---------------

Revista Muy Historia – Febrero 2016 PDF

Muy Historia - Febrero 2016

Descargar Revista Muy Historia – Febrero 2016 PDF 


LA VIDA COTIDIANA EN LA ESPANA MEDIEVAL
Entre campesinos
y sehores feudales
EL CASTILLO COMO BALUARTEDEDEFENSA YLA IGLESIA O LA MEZ-
QUITA COMO REFUGIO ESPIR/TUAL CONSTITUjAN EL PAISAJE COMÜN
DE UNA PENINSULA IBÉRICA CONFORMADA POR VARIOS REINOS.
Por José Luis Corral, escritorymedievalista
o cotidiano es aquello que sucede dia a dia
y, por tanto, 10 opuesto a 10 extraordinario.
Durante siglos, la Historia, como disciplina
académica, solo se preocupö de los aconteci-
mientos relevantes del pasado, las hazafias de
los grandes hombres (reyes, papas, guerreros,
nobles y artistas), las guerras, los cambios politicos, las
transformaciones economicas, las revueltas sociales y
las manifestaciones de la cultura. En consecuencia,
la mayorfa de la humanidad se quedö sin Historia, y
las masas anönimas no tenfan voz ni presencia en el
escenario histörico. Pero en los liltimos tres decenios
del siglo XX la Vida cotidiana, hasta entonces pråctica-
mente ausente, se convirtiö en protagonista.
En la Edad Media, Espafia no existe como tale La
peninsula Ibérica es un conglomerado de reinos y Es-
tados cuyas fronteras cambian periödicamente. Dos
mundos distintos, el Al-Andalus musulmån y los rei-
nos cristianos, se reparten el territorio peninsular,
en permanente transformaciön.
En esas circunstancias histöricas, buena parte de
la Vida cotidiana se desarrolla en torno a la frontera,
donde se gesta un modelo de existencia que gira en
torno a la defensa del territorio y de la propia Vida.
Entre los hombres y mujeres de la Espafia medieval,
una fortaleza y una iglesia o una mezquita forman
parte del paisaje cotidiano.
AVANCES EN EL SUR. La Espafiamusulmana, sobre
todo en los siglos IX y X, estå mucho mås avanzada que la
cristiana. Las ciudades andalusfes son mucho mås gran-
des y con mucha mayor actividad econömica; en torno
al afio mil, Cordoba tiene alrededor de doscientos mil
habitantes, en tanto que Leon, la ciudad mås poblada de
la Cristiandad, apenas ronda los dos mil.
Un castillo en 10 alto de una colina y, en su ladera, un
caserfo aletargado en el que destaca una iglesia es la ima-
gen habitual de muchos pueblos de Espafia. El castillo
constituye un baluarte de defensa y de protecciön ante
4 MUY HISTORIA
una algarada, pero también es un simbolo del poder
feudal, un icono omnipresente en la Vida de los ve-
cinos. En el castillo vive el senor del lugar; desde alli
imparte justicia, cobra los impuestos, recibe la pleite-
sia de sus vasallos y de vez en cuando celebra fiestas y
banquetes. Las fortalezas mås grandes disponen de su
propia guarniciön, que pasa el tiempo jugando a los
dados, mientras que los criados preparan la comida,
acarrean agua y mantienen provistos los almacenes.
Se ocupan también de la limpieza, aunque no es de-
masiado intensa, pues suelen arrojar la basura dentro
del mismo castillo o al lado de las murallas.
EL CAMPESINADOY LA IGLESIA. Los campesinos
de las aldeas Ilevan, en general, una Vida miserable. Los
que viven en territorio cristiano se ajustan a 10 que marca
la Iglesia. El ciclo vital de cada persona estå ordenado por
el ritual cristiano , que regula todas las ceremonias desde
el nacimiento a la muerte. Las viviendas de los campesi-
nos son poco mås que cabanas con suelo de tierra pisada
y techumbres de madera, barro y paja.
La principal obsesiön de la mayorfa de la poblaciön
es la comida, que se basa en cereales (pan de trigo y
centeno y gachas de avena), algunas legumbres y hor-
talizas y apenas carne y pescado. solo las mesas de los
mås ricos estån surtidas de abundante carne —carnero
y piezas de caza sobre todo— y algunos pescados.
En las pequefias ciudades cristianas, que se desa-
rrollan a partir del siglo XII, los vecinos disfrutan de
ciertas libertades. En ellas viven artesanos que regen-
tan pequefios talleres y tiendas, algunos campesinos
libres, mercaderes, clérigos de diversa condiciön e in-
cluso nobles, aunque estos ültimos no pueden ocupar
puestos en el concejo. En general, las casas son mås
sölidas y suelen tener cubiertas de teja por mandato
legal, y los mås ricos disponen incluso de palacios, de
gran tamafio a partir del siglo XIV.
