---------------

Libro PDF Lo mejor de la ciencia ficción francesa AA.VV.

 Lo mejor de la ciencia ficción francesa AA.VV.

Descargar Libro PDF Lo mejor de la ciencia ficción francesa AA.VV.


Como es bien sabido, los chinos lo han inventado casi todo, desde la pólvora a la
imprenta, pasando por los espaguetis, los cómics y el método karman. Tanto es así
que uno llega a preguntarse: «¿Qué hubiera sido de nosotros sin los chinos?» Pero si
alguien se plantea tal pregunta, no tardará en llegarle la tranquilizadora respuesta, con
fuerte acento parisino: «¿Y para qué estamos los franceses?»
Sí, los franceses también lo han inventado prácticamente todo, y no iba a ser la
ciencia ficción una excepción, máxime teniendo en cuenta que es uno de los pocos
inventos no reivindicados directamente por los chinos. Ante la constatación irrefutable
de que la ciencia ficción es (nos guste o no) un producto cultural básicamente
estadounidense, un aficionado francés reaccionará probablemente con vehemencia,
invocando nombres como Verne, Rosny o Renard… y si se excita mucho puede que
se remonte a Voltaire y Cyrano de Bergerac.
Pero, ironías aparte, lo cierto es que el papel de Francia ha sido fundamental en la
difusión y el estudio del género, no sólo a nivel europeo sino mundial. Y si los
franceses no pueden reclamar en serio la paternidad de la ciencia ficción, nadie puede
negarles un meritorio padrinazgo.
Es de agradecer, por tanto, una antología como la presente, en la que el
recopilador, sin el menor atisbo del triunfalismo chauvinista tan característico de otros
eruditos galos, nos ofrece una interesante, amplia y honesta visión de la ciencia
ficción francesa actual.
Pues los aficionados del otro lado de los Pirineos no tienen ninguna necesidad de
invocar a Verne o Rosny, Cyrano o Voltaire: la ciencia ficción francesa se sostiene
perfectamente sin necesidad de apuntalarse con «precursores» más o menos ilustres y
«clásicos» traídos por los pelos. Y la mejor prueba de ello está en los nueve relatos
que ofrecemos a continuación, en los que se aprecia una gama de temas y enfoques lo
suficientemente rica y personal como para rebatir la infundada afirmación de quienes,
en el polo opuesto de los chauvinistas, afirman que la ciencia ficción francesa es una
mera imitación de la anglosajona.
CARLO FRABETTI
A Claudia, mi mujer.
A todos mis amigos de Roda de Ter.
A mis amigos autores de Ciencia Ficción.
BREVE HISTORIA DE LA CIENCIA FICCIÓN FRANCESA
MODERNA
La ciencia ficción francesa moderna toma impulso en marzo de 1951, con la
publicación del primer número de la colección Le rayon fantastique. Y junto con esa
colección, termina en setiembre de 1964 una primera época llena de promesas que
permitió el descubrimiento de numerosos talentos.
Setiembre de 1951 es otra fecha importante: corresponde a la creación de Fleuve-
Noir anticipation, que es actualmente la colección más antigua que sigue
publicándose. Veinticinco años después, y habiendo conocido diversos altibajos, esta
colección ha llegado al número 744 y ha pasado de un ritmo de publicación de UN
número mensual en 1951, a SEIS en 1976. ¿En qué se apoya este éxito? ¿En la
calidad? Es cierto que, de tanto en tanto, aparecen números de calidad, pero lo que
resulta determinante es su enorme difusión y el hábito de los lectores ocasionales (o
habituales) de «comprar un Fleuve».
Tercera fecha de esta primera época: marzo de 1954. Corresponde a la creación de
otra colección que también ha logrado sobrevivir: Présence du Futur. Es cierto que en
ella se encuentra un poco de todo: fantasía, ciencia ficción y hasta utopías.
Despreocupándose de la cantidad, esta colección que fue rápidamente clasificada
«para intelectuales», creó una clientela preocupada por la calidad.
Hay que señalar también, en las mismas fechas, la publicación de una colección,
dedicada esencialmente a los autores franceses, que no llegó a un nivel de calidad muy
elevado: Série 2000-Métal. Esa colección se extinguió dos años después, sin dejar
más que dos nombres célebres: Yves Dermèze y Pierre Versins.
Hacia 1960 se produce el primer período de decadencia de la ciencia ficción, en
favor de los géneros policiales o de espionaje. Los libreros de ocasión tiran con
frecuencia, para hacer sitio, los libros de ciencia ficción que les molestan. De todos
modos, hay que citar una colección que no publicará más que ocho volúmenes,
generalmente de calidad (para la época): Ditis S. F., con bellas ilustraciones y buenos
textos.
