muy luminosa los días soleados, pero ese día era gris y plomizo.
Lorene estaba con una expresión sombría junto a la chimenea y Genna, igual de sombría, estaba sentada en una butaca.
—¿Qué pasa, Lorene? —le preguntó ella.
Lorene había estado comportándose de una forma bastante rara, salía de la casa para hacer recados que no aclaraba y se quedaba fuera durante horas. La muerte
repentina de su padre, hacía dos meses, había sido una circunstancia muy adversa, pero, poco después, también comprobaron que se había gastado sus dotes antes de
morir. Además, el primo lejano que iba a heredar el título y las posesiones de su padre había dejado muy claro que no pensaba mantenerlas. Al fin y al cabo, todo el
mundo creía que las escandalosas hermanas Summerfield no eran Summerfield en absoluto. Según los rumores, cada una era hija de un amante distinto. Antes de que su
madre se escapara con uno de ellos, claro. El heredero del título de barón también había dejado claro que quería tomar posesión de la residencia que le correspondía lo
antes posible y que las hermanas tenían que abandonar la que había sido su casa durante todas sus vidas. ¿Qué más podía pasarles?
—Siéntate, por favor —le pidió Lorene con el hermoso rostro crispado por la tensión.
Ella intercambió una mirada con Genna y se sentó. Lorene fue de un lado a otro por delante de ellas.
—Sé que todas hemos estado preocupadas por lo que iba a ser de nosotras…
Eso era decir muy poco. Ella se había imaginado que tendrían que separarse y aceptar puestos de institutrices o señoritas de compañía si tenían la suerte de que
encontraran esos puestos dada la reputación de la familia.
—Yo… Yo he encontrado una solución —siguió Lorene mirándolas con preocupación.
Si era una solución, ¿por qué parecía tan preocupada?
—¿Cuál, Lorene?
—Yo… Yo he encontrado una manera de recuperar vuestras dotes —Lorene se frotó las manos—. Una manera de que seáis casaderas otra vez.

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

Se necesitaría una dote muy considerable para borrar el escándalo que las había perseguido todas sus vidas. Por si el abandono de su madre no había sido bastante,
también estaba el escándalo de su padre. Su padre, antes incluso de que su madre se marchara, había llevado allí a su hijo bastardo. Naturalmente, sus hermanas y ella
querían a Edmund, era su hermano al fin y al cabo, pero su presencia había generado más habladurías.
—Que bobada —farfulló Genna—. Nada nos convertirá en casaderas. Nuestra madre tuvo demasiados amantes. Por eso no nos parecemos nada.
Eso no era completamente cierto. Todas tenían frentes amplias y rostros delgados, aunque Lorene tenía el pelo y los ojos oscuros, Genna era rubia con los ojos
azules y ella estaba a medio camino, tenía el pelo castaño y los ojos color avellana. Decían que ella se parecía a su madre, pero no se acordaba de cómo era exactamente.

Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston
—Lorene, no irás a decirnos que has encontrado a nuestra madre… ¿Va a reponer nuestras dotes?
Ella solo tenía nueve años cuando su madre se marchó. Lorene pareció sorprenderse.
—¿Nuestra madre? No, no se trata de eso.
—Entonces, ¿de qué se trata? —preguntó Genna.
Lorene se detuvo y las miró.
—Me he casado.
—¡Casada! —Tess se levantó de la butaca—. ¡Casada!
—No has podido casarte —añadió Genna—. No ha habido amonestaciones.
—Fue con un permiso de matrimonio especial.
¡Era imposible! Lorene nunca le habría ocultado algo así. Se contaban todos sus secretos… casi.
—¿Quién es? —preguntó ella intentando no sentirse dolida.
—Lord Tinmore —contestó Lorene con un susurro.
—¡Lord Tinmore! —exclamaron Tess y Genna a la vez.
—¿El enclaustrado? —preguntó Tess.
Lord Tinmore se había recluido en sus posesiones de Lincolnshire, cerca de Yardney, su pueblo, desde que su esposa y su hijo murieron hacía unos años. Ella no
podía imaginarse cómo había conocido su hermana a ese hombre y mucho menos que él la hubiese cortejado; nadie veía a lord Tinmore.
—¡Tiene que tener ochenta años! —gritó Genna.
—Solo tiene setenta y seis —le corrigió Lorene levantando la barbilla.
—Setenta y seis. Eso está mucho mejor —replicó Genna con sarcasmo.
Libro Tormenta de escándalo – Diane Gaston

Comprar Tormenta de escándalo en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------