---------------

Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco

Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco

Descárgatelo El libro Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco

¿Por qué será que los profesores a veces se apegan tanto a los libros? –preguntó a modo de comentario Adela.
Escucho “pegar” y me deprimo –sostuvo Alba bajando su cabeza.
Si bien desconocíamos nuestros pasados, constantemente buscábamos animarnos para no claudicar en la difícil tarea que nos habíamos impuesto. Y Alba no
era la excepción. Al instante tuvo un par de brazos que la rodearon.
Lo que dice Adela es cierto, ellos solo se ocupan de dar la materia y cumplir –dijo David tratando de retomar el hilo de la conversación.
Bueno, no todos –agregó Susana.
Yo creo que todos –argumenté elaborando una teoría, mal o bien, yendo más allá de la materia o no, más allá del alumno o no, tratan de… siempre, siempre
lo primordial para ellos va a ser cumplir con lo que la institución les ha encomendado y no quedar mal parados ante ella.
Es cierto –colaboró Adela, no se dan cuenta de la influencia que esa materia tiene en el alumnado, ya sea de una escuela, facultad o… lo que fuese.
¡La punta del hilo falso! –aseveró Elvio.
¿Qué es eso? –preguntamos a coro.
Nos ofrecen la punta del hilo y cuando nosotros tiramos, ellos ya no están. Ya están en otro capítulo.
Si bien estábamos acostumbrados a sus dichos, algunos incoherentes y otros graciosos, nos tomó de sorpresa con su última acotación.
La cafetería se prestaba para estas reuniones que cotidianamente hacíamos. Era como un refugio seguro para que nuestras ideas, por extrañas que sean, se
expresaran libremente y, en ocasiones, hasta obteníamos la anuencia de nuestros escuchas. El humo de las tazas y los aromas de la cocina se mezclaban con la cálida
compañía que nosotros mismos nos brindábamos.
Al menos estamos aprendiendo a elaborar un pensamiento sobre los alcances que debería tener una materia y, equivocados o no, creo que es positivo –
comentó Morena.
Es cierto –corroboró David, nuestros cuestionamientos van progresando.
¿Qué querés decir? ¿Que a medida que avancemos tendremos más problemas? –preguntó Adela.
Mis problemas son insolubles –dijo Alba con la vista fija en el piso.
¡Tengo hambre! –añadió Elvio.
Tratemos de no desenfocar el tema, ¿sí? –opinó con acierto Susana.
Yo sentía que todavía éramos muy inmaduros mentalmente. De todas formas, Morena tenía razón, lo más importante era lo que nos estábamos permitiendo
hacer: pensar.
A los pocos minutos nos encontrábamos en el salón, ansiosos por conocer a nuestra nueva profesora. ¿Qué cara tendría?, ¿sería vieja?, ¿o sería una de esas
recién recibidas que, con su cuerpo, te hacen olvidar para qué estás ahí?
Todas las preguntas se contestaron cuando entró musitando un inaudible “buenas”. El preconcepto, al menos físico, que teníamos, había sido totalmente
erróneo. Empezando por el sexo. Era un profesor, y de esos que uno envidia, a juzgar por las caras femeninas que me rodeaban. Parecía haber superado la barrera de los
cuarenta, sin embargo, el prolijo traje oscuro, le devolvía juventud al atildar su figura longilínea. Pero era la profundidad de su mirada al levantar la vista y dirigirse a
nosotros lo que más impactaba.
Bueno, por si no lo saben, mi nombre es Julio Zaldívar y soy el encargado de conducir el nuevo programa que se les ha asignado. Pero antes de que nos
conozcamos me gustaría dejar en claro un par de aspectos: en primer lugar, la orientación de la materia será su aplicación a una filosofía de vida. Quiero que saquemos a
la Filosofía de su ghetto y nos acerquemos a una iniciación elemental a la reflexión filosófica.
David frunció el ceño y encontró en mí una mirada cómplice. Las palabras del profesor no terminaban de asimilarse en mi mente a pesar de mi atención.
Disculpe profesor –interrumpió Susana, ¿cuál es su… forma de evaluar?
Habrá solo una evaluación final, pero no se adelante, más me interesa saber si están en condiciones de llegar a un aprendizaje tal que les permita acceder a
esa evaluación.
¿Conocés el tango “Por culpa de una materia no llegué a nada” –susurró Elvio sin que el profesor escuchara.
Bien… ¿quién es Carla? –continuó Zaldívar.
Yo… presente… contestó ella entusiasmada.
Pase al frente, por favor.
Carla demostró su intriga arrugando el mentón y abriendo sus ojos en

Pages : 53

Tamaño de kindle ebook : 747 

Autor De La  novela : Fernando Di Rocco

kindle ebooks Comprimido: no

kindle Format : True PDF 

Idioma :Español-España 

Descargar : Gratis

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco

kindle – Puedes Leer la novela  Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

[sociallocker]
[popfly]

Link !!

Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco.pdf
Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco.pdf
Viaje al corazón de la razón – Fernando Di Rocco.pdf

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------