---------------

Revista Proceso México 3 Abril 2016 PDF

Proceso México  3 Abril 2016

Descargar Revista Proceso México 3 Abril 2016 PDF


indice
No. 2057 • 3 de abril de 2016
10
.46
6
13
15
18
23
Foto portada: Octavio G6mez
POLfTICA
La inconformidad social, amenaza para las
elecciones /Carlos Acosta Cördova
DERECHOS HUMANOS
El gobierno propicia una campaöa contra la
CIDH, denuncia su presidente /J. Jesüs Esquivel
Esclavizado por el narco /Ezequiel Flores Contreras
Büfalo hoy: el estigma del narco /Patricia Mayorga
NARCOTRÅFICO
Diålogo con el narco, propone el episcopado
[Rodrigo Vera
Narco, zetas y paramilitares, la nueva realidad
de Chiapas /José Gil Olmos
TELECOMUNICACIONES
David Martinez, zar de las telecomunicaciones
argentinas… y de ICA /Jenaro Villamil
30
34
36
37
38
39
40
41
43
45
ECONOMfA Y FINANZAS
El proyecto Kia-Nuevo Leon, un pantano
de irregularidades /Luciano Campos Garza
RELIGION
“Tatik” revive en un libro /lsain Mandujano
ANÅLISIS
México sitiado /John M. Ackerman
Jarabe loco /Naranjo
Esplendor autoritario /Jesüs Cantü
Hackear para ganar /Denise Dresser
Los independientes: asi no /Sabina Berman
Peligros de la crisis brasileöa /Olga Pellicer
Petröleo: una “reforma” depredadora
/Juan José Dåvalos Löpez y Eliezer Morales Aragön
TIEMPO FUERA:
Nuevas tradiciones:
el autopremio /Fabrizio Mejia Madrid
CISA / Comunicaciön e Informaciön, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACION: Francisco Åavarez Estela Franco Arroyo, Salvador Corro
Ortiz, Rafael Rodriguez Castaneda, Julio Scherer Ibarra
semanario de informaciön y anålisis
DIRECTOR FUNDADOR: Julio Scherer Garcia t
SUBDIRECTOR FUNDADOR: Vicente Lenero Otero t
DIRECTOR: Rafael Rodriguez
SUBDIRECTOR EDITORIAL Salvador Corro
SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÖN: Alejandro Rivera
ASISTENTE DE LA DIRECCION: Maria deåos Ångeles
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCION EDITORIAL: Flor Hernandez
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCION DE ADMINISTRACION: Åvi1a
COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCION: Beatriz Gonzalez
COORDINADORA DE RECURSOS HUMANOS: Luz Maria Pineda
EDICION Y CORRECCIÖN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista. Tomas Dominguez,
Sergio Loya, Hugo Martinez, Juan Carlos Ortega
REPORTEROS: Carlos Acosta. Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz. Patricia Dåvila,
Gloria LetZia Diaz, Ålvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartüa, Arturo Rodriguez, Mathieu
Touriiere. Rodrigo Vera. Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Colima: Pedro Zamora; Chiapas. Isain Mandujanot
Guanajuato: Veronica Espinosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Michoacån, Francisco
Castellanos; Nuevo Leon. Luciano Campos: Oaxaca. Pedro Matias; Puebla, Maria Gabriela
Hernandez; Tabasco, Armando Guzman; Veracruz. Noé Zavalota
INTERNACIONAL.• Homero Campa. coordinador; Corresponsales: Madrid: Alejandro Gutiårrez;
Paris: Anne Marie Mergier; Washington: J. Jesüs Esquivel
CULTURA: Armmdo Ponce, editor; Judith Amador Tello, Isabel Leöero, Niza Rivera Medina. Colum-
ba Vértiz de la Fuente. reporteras; Colaboradores: Javier Betancourt, Blanca Gonzålez Rosas, Estela
Lenero Franco, Samuel Måynez Champion. Jorge Munguia Espitia. José Em”io Pachecot, Alberto Pa-
redes, Tibolt. Florence Toussaint; cultura@proceso.com.mx
ESPECTÅCULOS: Roberto Ponce. coordinador. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Raül Ochoa, Beatriz Pereyra
