---------------

Un mundo para Héctor – Estefania Yepes

Un mundo para Héctor - Estefania Yepes

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Un mundo para Héctor – Estefania Yepes

habíamos considerado muy urbanitas, pues los dos crecimos en pleno seno de la ciudad. Sin embargo, cuando él llegó a nuestras vidas todo cambió. Se convirtió en
nuestra prioridad absoluta y creímos que lo mejor para todos sería mudarnos a las afueras, a algún lugar en el que pudiéramos vivir en una casita con jardín. Él crecería
alejado del bullicio y ajetreo de la urbe y podría jugar tranquilo en el jardín, o en la calle, junto a sus vecinos. Con suerte, con el tiempo acabaríamos esperando la llegada
de un hermanito ―o hermanita, si el destino se ponía de mi parte― y todo sería muy distinto a nuestra actual vida.
Nos casamos por amor. No había dinero de por medio, ni apuestas, ni intereses más allá de los de nuestros propios corazones. Éramos muy jóvenes cuando
dimos el paso, demasiado tal vez, pero jamás pasó un día en el que nos arrepintiéramos de haber tomado aquella decisión. A su lado todo era fácil, divertido y sencillo,
nunca había lugar para las complicaciones. Dar inicio a una nueva vida juntos nos llevó mucho trabajo al principio. Nuestros padres nos ayudaron tanto como pudieron,
pero nada nos había caído del cielo: cada cosa, cada mueble, cada curso, absolutamente todo salía de nuestro esfuerzo diario. Luchamos con ímpetu para poder
independizarnos, pues las cosas últimamente no funcionaban muy bien en el ámbito laboral. Las últimas reformas de las leyes estatales por culpa de los constantes
cambios en el gobierno central habían empeorado el panorama y los jóvenes crecíamos con incertidumbres, trabajos precarios, sueldos irrisorios y currículos cargados de
formación, pero sin posibilidad de experiencia en nuestros respectivos campos… Sin embargo, nunca nos faltaron fuerzas para asumir cualquier tarea que pudiéramos
llevar a cabo por nosotros mismos. Trabajábamos los dos fuera e incluso, en numerosas ocasiones lo hacíamos desde casa.
La cosa se había suavizado con la llegada del bebé. Nuestros empleos se estabilizaron y comenzamos a disponer de un poco más de tiempo para dedicarnos a
nosotros mismos y a nuestra pequeña familia. Reconozco que su llegada fue totalmente inesperada y que incluso, me desmoroné al descubrir que estaba embarazada. Sin
embargo, con la ayuda de mi familia y sobre todo, la de mi marido, supimos que podríamos hacerlo y que todo saldría bien. Pero de eso ya había pasado un tiempo.
Decidimos que no iría a la guardería puesto que ahora, nuestros horarios nos permitían cuidar de él en casa. Hacíamos turnos en el trabajo para que nunca
estuviera desatendido y raras eran las ocasiones en las que nos veíamos obligados a dejarle con sus abuelos ―aunque ellos se murieran de ganas de tenerle entre sus
brazos y no cesaran en recordárnoslo―. Sin embargo, aquel día era especial y aunque en un primer momento hubiéramos pensado que lo mejor sería dejarle con mis
padres, al final decidimos llevarle con nosotros pues, en definitiva, aquel también iba a ser su nuevo hogar.
Nos hallábamos en plena Meridiana, parados a la salida de la ciudad por culpa de aquellos interminables semáforos que habían instalado hacía tan solo unos
meses. Conducíamos sumidos en un extraño silencio, fruto de los nervios y de la felicidad que nos poseía. Sin embargo, era uno de aquellos silencios que nunca
importaban, de aquellos que incluso, podrías llegar a agradecer. De hecho, íbamos en silencio porque sencillamente, no había palabras en el mundo con las que describir
el júbilo y la felicidad que nos embriagaba en esos momentos.
El semáforo cambió de color y al ponerse en verde, toda aquella sucesión de conductores que habían quedado detenidos temporalmente en aquel punto de la
carretera, arrancaron sus vehículos casi de forma simultánea. Era muy pronto, la hora punta como solía llamarse. Sin embargo, si mirábamos a un lado y a otro, lo único
que veíamos eran caras largas, tristes, ojeras… gente que a esas horas ya se encontraba vociferando a través de los dispositivos de manos libres de sus vehículos.
Aquello no era vida y jamás deseamos eso para nosotros. En ese instante, giré la cabeza hacia mi izquierda y me encontré con su mirada, tan limpia y sincera como lo
había sido siempre. Nos lo dijimos todo sin decirnos nada. Nuestras vidas nos pertenecían y para nada queríamos que aquel malestar general que poseía a la gente por
las mañanas pudiera convertirse en nuestro modus vivendi.
Nos sonreímos, cómplices de nuestros sentimientos, y lo hicimos como solo lo hacen aquellas personas que conocen el verdadero significado del amor. ¿De
verdad existía en el mundo alguien más que hubiera experimentado alguna vez lo que nosotros sentíamos? Llegué a pensar ―en alguna de aquellas ocasiones en las que
me permitía divagar entre mis propios pensamientos de colegiala feliz― que era la única mujer en

Pages : 124

Tamaño de kindle ebook : 931 kb 

Autor De La  novela : Estefania Yepes

kindle ebooks Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Un mundo para Héctor - Estefania Yepes

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Un mundo para Hector – Estefania Yepes.pdf
Un mundo para Hector – Estefania Yepes.pdf
Un mundo para Hector – Estefania Yepes.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------