El punto más bajo se sitúa entre 1964 y 1968: el desinterés por la ciencia ficción es
tal que sólo Fleuve-Noir y Denoël se mantendrán activos, aunque con un ritmo de
publicación muy lento. Sin embargo, en esta misma época Fiction y Galaxie, en la
cima de su gloria y gracias a una buena dirección, pueden publicar números fuera de
serie; una novela completa en Galaxie/Bis y una antología de cuentos en Fiction-
Spécial. A fines de esta época llega una tercera revista, que saldrá poco a poco de las
sombras para transformarse en la primera del mercado en 1974: Horizons du
Fantastique, y que desaparecerá bruscamente al año siguiente. Habrá que aguardar los
famosos «acontecimientos» de mayo de 1968 para que la ciencia ficción francesa se
reponga. Durante las largas huelgas, los franceses, fatigados de sus lecturas habituales,
buscan otras cosas: quieren refugiarse en los sueños, en la ciencia ficción.
Habrá que aguardar dos años para que la oferta siga a la demanda; concretamente
a 1970, fecha de publicación del primer volumen de ciencia ficción en la colección
J’ai lu, que marca el renacimiento de la ciencia ficción en Francia: marzo de 1970
sería la primera fecha importante de esta nueva etapa. Con 2001, odisea del espacio,
comienza la odisea de la nueva ciencia ficción francesa.
Otro acontecimiento importante de este período es la inauguración del Primer
Congreso Nacional de ciencia ficción francesa, en Clermont-Ferrand: 1.° de marzo de
1974. En el informe que hice para Horizons du Fantastique, escribí la siguiente
conclusión: «El movimiento toma forma y los augures prevén que la ciencia ficción
francesa está a punto de levantar vuelo. De literatura para iniciados, va a pasar al
grado superior. ¿Cómo será la segunda Convención? ¿Dónde tendrá lugar?…»
Todavía no imaginaba que, tres años después, yo mismo la organizaría en Limoges.
Pero mis observaciones eran exactas. En pocos meses, la ciencia ficción francesa pasó
al grado superior. Las colecciones se multiplicaron a ritmo acelerado y en junio de
1975 teníamos 24 diferentes. Entonces tuve que denunciar la inflación; ¡quien la
denuncia es el crítico, que ya no puede leer todo!
¿Y después? Nacieron algunas revistas; otras desaparecieron, o van a desaparecer.
Algunas colecciones modificaron su presentación, como Denoël y Fleuve-Noir, y han
aumentado su ritmo de publicación, ¡pasando de un volumen mensual a tres, o de
cuatro a seis o a siete! Y si todavía hay algunas colecciones que no gozan de las
preferencias de un público numeroso, todas tienen algunos lectores. Hagamos una
rápida presentación:
Fleuve-Noir Anticipation (66 volúmenes por año).
Denoël: «Présence du Futur» (33 volúmenes por año).
J’ai lu S.F. (que no tiene una presentación especial como colección, pero que garantiza
unos 20 volúmenes anuales y reediciones constantes de títulos agotados).
Laffont: «Ailleurs et demain» (8 ó 10 volúmenes por año. Colección de prestigio).
Calmann-Levy: «Dimensions» (10 volúmenes por año, colección reservada a los
autores extranjeros, también colección de prestigio).
Champ Libre: «Chûte libre» (6 volúmenes por año, colección de segunda categoría,
con grandes firmas y relatos «escandalosos»).
Le Masque S F (12 volúmenes anuales, colección de gran difusión, grandes firmas,
novelas buenas y no tan buenas, algunos autores franceses).
C.L.A. (10 volúmenes por año, LA colección de SF de lujo, publica generalmente dos
novelas en cada volumen, muy a menudo de gran calidad).
Marabout S F (8 ó 10 volúmenes por año, una colección que mezcla lo mejor y lo
peor y que ha tenido dificultades, pero que tendría que mejorar).
Albin-Michel S F (11 volúmenes por año, tercera tentativa en algunos años, no logra
imponerse a causa de los textos, a menudo anticuados).
Fiction-Spécial (3 volúmenes por año, antologías de autores angloamericanos o
franceses, calidad muy irregular).
Fleuve-Noir «Lendemains retrouvés» (6 volúmenes por año, una ciencia ficción que
se considera superior a la serie «Anticipation» y a veces lo es).
Galaxie/Bis (12 volúmenes por año, algunos textos muy buenos y otros mortalmente
aburridos, autores exclusivamente ingleses o norteamericanos).
OPTA: «Anti-mondes» (6 volúmenes por año, ciencia ficción angloamericana, estilo
«New Wave», cosas muy buenas y otras ilegibles).
OPTA: «Nebula» (8 volúmenes por año, alterna autores franceses y extranjeros,
pretende ser una colección de vanguardia, a veces es legible).
OPTA: «Marginal» (6 volúmenes por año; antologías temáticas de nivel medio con
