---------------

Peligro mortal – John Garforth

Peligro mortal – John Garforth

Peligro mortal – John Garforth

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

1 AQUI VIENE ROUSSEAU
“Vi por primera vez a Adolf Hitler en 1945, cuando yo era un joven capitán. Estaba muerto. M.I.5 quiso tener un hombre en Berlín cuando el ejército ruso se abrió
paso a cañonazos a la ciudad en ruinas. Himmler y Goering ya habían pedido la paz, pero los aliados estaban decididos a destruir a Alemania de una vez por todas.”
Steed miró la frase “de una vez por todas” y en seguida la tachó. “Llegué a Berlín en la mañana del 30 de abril, a tiempo para presenciar el acto final de venganza de
Hitler llevado a cabo por las S.S.: la inundación del Bundesbahn. Fue un acto de venganza contra su propio pueblo y lo observé consternado.” ¿Horrorizado? ¿Atónito?
“Y lo observé con indescriptible asombro. Si un hombre le podía hacer eso a su propio pueblo, entonces las barbaridades de los rusos no eran tales y el campo de
concentración que había visto una semana antes en Belsen era justo. La guerra era viril y el mundo estaba loco. Hitler no era más que un hombre de Estado haciendo su
tarea.”
Steed encendió un cigarro y suspiró. Se dirigió a la cocina a calentar más café. En seguida volvió a su escritorio, se detuvo ante las enrejadas ventanas y miró a
través de la bruma de la tarde los sauces floridos a la vera del río. Encontraba que no tenía objeto escribir todo aquello. Había demorado tres semanas en llegar al fin de la
guerra y cuando todo estuviera terminado, tendría que repasarlo, poner algunos gráficos y notas al pie de una página para hacerlo un trabajo erudito. Pensar en frases
como “lo que Stalin era para Hitler, así era Churchill para Peter Kavanagh”. El martilleo nocturno de botas en las calles desiertas todavía resuena por los corredores de la
historia. Y tendría que haber una broma académica: “La indecisión de Hitler sólo existe en la mente de A. J. P. Taylor”; eso haría reír entre dientes a dos profesores y
sorprendería a los otros diecisiete lectores. ¡Escribir historia era en verdad un arte!
“Las primeras tropas rusas entraron a la fortaleza subterránea de Hitler tres días después y hallaron los cuerpos no de un Hitler, sino de tres. De aquí el continuo
misterio respecto de los verdaderos restos. Los alemanes afirmaron que murió combatiendo a la cabeza de sus tropas, y los rusos sostuvieron que su cuerpo quedó
reducido a cenizas junto con el de su esposa. Lo que en verdad tenemos es una triple certeza de que murió realmente. . .”
Había algo demasiado remoto acerca de Berlín al fin de la guerra. Este cottage isabelino en Wiltshire veintidós años después era real, y necesaria esta convalecencia.
Pero el pasado era el pasado. Ahora había llegado a la parte moral: Hitler era responsabilidad de todos nosotros, un síntoma de malestar en el corazón de Europa. O la
parte admonitoria: debemos recordar que la democracia es nuestra única defensa contra otro tirano loco que vuelva a adueñarse del poder. Quizás un toque personal: en
cuanto a mí, nunca pudo gustarme ese sujeto; le faltaba refinamiento.
Cuando Steed había sido golpeado y sometido a lavado cerebral un mes antes, los médicos aconsejaron reposo. Se le dio un tratamiento que lo hizo volver
mentalmente a la condición de un niño, lo que fue curado con facilidad, con lo que cesó el tratamiento. Pero el Jefe había expuesto otra de sus teorías.
Lo que necesita, amigo Steed, es trabajar intelectualmente para que su mente vuelva al presente. Ponga una apariencia de orden en su vida escribiendo los hechos y
clasificando los ejemplos.
Creo, señor, que ha pasado la moda de los recuerdos sobre la guerra…
Ahora es la moda del espionaje, Steed. Pero, caramba, habrá hecho algo en la guerra con el M.I.5.
Steed había sonreído:
En realidad, me encontré con una joven encantadora durante la liberación de París. Pero resultó ser espía.
Pues, ya lo ve. Un best seller. ¿Cantaba en algún club nocturno? Tenga presente que cuando aparezca la película, el papel de estrella lo interpretará Marlene
Dietrich.