Ademås de en la vivienda, donde mås se manifiesta la
diferencia social es en los vestidos. Casi toda la poblaciön ENTREVISTA
‘todas las barraganas püblicas de
los dichos clérigos y beneficiados
y si se moriren que las entierren en
la sepultura de las bestias”. Un si-
glo después, el Concilio de Toledo
(1324) lamentaba que “se ha intro-
ducido la detestable costumbre de
que vayan a comer a casa de Prela-
dos y Grandes las mujeres livianas,
conocidas vulgarmente con el nom-
bre de soldaderas, y otras que con
su mala conversaciön y dichos des-
honestos corrompen muchas veces
las buenas costumbres”. El viajero
Juan de Abbeville observö en 1228
que el clérigo espafiol era mas mu-
jeriego que sus colegas europeos.
Al final las autoridades cedieron. Un
privilegio de Enrique Il concedfa a los
clérigos y prestes de Sevilla el mante-
nimiento de sus apafios siempre que
fuera sin mengua de la castjdad.
Aparte de los amor/os y de la afi-
ciön a pråcticas sical/pticas, ßö-
mo se divert/an los cristianos?
iCömo eran sus fiestas?
Los aldeanos tenfan juegos sen-
cillos, como hemos visto en rome-
rias hasta hace muy poco. La prin-
cipal diversiön de la nobleza era la
caza, que la entrenaba para la gue-
rra, y su tardfo sucedåneo el torneo
o justa. También atendian a juglares
que les recitaban hazafias y amo-
rfos. La pasiön del juego, principal-
mente dados, tabas, ajedrez y da-
mas, fue también muy notable.
Era dif/cil, por no decir imposible,
la promociön social en la sociedad
“En la sociedad medieval, trepar
por la cucafia social resultaba una
empresa ardua y diftcultosa”
Eslava Galän ha dedica-
do a la Edad Media
obras como Enigmas
medievales (1992) o Los
Reyes Catölicos (2004).
medieval? iHab/a alguna forma de
sortear los obståculos para pros-
perarsocialmente?
Era bastante diffcil. En aquella
época se podia aplicar muy bien
el proverbio que dice: el que nace
lechån, muere cochino. Trepar por
la cucafia social resultaba siempre
una empresa ardua y dificultosa.
La sociedad rigidamente esta-
mentada estorbaba cualquier as-
cense Existian dos clases sociales
improductivas, los pugnatores (no-
bles y caballeros) y los oratores o
clérigos, y una tercera productiva,
los siervos (llamados solariegos en
Castilla y payeses de remensa en Ca-
taluha). Esta ültlma mantenia con su
Sus obras mås destacadas
E n 1987 ganö el Premo Planeta con
C la novela En busca del unicornio,
con la que logrå un puesto de relevan-
cia en el mundo literario espahol. En
1994, obtuvo el Premio Ateneo de Se-
villa por El comedido hidalgo, novela a
la que siguieron, entre otras, Senorita
(Premio Fernando Lara y Premio de la
Critica Andaluza, ambos en 1998) y
La mula (2003), basada en un episo-
dio real de la Guerra Civil. Juan Eslava
Galån también ha dedicado parte de
su tiempo a los ensayos; entre ellos,
Los castillos deJaén (1999) o Los tem-
plariosy otros enigmas de la Historia
(2011). Entre sus tftulos mås recientes
cabe destacar Una historia de la Guerra
10 MUY HISTORIA
Civil queno va a gustara nadie (2005),
Historia de Espafia contada para
escépticos (2010), La Primera Gue-
rra Mundial contada para escépticos
(2014), Lujuria (2015) y su ültima obra
publicada, Avaricia, presentada en no-
viembre de 2015. Ademäs, gracias a
otro de sus libros, Misterioso asesina-
to en casa de Cervantes, publicado en
marzo de 2015, este prolifico autor
recibiö el Premio Primavera de Novela.
Avaricia Lujuria
.Juan Eslava
(Gal;in
Juan Eslava
trabajo a las otras dos. Los siervos
estaban vinculados a la tierra casi
como los antiguos esclavos, aun-
que algunos tenfan derecho a escc)-
ger senor (behetria). La ünica forma
de progresar socialmente era ofre-
cerse como colono para poblar las
tierras que se conquistaban al moro.
Los reyes fundaban pueblos libres o
concejos a los que concedian fueros
o constituciones que les otorgaban
una serie de ventajas. Estos colonos
del rey (realengos) tenfan la contra-
partida de vivir peligrosamente. Sa-
lian a labrar los campos y andaban
con un ojo en el surcoy otro en la es-
taca, por si Ilegaba el moro alevoso.