textos ya publicados en Galaxie).
Le livre de pocbe: «Grande encyclopédie Thématique de la SF» (6 volúmenes por
año, textos extranjeros, de gran calidad).
Sagittaire: «Contre-Coup» (6 volúmenes anuales; pretende parecerse a la colección de
Champ-Libre, con autores aún no consagrados).
Presses de la Cité: «Futurama» (6 volúmenes por año, autores extranjeros, algunos
buenos textos y otros un poco anticuados).
Seghers: «Constellations» (2 volúmenes por año; serie de antologías de buen nivel,
dedicadas a autores anglosajones o franceses).
Termino esta lista, que podría resultar fatigosa, ya que hay una gran cantidad de
pequeñas colecciones que publican ciencia ficción de forma más o menos episódica y
que sería imposible reseñar aquí. De todos modos, si se suma todo lo que se publica
en Francia, en un año (aunque mis cifras no sean exactas a causa de los
imponderables que, a veces, retrasan una publicación) se llega, pese a todo, ¡a 245
volúmenes!
Ahora comprenderán por qué el crítico se queja de la inflación, y de que no podía
leer todo. Pero hablemos un poco de este libro.
La idea no es nueva; se la había propuesto a Jordi Gubern en oportunidad de
nuestro primer encuentro en 1974, cuando lo entrevisté para Horizons du
Fantastique. Desde entonces, la idea se fue afirmando, y en diciembre de 1975 me
puse en contacto con los mejores autores franceses (que son además muy buenos
amigos míos, aunque tengamos pocas oportunidades de vernos) para pedirles que
escribieran o me entregaran un relato, representativo de su estilo y de lo que les
gustaría hacer para esta antología. Con frecuencia nos pusimos de acuerdo sobre un
titulo, y es el que ustedes van a leer. ¿Cómo ordenar esos relatos? ¡No resultó fácil!
De modo que, para no herir a nadie y como hago constar sus edades y a menudo el
lugar donde nacieron, decidí clasificarlos por orden decreciente de edad, cosa que
debería permitirles observar que los mayores han conservado la juventud de espíritu y
los otros tienen, pese a su edad, la seguridad de un escritor veterano. El conjunto
debe, pues, formar un bloque homogéneo que me parece muy ilustrativo de las
tendencias actuales de la ciencia ficción francesa. Algunos nombres importantes no
figuran, todavía, en esta antología, pero… ¿quién sabe? Si la antología tuviera un gran
éxito de venta… ¿acaso no se podría encargar un segundo volumen y después un
tercero? Pero con respecto a eso estamos ya en el dominio de la ficción… porque todo
depende de ustedes, los lectores.
DANIEL PHI
Limoges, 13 de agosto de 1976
EL CINTURÓN DEL ROBOT
(La ceinture du robot)
Yves Dermèze
Yves Dermèze nació en 1915 y comenzó su carrera literaria en 1935, con el
seudónimo (otro más) de Paul Mystère, en una publicación para la juventud. En 41
años ha publicado más de 1.650 títulos de todos los géneros: cuentos, novelas,
folletines. Lo ha tocado todo: ciencia ficción, fantasía, horror, espionaje, policiales,
aventuras, novelas históricas, novelas de amor… Nada le es ajeno y si su
producción, aparecida bajo gran número de seudónimos, no es siempre de alta
calidad, ha obtenido éxitos estimables.
En 1943 obtuvo el Premio de la novela para la juventud, otorgado por el
semanario Jumbo. En 1945, el Premio de la novela de acción, de la librería Didier.
En 1950 gana el Gran Premio de la novela de aventuras con Souvenance pleurait, y
en 1972, el Premio a la novela de anticipación del Club de Intelectuales Franceses
con Race de Conquérants.
Sus dos novelas más importantes de ciencia ficción fueron publicadas en 1954 y
1955 en la prestigiosa colección Série 2000-Métal: se trata de Le titán de l’espace
(que durante mucho tiempo fue considerada un plagio de Fauna del espacio de Van
Vogt. Actualmente se admite que fue una coincidencia literaria) y Via Velpa que
presenta una visión nueva de la transmisión espaciotemporal.
En 1970 ingresa en la más antigua colección de nueva ciencia ficción francesa,
Fleuve-Noir, con La planète maudite, firmada con el seudónimo Paul Béra, que es
casi su verdadero nombre.
En 1974 es el primer autor francés que entra en la joven colección Le Masque S
F con L’image de l’autre. Insiste en 1976 con Les lumières, en la que presenta un
inquietante futuro.
A pesar de su abundante producción, Yves Dermèze nunca anda escaso de ideas.
Es uno de esos autores que siempre están un poco por delante de sus
contemporáneos.
El cinturón del robot es un texto que ilustra

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------