---------------

La marca negra – J. A. Echeverri

La marca negra – J. A. Echeverri

La marca negra – J. A. Echeverri

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

PRELUDIO DE MUERTE
Despierto con la misma horrible sensación… Solo fue otra pesadilla. Desde que perdí la pierna derecha, sueño frecuentemente con ese terrible momento. El
inicio de la pesadilla es diferente cada vez, pero el final siempre es el mismo. Principio soñando con que estoy cultivando, o que arreo el ganado en la que era mi tierra; a
veces me veo tocando la guitarra alegremente, mientras bebo aguardiente en compañía de mis amigos; hermosas mujeres ríen y bailan con nosotros, permitiéndonos
disfrutar de su belleza. Esta noche, en mi sueño, me veía corriendo libre por el campo. Estaba absolutamente feliz, ya que podía sentir mis dos piernas. Corría y corría
por entre los verdes cultivos de fríjol y no parecía cansarme; pero, de pronto, salí del bello campo y vi una tierra completamente árida, la cual estaba cubierta en su
totalidad por una tenebrosa aura negra. Los animales que en ella pastaban eran tan flacos, que parecían huesos con un poco de pellejo encima; el paisaje, de un momento
a otro, fue iluminado por un enorme sol de color rojo, el cual quemaba mi piel con intensidad. Me asusté mucho con esa visión y me decidí a volver hacia el cultivo; pero
este había desaparecido. Presa del pánico, di un paso al frente, estirando primero la pierna derecha y entonces, sucedió… ¡BUMMM! Escucho la explosión y ya no
puedo sentir mi extremidad; es en ese momento cuando despierto empapado en sudor.
Mijo me dice mi mujer, ¿qué le pasó? ¿Otra pesadilla?
Sí, mija. No sé hasta cuándo me van a atormentar…
Debe ser por el trauma que le dejó ese infame momento, y el sentimiento de culpa por no poder trabajar…
También soñé otra vez con la tierrita y la casita…
Claro, mijo, seguro las extraña mucho. Yo también lo hago todos los días… De pronto algún día podemos volver.
Yo no creo respondo. Lo último que escuché, es que la compró un rico de la capital. Ya no hay nada que hacer…
¿Será que ese señor no sabe que esa tierra nos la robaron? Esté tranquilo, mijo, que las cartas me mostraron que la vamos a recuperar; se lo juro…
Yo sé que usted acierta mucho con eso; pero esta vez no veo como…
Tenga fe, y verá que las cosas se nos dan… Tal vez deberíamos hacer la denuncia en el programa de restitución de tierras del gobierno nacional.
¡Qué tal! le respondo a mi mujer. Esos bandidos que nos la hicieron vender por un millón de pesos nos matan si decimos algo…
Ya le dije que esos sinvergüenzas tenían «la marca negra» encima la última vez que los vimos, el mal día en que nos obligaron a venderles la tierrita por esa
miseria. Seguro ya están muertos…
De pronto, mija. Hace poco me dijeron que algunos de ellos no se volvieron a ver por el pueblo…
Hágame caso, mi rey, vamos mañana mismo a la capital a poner la denuncia. Menos mal tenemos las escrituras y el registro. Yo sé que las comadres mías nos
sirven de testigos…
Mañana es sábado le digo a mi esposa. No creo que esté abierto el juzgado; pero el lunes nos madrugamos…
A la mañana siguiente nos levantamos temprano. Dejamos que los pelaos durmieran hasta tarde. Se están manejando muy bien y dejaron los vicios que estaban
cogiendo en la capital. Menos mal salimos de ese lugar; si nos quedábamos, los niños o se me volvían viciosos y ladrones, o terminaban muertos. Como es sábado,
seguro hoy hacemos una buena venta de dulces y flores. Mi mujer se baña primero, yo lo hago después. Cuando salgo, la veo tirando las cartas. Siempre lo hace
temprano en la mañana…
¿Qué le dicen las cartas hoy, mija?
Están muy raras… Me muestran mucha muerte, pero no para nosotros; sino para desconocidos con los que vamos a tratar hoy. A nosotros nos presagian
abundancia inesperada, victoria y, sobre todo, justicia. Mijo, creo que el tiempo que estábamos esperando por fin nos llegó…
¿Esta segura?
Completamente responde mi mujer. Las cartas hace días me vienen mostrando que el sufrimiento que teníamos que aguantar, parece se terminó.
¡Alégrese, mijo!
¿Y está segura de que la muerte no es para nosotros?
No, mijo. Esté tranquilo, no tenemos la marca negra encima…
Cualquiera que escuche a mi mujer, diría que está loca… hasta yo lo pensé cuando recién nos casamos; pero nunca se ha equivocado con estas cosas… Cuando
éramos novios, allá en el pueblo, yo no sabía que unas pocas mujeres de su familia tenían la habilidad de pronosticar algunas cosas sobre el futuro; especialmente la
muerte, la cual dicen ver en forma de una energía negra alrededor del cuerpo de las personas. Mi esposa me dice que esa habilidad pasa en su linaje materno de
generación en generación y solo la heredan la que nacen como primer

Título: La marca negra
Autores: J. A. Echeverri
Formatos: PDF
Orden de autor: Echeverri, J. A.
Orden de título: marca negra, La
Fecha: 18 sep 2016
uuid: 4d48c19d-2fc2-4f31-90a0-c5e78900fd37
id: 431
Modificado: 18 sep 2016
Tamaño: 0.64MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/1jvlzw45n1neqylvg5blfezc9hsemdfs
http://go4up.com/dl/56819ffc27a8b6
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiGEFlIB_zjpy74ki
https://www.adrive.com/public/erVv5d/La marca negra – J. A. Echeverri.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------