El viejo había sido bien intencionado. Sabía que a Steed le gustaba estar ocioso, por lo que trató de sugerir algo que lo mantuviera ocupado. Lo malo fue que Steed
se imaginó surgiendo de las páginas como una figura tan intrépida y heroica que ningún actor tendría la osadía de interpretarlo, lo que era un atrevimiento. En cuanto a
los alemanes, escribía deliberadamente; en lo referente a los ingleses, John Steed…; e hizo una pausa para dar forma a la frase “teatro de operaciones”. O, como se dice en
los hospitales, escenario de operaciones.
“¡Al diablo con todo!”
Uno de los motivos por los que hasta el momento Steed no había escrito dos volúmenes hasta alcanzar el año 1970 era que necesitaba un par de coñacs dobles para
hacer semejante esfuerzo, y después de bebérselos se halló echado para atrás en su sillón, reflexionando sobre el destino, la historia, la gramática y la insignificancia del
hombre. Hasta Hitler hablaba con frases hechas. ¿Se le habría dejado pasar a un novelista serio una frase como: “Nunca… tantos debieron tanto a tan pocos”?[1] ¡Estilo!
Era como la agudeza del Primer Ministro. La cosa no está bien hecha, como dijo alguien una vez, pero es sorprendente que siquiera haya sido hecha.
Steed decidió escribir otro párrafo el día siguiente.
Eran las nueve y media; se le había terminado el coñac, y si un hombre era tan insignificante como todo eso, más valía que hiciera un saludable paseo hasta la
taberna de la aldea y oír a los campesinos locales hablar sobre sus cosechas y las estaciones periódicas. En Jorge y el Dragón hablaban con genuino acento de
Mummerset, excepto Snowy Black Hawkins, dueño del local.
Caminó despacio por la angosta senda (Senda Karsten la llamaban en la región después del famoso accidente en que murió el nazi de ese nombre), aspirando el
fresco olor a lluvia de los abedules y gozando con la completa oscuridad del campo. No existía ese brillo que había en Londres; ni faroles, ni bloques de oficinas, ni
automóviles. Decidió que los hombres de Estado no debían amar a su país sino a la historia.
Hola, aquí viene Rousseau. Buenas noches, Steed. ¿Y en qué están hoy las escandalosas confesiones? Snowy tenía sentido del humor; su otra broma era que
Steed estaba escribiendo cómo ganó la guerra sin ayuda de nadie. ¿Dice cómo bajamos a la fortaleza subterránea de Hitler?
Sí. Steed alzó el vaso en recuerdo de aquellos tiempos.
Un lugar pavoroso explicó BlackHawkins a los campesinos. Como un espantoso hotel subterráneo, puro concreto y humedad. ¡No es de extrañar que Adolf se
estuviera poniendo senil!
Jorge y el Dragón era una auténtica taberna campestre, sin ninguno de aquellos adornos de bronce y vigas de roble en que insisten los anuncios. Tenía siete piezas
sencillas y diminutas, dispuestas alrededor del bar, y éste era una enorme cocina de piedra. Snowy Black Hawkins lo había comprado ocho años antes, cuando se retiró
de la Inteligencia Militar, y había hecho lo que pudo por atraerse a la clientela automovilística; instaló una chimenea en la gran sala del bar, persuadiendo al capitán de
Wiltshire a que usara el local para sus entrevistas de televisión. Mas, para alivio de Steed, la taberna no constituía un imán para el condado circundante. La única vez
que obtenía ganancias era cuando los cazadores se juntaban en el prado exterior. Esa noche se hallaban ahí cinco granjeros, que se quejaban de la falta de lluvia, y una
anciana en un rincón bebiendo sidra.
Parece que perdimos el tiempo dijo Snowy. Echó los hombros hacia atrás y vociferó como viejo soldado: Pasé ocho años de mi vida luchando contra los
alemanes, dos de ellos detrás del frente de batalla y otros dos

Título: Peligro mortal
Autores: John Garforth
Formatos: PDF
Orden de autor: Garforth, John
Orden de título: Peligro mortal
Fecha: 18 sep 2016
uuid: cdae5231-a5dc-4b6b-a247-d21c9d76fd0c
id: 433
Modificado: 18 sep 2016
Tamaño: 0.66MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiGOj0hmvTJzECoVh
https://app.box.com/s/k0e7lpqtfc3eox2w275dbycmaehbnkpg
http://go4up.com/dl/4b04fcfbc30170
https://www.adrive.com/public/as8s5U/Peligro mortal – John Garforth.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------