---------------

No es ella – Alejandro Plaza

No es ella – Alejandro Plaza

No es ella – Alejandro Plaza

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

El corazón de Amaia latía con mucha fuerza. “Pum-pum, pum-pum-pum, pum-pum”. Su cuerpo estaba preparándose para lo que su cerebro había decidido,
trágicamente, segundos antes. Era curiosa la manera de proceder de nuestro cuerpo. Cómo, sin querer, nos conoce más que nosotros mismos. Al fin y al cabo, vivimos
de prestado en él.
Amaia levantó una pierna con dificultad y la sacó por la ventana. Se agarró con las manos al marco y al alféizar y sacó la otra pierna. Ahora su corazón latía
desbocado, bombeando la sangre a litros y poniendo en alerta todos sus músculos. De algún modo, trataba de evitar lo inevitable. Sus ojos se llenaron de nuevo de
lágrimas. La vista se le nubló, aunque no el juicio. Se llevó una mano al pecho, no para buscarse el corazón, sino algo que ya no parecía estar donde lo dejó. Hizo un
amago de saltar, pero le fallaron las fuerzas. Estaba muy nerviosa. Había anulado todos los sentidos. Se había encerrado en sí misma, apartándose del mundo exterior
que había pasado a un segundo plano. Ya solo contaba lo que le pasaba por dentro. Pero por dentro sólo pasaba una cosa. No podía quitarse de la cabeza el mensaje que
minutos antes había recibido en su móvil. Ese maldito texto lo significaba todo. Y, por consiguiente, ella ya no era nada.
***
Un molesto carraspeo de la radio atrajo la atención de Carlos.
Dime, Marcos. ¿Qué pasa?
Jesús ya les ha contado a los padres lo que ha pasado. No sabían nada. Están jodidos, tío. Quieren bajar ya.
Dame un minuto. Quiero echar un último vistazo.
Saliendo de la ventana del cuarto, Carlos pudo oír perfectamente los gritos desconsolados de los padres. Resultaba sobrecogedor. Una música de ambiente
funesta, acorde con la trágica escena que estaba presenciando.
No lo podía dilatar más. Tenía que hacerles bajar. Tomó sus últimas notas en el móvil. Nunca le habían gustado las libretas. Le parecían un tópico
anacrónico y absurdo. Con su cuenta de Evernote disponía de toda la información online, lista para ser consultada desde cualquier dispositivo. Además, le permitía ser
más meticuloso. Le gustaba apuntar cada detalle, incluso su propio estado de ánimo, por si le podía servir de pista en el futuro. La app le mostró la última anotación que
había hecho:
<>
Carlos se sorprendió al leerla.
¿Qué cojones apunté? se preguntó, aunque no le dio mayor importancia. A veces le sucedía, apuntaba cosas supuestamente sin sentido que luego le costaba
recordar.O bvió la nota y le dio al botón de nueva:
<>
Marcos, ¿estás ahí?
***
Tranquilos. Todo saldrá bien.
Marcos no sabía qué decir. Delante de él, sentados en un cutre sofá hortera del verde más feo que había visto en su vida, dos pares de ojos le miraban con la
cara descompuesta. Unos padres que habían visto truncada su felicidad en lo que se tarda en salir de la cama.
Marcos no dijo más. Se limitó a distraer la mirada y mantener el semblante serio. Hacía tiempo que había dejado de impresionarse por las muestras de dolor.
Había vivido tantas que, desgraciadamente, no le quedaba ni un tique de comprensión. El último lo gastó cuatro años atrás, cuando le llamaron por un accidente de
tráfico. Un niño, de apenas diez años, tras recibir una paliza de su padre, había decidido huir de casa. Al pobre infeliz no se le había ocurrido otra cosa que robar el
Mercedes SLK familiar. Quizá presa de los nervios, quizá porque, según los informes posteriores, era un grandísimo hijo de puta, arrancó el coche y salió
descontrolado, destrozando la verja de entrada del jardín de su lujoso chalet. Desde sus 144 centímetros de altura, la visión de la carretera no era la más óptima. La alta
velocidad, unida a la reducida visibilidad hicieron el resto. El chaval pagó con su vida el guantazo de su padre y se llevó de propina a una pareja de novios que se estaban
dando el lote en un banco.
Jesús pronunció en voz baja, distrayéndose de sus pensamientos. ¿Qué hay del psicólogo? ¿Dónde coño está?
El agente hizo un gesto con la mano, señalando que aún tardaría en llegar. “Cojonudo”, pensó Marcos. En ese momento, sonó la voz de Carlos al otro lado
del emisor.
“Marcos, ¿estás ahí?”. Su salvación. Por fin. El maldito muchacho sabría manejar el asunto. Siempre lo hacía. Carlos tenía algo especial, quizá fuera su
particular manera de mirar, con esos ojos profundos y reflexivos que transmitían paz. Era condenadamente complicado hacerle perder los nervios. Y mira que él trataba
de sacarle de sus casillas. Disfrutaba haciéndole perrerías, pero el desgraciado

Orden de autor: Plaza, Alejandro
Orden de título: No es ella (Spanish Edition)
Fecha: 21 ago 2016
uuid: f61ed6d2-7683-442f-ab35-cb76d284cdb9
id: 161
Modificado: 21 ago 2016
Tamaño: 0.89MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/tgbzhphug7n34canecgvncjxgcwbaktj
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbhkBRulW-e397fEMb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------