---------------

Libro PDF Noche de lobos – Mariah Evans

Noche de lobos – Mariah Evans

Descargar Libro PDF Noche de lobos – Mariah Evans


Elisabeth Collins leyó de nuevo la
última pregunta de su examen de
Historia de las ideas artísticas y
observó a su amiga Evelyn como se
levantaba para entregar su examen.
Debería haber estudiado más, lo sabía,
pero la fiesta que iba a realizar mañana
viernes por su cumpleaños le había
mantenido la mente ocupada las últimas
semanas.
Iba a cumplir veintiséis años, y al fin,
después de haber repetido varias
asignaturas de la carrera se encontraba
en el último curso de historia del arte.
Desplazó su cabello rubio y liso hacia
un lado y volvió a concentrarse en la
pregunta. Para no saber lo que
preguntaban le había quedado una buena
redacción. Confiaba poder aprobar el
examen y poder finalizar la carrera.
Su amiga Evelyn pasó por su lado
sonriente y cogió la carpeta mientras le
señalaba que la esperaba fuera.
Elisabeth se concentró de nuevo y
observó su examen. Suspiró y se levantó
algo cohibida entregándolo al profesor.
Era todo un alivio poder disfrutar de
unos días de relax. Había sido buena
idea planear la fiesta de su cumpleaños
para el viernes, de esta forma, habiendo
acabado prácticamente todos los
exámenes, la fiesta sería más bien
recibida y acudiría más gente.
Salió del aula mientras miraba hacia
los pocos estudiantes que ya quedaban
repasando su examen.
Evelyn se encontraba al otro lado del
pasillo hablando por el móvil. No le
sería difícil adivinar con quien
conversaba. Ryan, su novio. Lo había
visto un par de veces. La primera vez,
hacía prácticamente un mes cuando la
había ido a buscar a la universidad y
posteriormente, cuando habían tomado
un café los tres juntos en el bar de la
universidad. Sentía una envidia sana por
Evelyn. Ryan era increíble, y no solo
físicamente sino también por su forma
de comportarse con ella. Estaba feliz de
que Evelyn hubiese encontrado un chico
que la tratase como se merecía. Era su
mejor amiga.
Fue hacia ella y le sonrió.
—Sí, bueno, me ha ido bien, podría
haber ido mejor, pero al menos me lo he
quitado ya de encima. —Escuchó que le
decía a Ryan a través del teléfono.
Luego le hizo un gesto preguntándole
como le había ido. Le respondió
encogiéndose de hombros.
Evelyn era mucho más estudiosa que
ella, sacaría mucha mejor nota, pero
tampoco le importaba, se conformaba
con aprobar y poder acabar la carrera.
Miró al lateral y observó a los tres
chicos que pasaban por su lado. Warren,
el chico más guapo de toda la
univerdidad le sonrió y se despidió de
ella con un “mañana nos vemos”.
Elisabeth no pudo menos que afirmar
entusiasmada y saludarlo. Aunque
Warren se había incorporado a aquella
universidad a principios de este año iba
al mismo curso que ellas y pronto había
destacado entre las chicas. Aunque al
principio se le había visto bastante
aislado, ya que era nuevo en la
universidad, pronto había hecho un
grupo de amigos en Brooklyn y se le
veía pasear con ellos por las calles.
Se habían ideado varias hipótesis
sobre su llegada, pues no era muy
normal que siendo un estudiante al que
le quedaban pocas asignaturas se
cambiase de universidad. La primera y
la mas aceptada por todos era que su
padre había tenido que cambiar de
domicilio por temas de trabajo y toda la
familia había tenido que trasladarse a
aquel estado, por lo tanto, Warren los
había seguido.
La segunda opción había perdido
fuerza a medida que el curso avanzaba,
pues que lo hubiesen expulsado de una
universidad por mala conducta o
suspensos ya no era viable. Gozaba de
buena reputación entre los profesores y
las notas que sacaba eran magníficas.
Elisabeth siguió observándolo
mientras pasaba por su lado con su
enorme sonrisa ¿Por qué se quedaba
bloqueada cada vez que ese chico la
miraba o le hablaba? Se había dado
cuenta de que Warren surgía el mismo
efecto en muchas chicas. Todas tenían la
costumbre de perder el habla. Tampoco
era de extrañar si un chico de metro
ochenta, pelo negro, ojos azules y una
sonrisa de infarto se ponía a hablarte.
Aún seguía observando cómo se
alejaba cuando su amiga Evelyn se
colocó a su lado mientras guardaba el
móvil.
—Entonces, ¿ha ido bien?
Elisabeth se giró hacia ella y sonrió.
—Me conformo con aprobar.
—Seguro que sí. —Luego miró al
final del pasillo. —Ryan va a venir a
buscarme, te acompañamos a tu casa
¿vale?
—Perfecto. Así me evito el tren —
respondió sinceramente.
—Mientras, podríamos ir a la
biblioteca a informarnos sobre el
trabajo que tenemos que hacer.
Elisabeth suspiró. El dichoso trabajo.
Aunque bien visto ya le iba bien. No
debería enfrentarse a un examen, sino
que la nota se evaluaría mediante un
trabajo que debían hacer por parejas

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------