---------------

Libro PDF Pare diabetes en 14 días

Pare diabetes en 14 días

Descargar Libro PDF Pare diabetes en 14 días


A USTED QUE NO LO CONOZCO
No se quién es usted. Pero dos cosas nos unen. Su deseo
por sanar y mi deseo porque sane. Porque pueda frenar
lo que causa la diabetes en su cuerpo, y no solamente las
consecuencias que la diabetes causa en su cuerpo. Como
le digo, no lo conozco. Y no sé en qué momento este libro
ha caído en sus manos. ¿Con pocos meses de diabetes?
¿Adentrado en ella? ¿Con la neuropatía o la retinopatía o
la nefropatía en usted? PARE LA DIABETES no es un
milagro. Es la consecuencia lógica de atacar el problema
y no las consecuencias del problema con el tratamiento
farmacológico que no produce daños peores. Por ello se
eliminan medicinas. Por ello se reducen cantidades. Y
por ello se evitan nuevas por tomar. Con PARE LA
DIABETES aquellos jóvenes obesos y con pocos meses
del diagnóstico podrán revertir completamente la
enfermedad. En otros, la reversión será el alivio de algún
síntoma, la preservación de la independencia, o la
ausencia un mal mayor (como bien podrá ver en los
videotestimonios http://www.drludwigjohnson.com). Sea
como fuere, este libro le dará vida. Y juntos haremos que
la verdad, sepultada por los intereses de unos pocos con
poder, sea escuchada por un planeta que le urge dar el
cambio. No lo conozco. Pero usted es como mi abuelo.
Como mi padre. Como mi hermano. Usted es mi familia.
Y aunque no lo pueda ver, ni tocar, ni hablarle siquiera, al
menos usted, si que podrá llevarle este libro a su médico.
Hágalo. Mire que ambos le vamos a ayudar. Y escríbame.
Tal vez sea su historia la que algún día motive a muchos.
Cuídese y hasta pronto. Lo quiero mucho.
Dr. Ludwig Johnson7:00 am. Primera glicemia del día, 140 mg/dl. Auch. Ya se
empatucaron sus órganos. No importa. Para eso está su
A /< (formina con Glibenclamida (que usualmente le baja el ti a car más allá de lo deseado) o, si su médico se actualiza, Vlldagliptina o Sitagliptina, seguido del famélico cereal I on fruta o la desabrida tortilla de claras únicamente. Ya desayunado, procede a reducirla retención de líquido con un diurético “suave” que bota Magnesio y, en i “iisecuencia, le aumenta el riesgo de infarto, cáncer y Alzheimer. 7:20 am. Se prepara para su efecto secundario de media mañana. ¿Cuál será hoy? ¿La ansiedad repentina por harinas y dulces? ¿La sensación ile bajón a las dos horas del desayuno? ¿O serán sólo calambres en los pies? 9:00 am. “Bajón a las dos horas del desayuno”. Está preparado. Fruta nuevamente que, aunque le saca barriga, también le saca de la hipoglicemia que le produce la Glibenclamida o la insulina que se inyecta a primera hora del día. 12:00 pm. Su médico ha prescrito ejercicio. Caminata que inicia con la falta de aliento que le produce el betabloqueante de la noche anterior, pero que combate con su bebida “para diabéticos” (que aporta las mismas calorías que se quita con el ejercicio -DUH-). 1:00 pm. Segunda comida. Para hoy, sopa de celery baja en sal y un sobre de galletas integrales alto en fibra. Ambos, para acompañar su lata de 120 g de atún y media taza de papa al vapor, que sube la glicemia por encima de 140, y, en consecuencia, empatuca o glicosila los órganos. Para ello, su segunda medicina “para diabetes” del día. ¿Cuál? Nuevamente la Glibenclamida (o sise inyecta, otra vez la insulina). Droga que habrá de nivelar el azúcar elevado por la papaSólo para médicos ] Imagine, hace 40.000 años, a dos grupos de seres humanos metabólicamente contrarios. El primero, capaz de cruzar médanos en ayuno, comer cualquier animal y continuar con la