FOTOGRAFiA: Marco Antonio Cruz. coordinador; Fot6watos: Germål Canseco, Miguel Dimayuga,
Benmin Flores. Octavio Gömez. Eduardo Miranda,’ asistente. Aurora Trejo; auxiliu, Violeta Melo
AUXILIAR DE REDACCION: Ånge/ Sanchez
ANÅLISIS: Colaboradores: John M. Ackermm. Ariel Dorfman. Sabina Berman, Jesus Cantü. Denise
Dresser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Javier Sicilia, Enrique Semo, Héctor Tajonar, Ernesto Villanue-
va. Jorge Volpi; cartonistas: Gallut, Helguera, Hernandez, Naranjo, Rocha
CENTRO DE DOCUMENTACION: Rogelio Flores. coordinador, Juan Carlos Battazar. Lidia Garcia,
Leoncio Rosales
CORRECCIÖN ‘TIPOGRÅFICA: Jorge Gonzålez Ramirez, coordinador; Serafin Diaz. Daniel Gonzålez,
Patricia Posadas POLITICA
“Estoy hablando de consejos distri-
tales en su conjunto que fueron reteni-
dos durante horas y en ocasiones durante
dias, por grupos que manifestaban una
inconformidad social —insisto: en la gran
mayoria de los casos legitima—, produc-
to de problemas concretos que no habian
tenido soluci6n, pero que abanderaron y
que en ese sentido son absolutamente de-
mandas justificadas y legitimas, pero que
al momento de actuar con el prop6sito de
impedir las elecciones, ya se salen de la
16gica del funcionamiento democråtico.
“Es decir, se acaban convirtiendo o
acaban adoptando una 16gica autorita-
ria en 10 concreto, no sölo en el discurso,
como fue el caso de grupos presuntamen-
te anarquistas que destruyeron locales
nuestros, entre otros muchos casos.”
Sin embargo, agrega Cördova, en 2015
a pesar de que hubo riesgos inminentes
de que se tuvieran que cancelar eleccio-
nes —habria sido la primera vez en la his-
toria—, las hubo en todo el pais.
Afirma el entrevistado: “No Ilegamos a
ese extremo, cosa que no ha ocurrido des-
de 1917, gracias a que se logrö construir
un orden democråtico, no un orden a se-
cas, no un orden como los que claman y
que a veces incluso subyacen a las voces
que plantean soluciones autoritarias. Fue
un orden democråtico en donde al final
del dia los mismos ciudadanos reivindica-
ron e hicieron suyas las elecciones. La so-
ciedad, a pesar de todo, sali6 y participö;
inclusive en los estados mås conflictivos,
que fueron Guerrero y Oaxaca”.
Segün Lorenzo Cördova “la actuaciön
de la autoridad electoral en coordinaci6n
con las instancias de seguridad del Estado
mexicano, fue 10 que permiti6 que hubie-
ra elecciones en todos Ios Distritos y que
se exorcizara la posibilidad de que no las
hubiera”.
Para las elecciones de este 2016 C6rdo-
va se muestra optimista. “Hoy, las eleccio-
nes en Oaxaca, que hace un aho estuvieron
en riesgo de no Ilevarse a cabo, estån trans-
curriendo en una relativa normalidad”.
—Sin embargo, hay problemas que per-
sisten, a los que se agregan pugnas inter-
nas en Ios partidos politicos, entidades
asediadas o capturadas por el crimen or-
ganizado, la propia sobrecarga de trabajo
en el INE, problemas entre muchos otros,
que podrian dificultar las elecciones de
este aho y las presidenciales de 2018…
-Claro que hay conflictos que ponen
en riesgo la actividad electoral. Estamos
viendo partidos que hoy viven un proce-
so de crisis de confianza también muy
agravado, que estån viviendo procesos in-
ternos de selecciön de candidatos muy
complicados, que han provocado esci-
siones, fracturas, en fin. Hay una rispidez
electoral, pero que es parte de la naturale-
za de las elecciones.