Cuando la economfa empezö a ser
monetaria y surgieron las ciudades,
comenzö a darse el caso de villanos
(burgueses, de burgo, poblaciön)
que se enriquecieron y se casaron
con hijas de nobles arruinados. Pero
esto solo ocurriö hacia el final de la
Edad Media.
i Los musulmanes y losjudios tuvie-
ron fåcil acomodo en la Castilla de
Fernando Ill y de su hijo Alfonso Xo
es una invenciön de nuestro tiempo ?
Fernando Ill tuvo buen cuidado
de vaciar de moros las tierras que
iba conquistando y sölo dejaba
atrås, en morerias, a los indispensa-
peritos en materia de riegos. Es un
mito que no se sostiene decir que
en Espafia hubo convivencia de
morosy cristianos. Lo que hubo fue
coexistencia, y siempre en los tér-
minos en que el mås fuerte oprimia
y sometia a parias al débil.
Usted utiliza a menudo con natura-
Iidad la palabra moro, en lugar de
musulmån o drabe. JNo le parece
que es algo despectiva?
En absoluto. El término es mås
exacto y no tiene ninguna inten-
ciön peyorativa. Cuando todavia no
era una palabra polfticamente inco-
rrecta, el historiador Antonio Gar-
cia Bellido escribiö que los arabes
son los semitas de Arabia, de los
que muy pocos Ilegaron a Espafia,
y los moros son las gentes del nor-
te de Africa. Por lo tanto, el término
es mas exactoy antiguo para noso-
tros. Ademås, cabe recordar que los
griegos llamaban ya moros (mauroi)
a los habitantes de Marruecos.
iCuåles fueron a su juicio las virtu-
des de Fernando Ill?
Fue un rey inteligente que se pro-
puso conquistar a los moros el resto
de la Peninsula y casi lo consiguiö.
Cabe recordar que en su reinado se
conquistö el valle del Guadalquivir.
Sabfa ahorrar esfuerzo y sangre y si
alguna vez fue cruel lo hizo calcu-
lando que esa crueldad ahorrarfa
vidas en el futuro tanto a cristianos
como a musulmanes.
iCree que la obsesiön de Alfonso X
por ser nombrado emperador del
Sacro Imperio Romano Germånico,
dejando de lado los intereses de su
reino por otros ajenos, fue el anuncio
de 10 que Iba a ocurrirafios después
con el emperador Carlos V?
Alfonso X apostö y perdiö. Sobor-
no cuantiosamente a los principes
electores, pero estos se inclinaron
por otro candidato. En este sentido,
Carlos V lo tuvo mås fåcil.
iQué nos ha legado la Edad Media?
Hay dentro de la Edad Media
al menos dos renacimientos que
transmiten muy estimables formas
de cultura y progreso al mundo por
venir. Si la calda del Imperio Roma-
no fue una catåstrofe en muchos
åmbitos, la Edad Media no fue tan
primitiva y tan bårbara como a ve-
do. Yen cualquier caso en la Edad
Media el germen del Renaci-
miento y el de los descubrimientos
y el interés por el mundo que carac-
terizaräna la Europa posterioc ENTREVISTA
JUAN ESLAVA GALÅN
“Es un mito que no se sostiene
decir que en Espafia hubo
convivencia de moros y cristianos ”
FILÖLOGO Y AUTOR DE UNA PROLIFICA OBRA LITERARIA, TANTO NARRATIVA
COMO ENSAYfSTlCA Y CENTRADA SOBRE TODO EN TEMAS HISTÖRICOS, ESLAVA
GALAN SIEMPRE SE HA CARACTERIZADO POR SU PERSONALiSlMA VISION DE LA
HISTORIA, QUE DESMONTA LOS MITOS MAs COMÜNMENTE ACEPTADOS.
TEXTO: Fernando Cohnen, periodista
iCÖmo se explica que un ejército mu-
sulmån de apenas cuarenta mil hom-
bres pudiera invadir la pen/nsula lbé-
rica yderrotar a la monarqu/a visigö-
tica, cuyo territorio estaba poblado
por cuatro millones de personas?
Habia una guerra civil en marcha
entre el clan witiziano, del rey ante-
rior,y los partidarios de Rodrigo. Una
de las debilidades del reino visigo-
do era que la monarquia era electi-
va, no hereditaria, 10 que se prestaba
a este tipo de enfrentamientos. Por
otra parte, la poblaciön tampoco es-
taba muy contenta con el gobierno
de los visigodos, especialmente los
judfos, una comunidad importante
que se sentia oprimida. Sumemos a
esto que los invasores pactaron con
muchos nobles y obispos para res-
petarles sus propiedades.