glicemia en rango. Y el segundo, necesitado de alimentos que aportaran rápidamente la glucosa como granos y tubérculos, pero inexistentes para entonces. E imagine, para completar el cuadro, que existían endocrinólogos. ¿De cuál grupo serían los pacientes? Seguro que serían del segundo. Consultarían por irritabilidad, desmayos, tensión baja, pérdida de peso, depresión, fatiga y, finalmente, la muerte. Sus curvas de glicemia a los 0,8,12,16, y 20 horas mostrarían “el azúcar bajo” por un “defecto” en la neoglucogénesis hepática. Y “la industria” fabricaría drogas para “tratar la enfermedad”. Luego imagine, transcurridos los 40.000 años, que aparecen granos y tubérculos sobre la tierra. Y que un grupo sana ingiriéndolos. Pero las “academias” no aprueban la medida. Este es el absurdo, ni más ni menos, de lo que actualmente vivimos los inteligentes seres humanos con la diabetes Tipo 2. Pero al contrario. El grupo enfermo es el primero y no el segundo. Y la solución es retirar los granos y los tubérculos, y no agregarlos. Pero las “academias” no aprueban la medida. Estimado colega: Los pacientes con diabetes Tipo 2 cuentan con un metabolismo “paleolítico” desde el nacimiento. Esto es, están provistos de un metabolismo cuya principal fuente de energía son las proteínas de la dieta, no los i .ii b o h i d r a t o s , y que la c i e n c i a d e n o m i nó Im.ulinorresistencia o resistencia a la insulina. Condición mita que permitió la sobrevivencia hace más de 10.000 «ños cuando no había granos ni tubérculos en el planeta. I ntender esto, y entender que nuestro genoma no ha liimbiado durante los últimos 40.000 años, es entender por qué el nombre del juego en el paciente con diabetes no es “controlar la glicemia”, sino “comer paleolítico y ontonces controlar la glicemia”. No debemos olvidar los 4 ostudios presentados en el 67avo Congreso de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) de 2010, en los que se muestra el fracaso del tratamiento de la diabetes Upo 2, muy a pesar de haber controlado la glicemia. El primero, de 5 años de duración, en el que no se encontró la esperada disminución de la macropatía diabética en el grupo de mayor control versus el de menor control. El segundo, denominado ACCORD, suspendido a tres años y medio de su inicio por presentar más fallecimientos en el grupo de mayor control. El tercero (The Veterans), que consiguió después de 11 años del diagnóstico la misma morbilidad y mortalidad en el grupo de estricto versus el de poco control. Y el cuarto (esta vez británico), que e v i d e n c i ó menor cantidad de complicaciones cardiovasculares en aquellos con moderado versus estricto o mínimo control.American Diabetes Association (ADA) 68th Scientific Sessions This adiviíy is no! sanctioned by, ñor a part of, the American Diabetes Assooation. Conference news does not ra ndependently. From Heartwire W h a t A r e t h e C l i n i c a l I m p l i c a t i o n s o f A C C O R D / A D V A N C E ? Sue Hughes Authors and Disciosures Csrdiologists OJSRppo¡ntf*d The two cardioiogtsts who commented on the lases! dato for heartw/ne bofh expressed disappointmerit ovef (he cardiovascular resulte. Or Steven Nissen (Cleveland Clinic. OH) sald: “What we have fearned from ACCQRD and ADVANCE is terrtbly dfsappotnttng, in my view-that ihe strategies we are usirtg to Sower blood sugar are slroply not efectiva ai reducing cardiovascular dísease. Yes, the reductton ín microvascular complicalions ¡s importan; but me magnitud© of this beneflt is reiatívely modest considering there are more hypoglycemtc episodes and other adverse effects with intensivo care I can’t sea a fot of