En relaci6n con Ios estados donde hay
una presencia manifiesta del crimen or-
ganizado, C6rdova asegura que “hasta
ahorita no se han visto alteradas las rutas
de organizaciön de la elecciones. Se han
tomado medidas preventivas, como en
2015. Por ejemplo, ante alguna situaci6n
de violencia püblica se instruye a nuestra
gente suspender el trabajo de campo has-
ta que haya las condiciones necesarias”.
Recuerda que el INE “no es una ins-
tancia de seguridad. Nosotros no tenemos
un mapa de riesgos; no los hacemos. Hay
contacto con las instancias de seguridad,
encargadas de ello”.
Sobrecarga de trabajo
“Una virtud del INE y que le da una gran
capacidad de adaptaciön a las distintas
circunstancias, es que quienes realizan
el trabajo de campo, nuestros capacitado-
res, son personas de las comunidades en
donde operan. Ellos mejor que nadie son
los que conocen cuål es la mejor mane-
ra para garantizar la seguridad del trabajo
que desempefian”, senala.
Respecto de la sobrecarga de traba-
jo para la autoridad electoral que ha im-
plicado la reforma electoral de 2014 —de la
cual naciö el INE—, que agreg6 al institu-
to 74 atribuciones adicionales, 53 de ellas
relacionadas con las elecciones locales, el
funcionario afirma:
“Sf, es una carga de trabajo brutal para
el INE. Y pongo sölo un ejemplo, que es el
caso de la fiscalizaciön: el INE no s610 se
harå cargo de fiscalizar todas las campa-
fias electorales del pals, locales y federa-
les, sino que antes se tenia un aho para
hacerlo; ahora se tienen escasas semanas
después de la jornada electoral.”
Pero no cree que el INE sea por ello
“una instituci6n rebasada. Sino que hoy le
demanda muchfsimo mås a su personal, a
su estructura, de 10 que le demandaba an-
tes, incluso el ültimo afro. La cantidad de
temas y sobre todo la participaci6n en la
parte local, requiere de mucha dedicaci6n
institucional.
“Nunca en la historia del Organo elec-
toral, mås de cinco lustros, habia habido
una demanda de trabajo a la estructura, al
funcionariado del INE, como la de ahora”
Concluye: “El aho pasado pudimos
superar los retos que nos presentaban
los problemas sociales, inclusive la pro-
pia conflictividad electoral. Pero, cuida-
do: nada significa que en 2018 no vuelvan
a presentarse. Porque, al final del dia, los
grandes problemas nacionales siguen es-
tando presentes y eso puede acabar gene-
rando —si no se logra construir, procurar,
recrear esa base social de la que depende
el funcionamiento de la democracia— las
pulsiones autoritarias y la tentaci6n de
boicotear las elecciones que experimen-
tamos el aho pasado.
“Las elecciones de 2018, que incluye el
relevo en la Presidencia, son la prueba de
fuego no s610 del INE, Sino también de la
propia reforma. Y nada garantiza que no
nos vuelva a pasar 10 de 2015.
“La de 2018 serå la mås grande y com-
pleja de la historia, en términos de su or-
ganizaciön. Habrå 29 elecciones, en igual
numero de estados, que serån concurren-
tes con las tres federales (para presiden-
te de la Repüblica, diputados y senadores).
“Por 10 mismo, habrå una moviliza-
ci6n sin precedente: 155 mil casillas, seis
mil mås que en 2015, en las que participa-
rån 1 millön 840 mil ciudadanos, 220 mil
mås que en las elecciones intermedias
del aho pasado.
“Y es tanto 10 que estå en juego, em-
pezando por la Presidencia de la Repü-
blica -se disputarån 3 mil 637 cargos, un
tercio mås que el aho pasado—, que esto
puede acabar siendo un estimulo para
que 10 que nos ocurriö vuelva a ocurrir.