Los drabes estaban divididos en
varios grupos tribales que no se Ile-
vaban muy bien. iCuåles eran los
mds importantes y como se repar-
tieron el territorio peninsular?
El grueso de los invasores eran
beréberes norteafricanos, que re-
cibieron las peores tierras. Las me-
jores se las quedö la clase dirigen-
te, que era årabe. Pronto estallaron
desördenes entre ellos y los arabes
tuvieron que traer en su ayuda a
yunds o tribus mercenarias sirias.
CCuål fue la razön de tantas conver-
siones de cristianos al Islam?
Probablemente estaban mal cris-
tianizados y tampoco veian gran di-
ferencia entre creer en Dios o en
Alå, especialmente cuando los mu-
sulmanes consideraban a Jesüs una
8 MUY HISTORIA
figura de respeto y hablaban de las
“gentes del libro”, que abarcaba a
las tres religiones.
iCömo era la Vida cultural en Cör-
doba en los siglos IX y X?
Los textos alaban la exquisitez de
aquella Vida cultural que era refiejo,
por una parte, del sustrato romano
que los musulmanes encontraron,
ciudades perfectamente urbaniza-
das aunque ya decafdas, y por otra
parte de una intensa importaciön
cultural de Oriente, de Damasco y de
Bagdad. De alli procedia el famoso
müsico bagdadf Ziryab, que se con-
virtiö en årbitro de la elegancia de la
corte cordobesa. Ziryab contribuyö
poderosamente a divulgar la müsi-
ca, la poesfa y la etiqueta social de
Oriente. Desde que se estableciö en
Cördoba, la Vida cultural y social de la
capital de los califas ganö en comple-
jidad y riqueza. Por influencia suya,
muchos cordobeses se aficionaron
a refinamientos exöticos, a las sedas,
los perfumes, los versos, la müsica.
La capital de Al-Åndalus, como
una pequefia Bagdad implantada
en Occidente, creciö y se hermoseö
con bellos edificios, largos acue-
ductos, mezquitas y fuentes pübli-
cas. Se edificaron lujosas mansio-
nes, se trazaron huertas, paseos y
jardines botånicos, se abrieron ba-
hos, fondas, hospitales, mezquitas
y zocos, cuyos tenderetes exhibfan
exöticos productos Ilegados de to-
do el mundo a través del activo co-
mercio mediterråneo y africano.
Rente a Al-Åndalus, ccuål era la situa-
ciön cultural en el åmbito cristiano?
Baste decir que cajitas que en
Cördoba servfan para que las da-
mas de buena sociedad guardaran
sus ungüentos y maquillajes po-
dian ser utilizadas como estuches
sagrados para reliquias en el åm-
bito cristiano. Los reinos cristia-
nos tardaron bastante en ponerse
a la altura de los musulmanes, pe-
ro también recibieron sus influen-
cias culturales del resto de la cris-
tiandad, especialmente de la Fran-
cia carolingia y, después, de Cluny
y el Cister. El Camino de Santiago
fue, ademås, un poderoso cauce
para esas influencias.
El ejército de Abderramån Ill frenö
el esp/ritu de reconquista de los
reinos cristianos, que ademås tu-
vieron que rendir tributo al califa.
iQué importancia tuvieron los im-
puestos y las parias?
Las parias tuvieron una importan-
cia fundamental. Los reinos débiles
tenfan que pagar ese “impuesto re-
volucionario” a los reinos fuertes:
primero, los cristianos a los musul-
manes; después, cuando la tortilla
dio la vuelta, los musulmanes a los
cristianos. Eso durö hasta los Reyes
Catölicos, que recibfan unas veinte
mil doblas de oro de los nazaries.
Los reyes cristianos tenian en cuen-
ta las parias al otorgar testamento,
como un ricachön de hoy distribui-
ria sus rentas bancarias.
En su fibro Lujuria, usted cuenta al-
gunos aspectos de la Vida sexual en
la Edad Media, como, por ejemplo,
que el caballero combat/a por la po-
sesiön del himen de la dama o que
: 01
el ambiente era tan disoluto que in-
cluso se reflejaba en la moda. iPo-
dr/a ofrecer algunos detalles sobre
la sexualidad en aquella época?
La identificaciön del himen con
el pafiuelo de la dama (o la manga
de su vestido) que se disputan los
contendientes en un torneo evi-
dentemente una imagen freudiana
que ellos no verfan tan Clara como
nosotros. Dicho esto, es evidente
que el caballero querfa conquistar
el sexo de la dama. Estå en la na-
turaleza humana: otra cosa

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------