---------------

Libro Un nuevo comienzo – Helena Sivianes

Libro Un nuevo comienzo - Helena Sivianes

Libro Un nuevo comienzo – Helena Sivianes

PDF Descargar media, y aunque no era
delgada sé que tenía unas
curvas bonitas, y unos pechos
mayores que los de mis
compañeras de clase, pero no
me gustaba que me miraran,
siempre iba con ropas
deportivas, no me gustaba
llamar la atención.
—Voy, voy, que vais a
despertar a mis padres y
mucho que ya me habéis
convencido para ir.
Ahora sé que esa noche me
debería haber quedado en
casa. No recuerdo nada hasta
que me desperté en el hospital,
recordaba mi ropa, estaba
destrozada del todo,
escuchaba llorar a mis padres
mientras hablaban con el
médico.
—¿Por qué a mi pequeña?
Solo es una niña —sollozaba
mi madre mientras mi padre le
masajeaba la espalda con la
mirada pérdida.
Me dolía todo el cuerpo, no
entendía el porqué, era algo
extraño, sé que no podía
moverme, que algo me
pasaba, pero tampoco
conseguía abrir los ojos del
todo, no tenía muy claro si de
verdad estaba despierta o era
una estúpida pesadilla, pero
entonces lo empecé a ver todo
algo más claro, tenía máquinas
enchufadas, una vía en mi
brazo, la ropa destrozada que
creía llevar puesta ya no
estaba, ahora llevaba un
camisón de hospital, notaba el
olor a medicinas que
impregnaba el lugar, sí, algo
malo había tenido que
pasarme, pero no recordaba
nada. Empecé a pensar lo que
había hecho esa noche, llegué

Libro Un nuevo comienzo – Helena Sivianes

Libro Un nuevo comienzo - Helena Sivianes
a la fiesta, recuerdo que la
música estaba muy fuerte y
que nada más entrar un vaso
de plástico acabó en mis
manos, era un líquido rojo
dulce, entraba de escándalo, y
el vaso nunca se vaciaba.
Todo empezaba a cobrar
sentido, ahora sí que el dolor
empezaba a ser más intenso,
joder ¿qué me había pasado?
¿Qué me habían hecho?
Capítulo 1
El viaje había sido largo, la
decisión más complicada de
nuestra vida, pero
necesitábamos volver a
empezar. Una nueva ciudad,
nuevos amigos, nueva
universidad y un pasado
complicado, pero tenía que ser
fuerte, debía ser fuerte si
quería empezar de cero y de
la mejor manera posible.
Llevaba aquí las dos
semanas más intensas de mi
vida, no creí que me fuera a
ser «tan fácil» encontrar
universidad, tras darle muchas
vueltas me decidí realizar el
pregrado en la universidad de
UCLA, no iba a ser barato,
pero tenía muy claro que
terminaría mis estudios y que
mejor manera que realizando
lo que más me gustaba,
escribir.
Ahora venía la parte difícil,
explicarle a mi madre que
estaría a más de una hora de
casa por lo que había decidido
buscar habitación en la
residencia de estudiantes, ya
que me tocaba ser una chica
americana otra vez, iba a vivir
el sueño americano con todas
las letras.
Me había recorrido todas las
librerías de Los Ángeles
cercanas a la universidad,
tenía que encontrar un trabajo
para no tener que estar
viviendo siempre de ella, no es
que nos hiciera falta el dinero,
al contrario, mi madre tenía un
buen trabajo y mi padre nos
había dejado una buena
herencia, ya que había
trabajado muy duro toda su
vida, no podía ni pensar en él,
las lágrimas se acumulaban en
mis ojos solo de recordar que
ya no estaría más con
nosotras.
—Samantha ya he llegado a
casa, ¿cómo te ha ido el día?
—Sé que estaba pasándolo
igual de mal que yo, pero su
voz nunca dejaría de sonar tan
feliz.
—Mamá estoy en la cocina
—grité con la misma
efusividad—. La cosa ha ido

Libro Un nuevo comienzo – Helena Sivianes

genial, ya tengo asegurada mi
plaza —ahora era cuando le
soltaba la bomba— y he
conseguido también una plaza
para la residencia de
estudiantes en el campus, así
que solo me falta el trabajo.
—Pe… Pero hija, no estás
tan lejos de casa, podrías
comprar un coche. —La voz
le bajó varios tonos, sé que no
le hacía gracia, pero que
respetaría mi decisión.

image host
—Lo sé mamá, pero si
consigo un trabajo será más
cómodo tenerlo todo a mano y
sí, me compraré el coche, así
podré estar aquí más a
menudo, no creas que te vas a
librar tan rápido de mí —dije
animada para que supiera que
nunca la dejaría sola.
Se colocó el delantal y
empezamos a preparar la cena
juntas, hoy estábamos
inspiradas, unos tacos
mejicanos y unos mojitos sin
alcohol.
—Ummm…, con lo bien que
se está en la cama y ahora
suena el móvil. —Miré el
despertador y eran las 8 de la
mañana, joder quién sería
ahora.
—¿Hola?
—Buenos días, ¿Samantha
Clay?, soy Nicole de la librería
Myles’s. —Su voz era suave
pero a la vez exigente.
—Sí, soy yo, ¿en qué puedo
ayudarle? —¡¡¡Síiii!!! Que
fuera una oferta de trabajo,
crucé los dedos hasta que se
me pusieron rojos.
—Nos gustaría saber si se
podría pasar hoy por nuestra
librería para una entrevista de
trabajo, ¿a las once le iría
bien?
—Sí, claro, sin ningún
problema, allí estaré.
Sí, parecía que todo venía a
pedir de boca, tenía
universidad, plaza en la
residencia del campus y ahora
una entrevista, guau no podía
creérmelo.
Fui corriendo a la ducha, por
las escaleras le grité a mi
madre que necesitaba que me
llevara, ahora sí que
necesitaba un coche para la
que podía ser mi nueva vida.
Decidí ponerme un pantalón
de lino beige con una camisa
marrón con unos pequeños
volantes delante y mis
bailarinas marrones, quería
sentirme cómoda y formal sin
llegar a estar demasiado
elegante. Un poco de máscara
de pestañas, coloretes, brillo
de labios y lista, solo faltaba
una hora y media para la
entrevista y la librería estaba a
una hora, así que teníamos
que salir rápido.
Capítulo 2
Ya había llegado, aún
faltaban veinte minutos para
mi primera entrevista de
trabajo y esperaba que la
experiencia fuera perfecta,
porque quería tener todo mi
tiempo cubierto, quería
empezar de cero, la vida me
estaba dando otra
oportunidad, aunque esta me
viniera después de la muerte
de mi padre, pero no pensaba
dejarla escapar.
Cerca había un Starbucks y
decidí pedirme un café con mi
madre para que el tiempo
pasara algo más rápido,
tampoco quería parecer
desesperada al llegar con tanta
antelación a la entrevista.
—Cariño sabes que no te
hace falta el trabajo, gracias a
Dios tenemos nuestras
necesidades cubiertas. —Sé
que respetaba mi decisión,
pero eso no significaba que
intentara persuadirme de ella.
—Mamá, sabes tanto como
yo que necesito esto, quiero
empezar otra vez, lo necesito,
sabes que si no, no lo haría.
—Me encantaba esta
sinceridad que desde siempre,
bueno desde hace cuatro años
compartíamos.
—Lo sé Samy, y sé que lo
vas a hacer genial, déjalos con
la boca abierta. —Me

  image host

Comprar Ebook en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------