“Por eso —termina el consejero presi-
dente del INE-, creo que debemos reflexio-
nar mås sobre 10 cerca que hemos estado
de la ruptura de la normalidad democrå-
tica, a causa de la baja cultura civica que
tenemos, el cada vez mås erosionado teji-
do social, la irresponsabilidad de mültiples
actores —que, por s610 perseguir sus inte-
reses, en algunos casos ha Ilevado a anu-
lar elecciones o a desconocer resultados—,
factores que han minado el sistema elec-
toral y la democracia misma en el pais.”
8
V Desconfianza. Uno de Ios fantasmas
2057 / 3 DE ABRIL DE 2016 El secretario de Gobemaciön dijo en una reciente entrevista
radiofönica que el GIEI terminarå su labor este mes y ya no
se necesitarån sus servicios para saber qué pasö con los 43
normalistas de Ayobinapa; pero el presidente de la CIDH
James L. Cavallaro, 10 desmiente: no le toca a Osorio Chong
decidir eso, afirma, sino a la Comisiön Interamericana. En
entrevista con Proceso, el abogado estadunidense asegura
que hay una campafia de desprestigio contra esa instituciön
y reitera que existe en México una muy grave crisis de dere-
chos humanos.
Llamado “Acuerdo para la incorporaci6n
Pero aclara: “Si el Estado adopta una
de asistencia técnica internacional desde actitud intransigente, de falta de asisten-
la perspectiva de los derechos humanosen cia y falta de colaboraci6n con el GIEI, ahi
la investigaciön de la desapariciön forzada se podria imposibilitar de hecho la reno-
DERECHOS HUMANOS
nacional, por la reforma constitucional,
reconoce las instancias internacionales
en materia de derechos humanos y las
sentencias de la Corte Interamericana y
los informes de la Comisiön. Es ‘un Estado
que nos buscé para montar el GIEI cuando
10 necesitaba o cuando surgi6 el incidente.
“Habia mucho interés por parte del Es-
tado. Ha financiado al GIEI, ha facilitado las
investigaciones en muchos momentos, si
bien es cierto que a la vez no le ha permi-
tido el acceso al 27 Bata116n (de Infanteria)
—de Iguala— y no le ha permitido al GIEI en-
trevistarse con los soldados”, responde.
Al mismo tiempo, Cavallaro dice que
qued6 “atönito” cuando hace unos dias
en México se present6 una demanda civil
contra Alvarez Icaza Longoria, y mås por-
que la Procuraduria General de la Repübli-
ca (PGR) no la eliminara al instante.
“iNo puede ser! Es una averiguaciön
previa sin fundamentos, sin base, sin nin-
guna razön de ser. La PGR la ratificö y le
Isidro Burgos de deg-Ollie no sealasi”‘ r
r •stas ecéidn?sgeonyadictorias? El térmi-
tro de las medidas cautelares MC/409/14 y
en el marco de las facultades de monitoreo
que la CIDH ejerce sobr Ja,situacién de los
mento firmado el 18 de noviembre de 2014
asienta en su décimo punto:
“El mandato del Grupo Interdiscipli-
nario de Expertos seria de seis meses, y
podrå extenderse por el tiempo necesario
para el cumplimiento de su objetivo, en
consulta de la CIDH con las partes.”
Cavallaro, respaldado por 10 que de-
termina el acuerdo, insiste en que el go-
bierno de Pena Nieto puede decir que no
renovarå la prörroga de asistencia del
GIEI, inclusive que el mismo Grupo de Ex-
pertos diga que ya no quiere seguir coad-
yuvando, pero a final de cuentas, dice, la
CIDH tendrå la ültima palabra.
“Es casi como decir que el Estado
mexicano no se responsabiliza del caso
Atenco. Al Estado no le corresponde decir
eso. Es su opini6n; vamos a recibirlo y la
Comisiön va a decidir”, insiste el presi-
dente del 6rgano juridico de la OEA.
