---------------

Un oasis casi prohibido – Lady Writer

Un oasis casi prohibido – Lady Writer

Un oasis casi prohibido – Lady Writer

Descargar libro Gratis    En PDF
que en el primero interviene una fuerza que gobierna la existencia humana en tanto que en el segundo lo acontecido no se puede explicar por leyes físicas o matemáticas,
aunque sin atribuirlo a ninguna fuerza sea de un tipo u otro. Fuera lo que fuese, Cristina había encontrado este trabajo de forma un tanto fortuita, se puede decir que
llegó al lugar adecuado en el momento oportuno.
De carácter emprendedor y espíritu inquieto, sabe que en esta sociedad nadie regala nada y que la suerte hay que buscarla, así que, tras haber estado durante
varios veranos trabajando en la recepción de un hotel en Tenerife para ir cogiendo experiencia, una vez finalizada la carrera tenía claro el camino a seguir: dejaría
momentáneamente su Extremadura natal para trasladarse a Madrid en busca de una salida laboral. Aunque, en honor a la verdad, no sólo habían sido motivos laborales
los que la habían empujado a tomar esa decisión sino que en ello tuvo bastante que ver el hecho de haber salido de una relación difícil que requería poner tierra de por
medio. Así que habló con su prima Marta, quien trabaja en un hospital de Madrid como enfermera, y decidió mudarse a su casa de manera temporal. A Marta le venía
muy bien pues la chica que compartía piso con ella volvía a su ciudad de origen tras acabar la carrera. Además, ambas primas se llevan muy bien desde pequeñas y
saben que juntas estarán estupendamente, dejando aparte que cuando Cristina terminó su relación con Marcos quedó tan tocada que se fue una semana a Madrid con
Marta para intentar salir a flote. Tenía confianza en encontrar trabajo pues su grado en Administración y Dirección de Empresas, su dominio total del inglés, francés y
alemán avalado por sus respectivas titulaciones de la Escuela Oficial de Idiomas, así como su experiencia como recepcionista de hotel le hacían suponer que en algún
momento y en algún lugar habría una oferta de trabajo para ella. Cierto que con su formación puede aspirar a un buen puesto de trabajo pero la verdad es que no le
importa empezar desde abajo pues su juventud (veinticinco años casi recién cumplidos) es un factor que juega a su favor, tiene mucho tiempo por delante para ir
escalando puestos. Y con esta visión acerca de su futuro laboral decidió patear las calles de Madrid y dejar su curriculum en varios hoteles a la espera de que la
búsqueda diera los resultados esperados en el menor tiempo posible.
Y así fue como Cristina aterrizó en Madrid: con la maleta cargada más de ilusión que de ropa. Cuando Marta no trabajaba, se encargaba de enseñarle todos los
lugares atractivos de Madrid y cuando estaba en el hospital Cristina se encargaba de ir por los hoteles dejando su curriculum por si en alguno de ellos necesitaban de sus
servicios. Y emprendió esta aventura sin prisa pero sin pausa y dejando su curriculum en hoteles de cuatro y cinco estrellas pues su ilusión y esperanza por encontrar
trabajo eran de idéntica categoría.
Habían pasado ya doce días desde que Cris llegó a Madrid y no había tenido tiempo de aburrirse, pues entre su labor de búsqueda de empleo, visitas a museos,
recorridos por los lugares de atractivo turístico, paradas para comer los estupendos bocadillos de calamares por los alrededores de la Plaza Mayor y un par de salidas

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar 

nocturnas con su prima Marta para ver el ambiente noctámbulo de Madrid, se habían ido pasando los días. Una mañana, una llamada al móvil de Cristina interrumpió
su nueva y esperanzada vida a la que se estaba adaptando sin complicaciones.
– ¿Si? – contestó al ver en la pantalla un número desconocido.
– ¿Cristina Narváez, por favor? – preguntó una voz de mujer al otro lado de la línea.
– Sí, soy yo.
– Mi nombre es Eva Gómez, secretaria de dirección del hotel King Arthur Madrid donde usted dejó hace unos días su curriculum – siguió diciendo la voz
mientras a Cris casi se le sale el corazón por la boca – Hay un puesto de recepcionista que va a quedar libre en unos días, se trata de cubrir una baja por maternidad
y a mis superiores les gustaría hacerle una entrevista, en caso de que le interese un trabajo por ese tiempo.
– Sí, por supuesto. ¿Cuándo tendrá lugar? – preguntó Cris excitada.
– ¿Puede pasarse por aquí esta tarde a las cuatro?
– Sí, no hay problema.
– Pregunte en recepción por Carlos Fuentes, subdirector del hotel, y la recibirá. Buenas tardes, señorita Narváez.
– Buenas tardes – y cortó la llamada mientras estaba tentada de subirse por las paredes – ¡Síííííí…! ¡Esta es tu oportunidad, Cris, hay que ir a por todas y
demostrarles lo que vales! – dijo en voz alta con su típico acento extremeño y salió corriendo a su habitación en busca de la ropa más adecuada para la entrevista de
trabajo.
Abrió su armario y echó un vistazo a las prendas allí colgadas. Ni demasiado provocativa ni demasiado sobria, debe encontrar un término medio, un punto de
equilibrio adecuado que deje entrever su carácter decidido y emprendedor pero sin aparentar prepotencia. Tiene que acertar con la elección pues sabe que es
fundamental la primera impresión en una entrevista, ha pasado por ello varias veces.
A las cuatro menos cinco se encuentra en el semáforo que hay frente al hotel que, con un poco de suerte, será su próximo destino de trabajo. Antes de salir le ha

Un oasis casi prohibido – Lady Writerleer online Un oasis casi prohibido – Lady Writer gratis

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Un oasis casi prohibido – Lady Writer

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------