---------------

Llamarada de sol – Sombra de vampiro 5 – Bella Forrest

Llamarada de sol - Sombra de vampiro 5 – Bella Forrest

Llamarada de sol – Sombra de vampiro 5 – Bella Forrest

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

También de Bella Forrest
SERIE SOMBRA DE VAMPIRO
Sombra de vampiro (Libro 1)
Sombra de sangre (Libro 2)
Castillo de arena (Libro 3)
Sombra de luz (Libro 4)
Llamarada de sol (Libro 5)
Puerta de noche (Libro 6)
Amanecer (Libro 7)
Nota: La historia de Derek y Sofía se completa en el Libro 7 de la serie, Amanecer, y los personajes se embarcan en aventuras totalmente nuevas en el Libro 8 (Sombra
de Novak).
Para ver una lista actualizada de mis libros, consulta mi sitio web: http://www.forrestbooks.com/bella
Cuanto más interés reciba la serie en español, más rápido podremos traducir los demás libros de la serie.
Registra tu interés aquí: http://www.bellaforrest.de/es
Copyright © 2016, Bella Forrest
© Diseño de cubierta, Sarah Hansen
Todos los derechos reservados.
Se prohíbe la reproducción de cualquier parte de este libro de ninguna forma y en ningún formato, ya sea por medios electrónicos o mecánicos, incluyendo sistemas de
almacenamiento y recuperación de información, sin el consentimiento expreso por escrito de la autora, excepto citas breves para su uso en reseñas de libros.
Prólogo: Emilia
Me eché por encima el abrigo forrado de piel al subir el último peldaño de la escalera de caracol que conducía al castillo del Anciano, la Fortaleza de Sangre, como le
gustaba llamarlo. Temblé ante el pensamiento de entrar en aquel edificio llevando sobre mis hombros el peso del fracaso.
Antes de que pudiera llegar y empujar las puertas de acero, estas se abrieron y me encontré cara a cara frente a mi hermano mayor, Kiev. Tenía una sonrisa
triunfante en su rostro mientras me examinaba de pies a cabeza.
Apestas a fracaso, hermanita. Ladeó la cabeza ligeramente. ¿No se supone que vendrías con Sofía Claremont?
Enojada, traté de esquivarlo y me precipité hacia a mis aposentos. Quería recuperarme antes de tener que hacer frente a la cólera de nuestro señor, nuestro padre, el
ser que me había engendrado: el primer vampiro que este mundo había conocido. Por supuesto, debería haber adivinado que mi hermano no me lo iba a poner fácil.
Aparta de mi camino, Kiev le espeté, o juro que te lanzaré un hechizo.
¿En serio? ¿Ahora? Me miró con ojos entornados. ¿Recuerdas la última vez que lo intentaste, Emilia?
Temblé al rememorar el castigo que tuve que soportar a manos de mi padre, pero contemplé a Kiev con desprecio.
Valdrá la pena el dolor… solo por verte croar por todo el castillo como el sapo que eres.
Al oír aquello, Kiev retrocedió. Es posible que fuera la más joven de los engendrados por el Anciano, pero eso no significaba que no pudiera intimidar a mis
hermanos.
Lo dejé atrás y me encaminé a mi dormitorio, solo para toparme con mi hermana Clara justo antes de llegar a la puerta. Al verme, la hermosa morena soltó una
risita acompañada de un brillo especial en sus ojos de color púrpura.
Te has metido en un buen lío.
Solté un gruñido, harta de que todos encontraran tanta diversión a mis expensas. Los seis estábamos siempre peleándonos entre nosotros para congraciarnos con
nuestro padre. Creo que al Anciano le gustaba aquello.
Esta vez estaba segura de que no iba a gozar de su favor. Me había enviado a La Sombra, una isla ocupada por el aquelarre más poderoso de la tierra y gobernada
por Derek Novak, el hombre que el Anciano me había prometido que sería mío. Mi misión era robarle a Sofía Claremont.
Sofía Claremont era una inmune, una joven que había conquistado de alguna forma la maldición del vampiro. Varios de los nuestros ya habían intentado convertirla,
incluido Derek Novak, pero no había funcionado. El Anciano estaba obsesionado con reunir a todos los inmunes y encarcelarlos en su fortaleza. De hecho, creo que no
había un solo humano en su territorio que no fuera inmune.
Al llegar a mi dormitorio, encontré en su interior a uno de los esclavos humanos ocupado en preparar la habitación para mi llegada. Ataqué nada más posar los ojos
en él, empujándolo hacia la cama de dosel con cuatro columnas que había en medio de la habitación, y mordí su cuello. Sonreí mientras sentía la dulce sangre del inmune
recorriendo mi cuerpo, proporcionándome una inmensa sensación de poder mientras me alimentaba del débil ser que tenía debajo de mí.
Cruzaron por mi mente destellos de imágenes de Sofía Claremont y cómo se había aferrado a Derek. Imaginé el día en que ella ocuparía el lugar del joven que tenía