Buscan la prörroga
Este lunes 4 se inician en Washington las
sesiones de la CIDH, que terminarån el
viernes 15. En ese plazo la Comisi6n de-
cidirå el futuro de la participaciön del GIEI
en el caso Ayotzinapa, en consulta con las
partes involucradas.
Abogado graduado en la Universidad
de Harvard y con un posgrado en derecho
por la Universidad de California en Berke-
ley, Cavallaro se muestra optimista de que
el GIEI seguirå investigando el caso de Ios
43 normalistas desaparecidos hasta que
sea necesario.
COM.
“Sin adelantarse a los ‘hechos, el es- mo tendriö@ue Ser contradictorio para
pecialista en asuntos de la defensa de describir ‘la posiciön del Estado mexicano
_ los derfchos hymanps dice mla C€misi6n.”
•PercLeal g6båe}nC åe México detrås
representantes de las victimas sobre el
tema, por 10 que la decisiön ültima se to-
maria a finales de este mes.
“Desgraciadamente parece que los
medios de comunicaciön de México estån
engafiados y han aceptado ese discurso
(la declaraciön de Osorio Chong a Radio
F6rmula). Lo publican tal cual. He lefdo:
‘No se va a renovar’. No. Esa es su opini6n,
es su insumo. Es como si yo dijera que
esta entrevista no se va a publicar en la
revista Proceso. Yo no mando en la revista
Proceso; su director y sus editores deter-
minan eso, no yo”, subraya.
La labor de seis meses del GIEI como
coadyuvante en las investigaciones del
caso Ayotzinapa finalizarå el ültimo dia
de este mes. Cuando eso ocurra, el GIEI
deberå entregar un documento con las
conclusiones de su trabajo.
Por eso el presidente de la CIDH tam-
bién se sorprende por 10 que afirrnö categ6-
ricamente Osorio Chong: “Antes de recibir
el informe del GIEI, el gobierno de México
ya no quiere que siga. iPor qué? Deberia
por 10 menos escuchar 10 que van a decir
los expertos. Fue el Estado mexicano el que
solicitö que se creara el GIEI, 10 ha financia-
do. Es interesante y muy curioso que ya no
quiera que continüe colaborando”.
—81 gobierno de México no acep-
ta la autoridad de la CIDH? —pregunta el
corresponsal.
—Es una situaciön un poco mås compli-
cada. México tiene una relaciön bien com-
pleja y complicada con la CIDH. Por una
parte es un Estado que por su normativa
de la demanda contra el secretario ejecu-
tivo de la CIDH?
—Prefiero no entrar en especulaciones.
Lo que si digo es que la demanda Ilegö a la
PGR; comenz6 por una iniciativa particu-
lar, de algunas personas. Y si entiendo el
derecho en México, al recibir la demanda
la PGR tenia la opci6n de archivar, deses-
timar o ponerle fin a la averiguaciön, y no
10 hizo. Es algo que evidentemente care-
ce de fundamento. Ahi prefiero hacer la
pregunta: iPor qué habrå decidido la PGR
darle tråmite a esta averiguaciön infunda-
da, cuando hay tantos asuntos mexicanos
que necesitan con urgencia investigacio-
nes intensas, de calidad?
“Hay miles de personas desapareci-
das, homicidios, incidentes de ejecucio-
nes sumarias, ejecuciones cometidas por
agentes del Estado, de acuerdo con las
pruebas existentes. Y de este universo
de problemas decide darle tråmite a esta
averiguaci6n previa. Hay que preguntarse
por qué 10 hace.”
El desprestigio
Cavallaro declina sacar conclusiones politi-
cas sobre la razön de la demanda contra el
secretario ejecutivo de la CIDH. Aclara que
eso es algo que no le corresponde decir.
“Lo que nos llama la atenci6n y nos
preocupa mås es el hecho de que haya
sido criticado Juan Méndez —relator espe-
cial sobre la tortura y otros tratos o penas
cruelest inhumanos o degradantes de la
ONU—, que es un experto reconocido en el
2057 / 3 DE ABRIL DE 2016 11

Web del Autor

Pagina Oficial

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

Leer en online
[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------