---------------

Reclamada – Julio Poder

Reclamada – Julio Poder

Reclamada – Julio Poder

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

mendigo figura un grueso tatuaje de una X roja. La X de los Omega.
Los Omega, los desperdicios humanos, los sangre sucia, los juguetes, los esclavos, la escoria. Si eres un Omega, no eres nadie. Todo en este mundo se ha ido
perdiendo desde el evento, pero algo que no lo hizo fueron las clases sociales. Y no es que se hayan quedado, es que son lo único que reina.
Sí, por supuesto que el encargado de sacar la basura –si es que así pudiera llamarse a una rebanada de pan intacta- es un Omega. Y por supuesto que este cadáver
también lo es. Cualquiera mataría por esta comida tan fina. Los Omegas son la cucaracha a la cual pisa el zapato a diario.
¿O debiera decir somos?
No. Hoy no eres un Omega. Métetelo en la cabeza, porque es la única manera de acometer a lo que viniste.
* * * *
Cuando por fin la gruesa mano izquierda del empresario soltó mi culo dejé escapar un suspiro de alivio. Mi pantalón era lo suficientemente ajustado para dejarme
sentir lo lisa de sus manos. Definitivamente, nunca en su vida había tenido que trabajar. Un Alfa donde lo pusieras.
Me tengo que disculpar, pero ya viene siendo hora de “la recena” le dije con la mayor delicadeza.
Adelante hermosa. Espero que pases para entregarme mi postre respondió con una sonrisa que gritaba perversión.
Tras mi sonrisa más fingida, me apuré en abrirme paso a través de aquel antro. No por su disposición, claro está. Luces verdes y rojas alumbraban cada mesa,
repleta a más no poder de bocadillos (¿qué eran esas cosas redondas, similares al pan, con una crema blanca coronándolas?), y alcohol, y botellas, y copas, y más
botellas.
La decadencia era lo que se vivía. Decenas de hombres en traje, la mayoría obesos y con su cabello por alguna razón brillante y tieso. Camareros recogiendo platos
repletos de comida, directos hacia el basurero por el que entré. Y por supuesto, las anfitrionas.
Anfitriona era el término amable. Aunque no del todo incorrecto. Su trabajo (mejor dicho, el mío, recuérdalo Bea) era hacer sentir en casa a los invitados. Y eso
incluía desde permitir la entrada a estos empresarios, pasando por mantenerlos bien alimentados, hasta saciar cada una de sus necesidades. Sea la que fuera.
Varios ojos me siguen en mi caminar. Carne fresca, después de todo. Perfecto. Es justamente lo que necesito.
Y allí, en todo el medio del segundo piso, con una vista de terraza sobre todo el bar, está lo que busco. La mesa de oro, con las sillas de oro y los candelabros de
plata (para ser un poco modestos, asumo). Una anfitriona se tuerce de la risa ante los comentarios de una figura sumida en penumbras.
¿Será que ya? No es lo que había planeado, pero…
Al diablo. No sé cuántas oportunidades vaya a tener.
Tras una mirada de ciento ochenta grados consigo lo que busco – un camarero, joven y tímido, con una bandeja llena de tragos rojo infierno. Le ofrece uno a un
anciano cuyos únicos movimientos es un arrastre de pies bajo su peso, ofrece otro a un joven cuya cara parece más la de una rata…
Y viene hacia mí.
Volteo hacia la barra, y cuando el joven camarero se acerca giro mi cuerpo y hago caer de par en par su bandeja.
El estallido de cristales hace un pequeño eco en medio de la música electrónica. Todos los presentes llevan su atención hacia mí, sus caras bañadas en vergüenza
ajena. El mesonero lleva las manos hacia su cabeza, consciente de lo que le espera.
Y otro par de ojos voltea hacia mí.
No puedo verlos directamente, pero por la manera en que su cuerpo se posiciona y tras su mano apartar a la anfitriona, es evidente que ese par de ojos (oscuros, sin
duda a alguna) están posados sobre mí.
Esbozando una sonrisa de pena, me agacho para ayudar al joven mesonero a recoger los cristales más cercanos y ponerlos sobre la bandeja, asegurándome de que mi
escote sea bien visible hacia el segundo piso. Y no se me olvida juntar los brazos para hacer que mis pechos sean más prominentes.
Mientras los murmullos de las personas ceden y dejan de prestar atención a la torpe anfitriona que destrozó sus tragos, aprovecho y recojo dos enormes cristales
situados a mi espalda – de manera que el sujeto desde su terraza pueda ver cada centímetro de mi cuerpo.
Otro inútil más. No sé ni para qué los contrato vociferó con rabia un segundo vigilante al mesonero, tan pedante como el del callejón. Ven, vamos a hacerte
pagar por este desastre. Tú dirigiéndose a mí, límpiate que ya toca la recena.
El vigilante escolta al mesonero, colocando una palma sobre su hombro. Un Omega que será castigado por mí. El remordimiento me inunda, pero tú sabes para qué
viniste. No se trata de uno. Se trata de todos.
Mientras trato de quitar de mi blusa parte del rojo de los cócteles

Título: Reclamada: Tomada y Vinculada al Alfa (Novela Romántica y Erótica en Español: Romance Oscuro) (Spanish Edition)
Autores: Poder, Julio
Formatos: PDF
Orden de autor: Poder, Julio
Orden de título: Reclamada: Tomada y Vinculada al Alfa (Novela Romántica y Erótica en Español: Romance Oscuro) (Spanish Edition)
Fecha: 28 ago 2016
uuid: cc0a8f36-3090-4f9b-b730-f44c238ffc11
id: 195
Modificado: 28 ago 2016
Tamaño: 0.54MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbhmmM2g8vmo87giv7
https://app.box.com/s/fo1dgi1x4o69ehtim0c89wzorf9stjyt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------