beneflt in stoiggimg to get down ¡o very ¡ow levéis of A . l’m afraid the ADVANCE study does not advanca the field much at aít, in my opinión.” Krumhotz eomments: “Tbese siudies drum horra to me that we can’t sepárate the idea of reducing btood sugar from the strategies that are we using to do that. Knowing that a drug iowers blood glucosa obviously laní enough, i don’t think we should give up m the idea of iowering blood sugar. but the strategies used in (hese triáis (particuiarty ACCORO) were not that impressiva,! thiok what we have seen here is that the more meds you use, the more hkety you are to expose patients to potential ríate. We had hoped that the benefite of the glucosa iowering woukí be wortti it. but that’snot howit pannedout* Glucose Control and Vascular Complications in Veterans with Type 2 Diabetes William Ouckworth, M.D-, Carlos Abra ira. M.O„ Thoman Morra, M.S, Domenic Reda, Ph.O., N .chotes Emanueie. M.O . Petar O. fteaven, M.D., Franklín J. Zieve, MD„ Ph,D„ Jennüer Marks, M.D., SMspher. N Davis, M.O,, Rodnay Hayward, M.O.. Stuart R. Warren, J.O., PbamD., Steven Goldman, M.O.. M M M M McCarmn. PhO., M.P.R. Mary atan Vituk, Wiiiiam G. Henderson. PhD,, and Graot D. Huang, M.P.H.. PhX». for the VADT tnvesiigators N Engl J Med 2009. 360 129-139 January 8, 2009 C O N C L U S I O N S Intensive glucose control in patients with pooriy controlled type 2 diabetes had no significant effect on the rates of major cardiovascular events, death, or microvascular complications, with the exception of progression of albuminuria (P = 0,01), (CfinicatTrials.gov number, NCT00032487.) Inc: 27 January 2010 \ui vival as a function of HbA1c in people with type 2 diabetes: a iriiospective cohort study íhr Lancet, Volume 375» issue9713. Pages 481 – 489, 6 February 2010 . i n , i0.1016/S0140-6736(09)61969-3 • ? ‘ ) C i te o r Link Ustog 0Ú1 lubtfshed Online: 27 January 2010 r > M
I Wned cohorts, compartid with the glycated haemogtobin (HbA1e) Afeite wfih the iowest tward «median HDA,C 7-5S, IQR
/ -. i the adjusted haxarti ratio (MR) of ais-cause mortaitly in the towest HbA,£ decile (4-«, 6t-4-6)was 1-52 (95» Cl 1-JZI
/Al. »f.d in ttehighest HbA,c detile (median 10-SX, m lO-l-tV») was %-n {95XCI 1-M~2-06>. Resultó stowed a genera! Utloprd
aíjociation. with trie ¡owest HR at an HhA,c of about 7-556. HR for ali-cause mortality in people giren Insultn based
• .2814 deathsi versus those gtven combinatfoo oral sgents (2015) was t-49 (95% CI ¡-19 1 59».
liiUrpretation
E mid M|h mean HbA,£ vaiues were ajjocfsted with increased aü-cause mortaíity and cardias events. if confirmad, diabetes
gnlilrhnes mifht need reráton to include a mínimum HbA,c valué.
Inncet 1998 Sep 12;352{9131)837-53.
Intensive blood-glucose control with sulphonylureas or insulin
compared with conventional treatment and risk of complications
In patients with type 2 diabetes (UKPDS 33). UK Prospective
Diabetes Study (UKPDS) Group.
INTERPRETARON; Intensive blood-glucose control by either sulphonylureas or insulin
substantialty decreases the risk of microvascular complications, but not macrovascular
disease, in patients with type 2 diabetes
La explicación de estos resultados “paradójicos”, en los
que hay más complicaciones con mejor control de la
glicemia, nace del equivocado tratamiento de “Las
academias” que no reconoce a la resistencia hepática a la
insulina como una ventaja, sino como un defecto
metabólico. Contrario al siguiente estudio. Que, como
verá en su conclusión, lo reconoce como ventaja en un
medio paleolítico (paradigma correcto).

Web del Autor

Clic Aqui Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------