debajo, el día en que podría tratarla como lo que era realmente: el sustento de nuestra especie.
El chico estaba empalideciendo y, si no me detenía pronto, acabaría con su vida. No me importaba. Deseaba su sangre y el poder que venía con ella. No quería
sentirme indefensa cuando estuviera cara a cara con el Anciano. Simplemente no podía permitírmelo. Bebí ansiosamente y, cuando acabé, había succionado toda la vida
del esclavo humano.
Saciada por fin, me senté y me deshice del cadáver. Lo empujé al suelo haciéndolo rodar por la cama y dejé escapar un profundo suspiro. Estiré el cuello y me dirigí
al armario para cambiarme de atuendo.
Acababa de quedarme en ropa interior cuando una fría brisa barrió la habitación. Temblé ante la sensación de temor. Ese miedo me penetraba hasta los huesos
siempre que estaba en presencia de la oscuridad.
Emilia, Emilia, Emilia. la profunda voz familiar me habló a la espalda.
Tragué saliva con fuerza. Nunca era una buena señal que dijera mi nombre tres veces seguidas.
Estaba esperándote en el Gran Salón para que me presentaras a Sofía Claremont, viva o muerta. Y, sin embargo, aquí estás, alimentándote de uno de mis
humanos y escondiéndote en tu dormitorio.
Pido perdón, Maestro. Jamás permitía que nos dirigiéramos a él como nuestro padre, a pesar de él se refería a nosotros como sus hijos. Él era nuestro señor y
debíamos dirigirnos a él con temor reverencial.
Solo quería prepararme antes de presentarme ante vos.
Su fría mano me agarró la nuca. Con ella llegó esa extraña y familiar sensación, como si estuviera absorbiendo su propia esencia, su perversa oscuridad.
¿Qué ocurrió, Emilia? ¿Por qué fallaste?
«Fue culpa de Borys Maslen. Deberíamos habernos limitado a entrar allí, agarrar a Sofía y marcharnos, pero no… Era un ser débil que murió a manos de dos
mujeres.»
Aún no podía creer que Sofía y la hermana de Derek hubieran acabado con la vida de Borys incluso después de que el Anciano le proporcionara todo ese poder
recién descubierto. Pero sabía bien que al Anciano no le gustaría que empezara a jugar al juego de culpar a otros.
No me di cuenta de lo poderosa que era la fuerza contra la que luchábamos, Maestro. Una vez más recordé a Sofía y la forma en que Derek la miraba. Lo que
habría dado yo porque me mirara a mí de esa forma. Ella resplandece de luz y lo domina.
¿Derek habría sido capaz de matarte?
Creo que tenía poder suficiente, sí. Cuando se trata de fuerza bruta, ni siquiera yo tengo una sola oportunidad contra él.
No tienes ninguna oportunidad contra él, pero no a causa de la fuerza bruta, Emilia, y ambos lo sabemos. El Anciano me pasó la mano por el cabello, y sentí
de nuevo su aliento frío contra mi nuca. Estaba temblando. Su cercanía siempre me aterraba. No tienes ninguna oportunidad contra Derek Novak porque no soportas
la idea de verlo muerto. Él era y será siempre tu mayor debilidad.
No pude responder, porque era verdad. Estaba profundamente enamorada del vampiro, algo que a él parecía importarle un bledo, y aun así me aferraba a ese amor
no correspondido. Apreté los dientes con fuerza.
«Eso está a punto de cambiar.»
¿Te vio él, Emilia?
A pesar del terror que la presencia del Anciano me inspiraba, no pude evitar esbozar una sonrisa al recordar cómo los ojos de color azul profundo de Derek habían
parpadeado con atracción e interés cuando los posó en mí por primera vez en La Sombra.
Sí, Maestro. Me vio.
¿Le gustó lo que vio?
Incliné la cabeza mientras la mano del Anciano se deslizaba hasta mi cintura.
¿Cómo podría no gustarle? El Anciano me había moldeado a imagen y semejanza de todo lo que Derek encontraba físicamente irresistible en una mujer. Ya no
tenía el mismo aspecto que cuando me rompió el corazón tanto tiempo atrás. Ahora era perfecta a sus ojos, y tenía intención de aprovechar esa ventaja tanto como
pudiera.
Aún estaba dándole vueltas a mi obsesión con el rey de La Sombra cuando

Título: Llamarada de sol (Sombra de vampiro 5)
Autores: Bella Forrest
Formatos: PDF
Orden de autor: Forrest, Bella
Orden de título: Llamarada de sol (Sombra de vampiro 5)
Fecha: 11 sep 2016
uuid: 131efc3b-280b-401a-9f7e-d4bfba522e7c
id: 379
Modificado: 11 sep 2016
Tamaño: 1.03MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://www.adrive.com/public/hRGNWp/Llamarada de sol (Sombra de vampiro 5) – Bella Forrest.pdf
https://app.box.com/s/5h3easqr0z5hxduxyubf5jejnu284lu6
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiCs44NrnBcMZMELJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------