---------------

Revista Interviu – 05 Septiembre 2016 – Nieves Triviño Desnuda

Revista Interviu - 05 Septiembre 2016

Revista Interviu – 05 Septiembre 2016 

Descarga La Revista Gratis Ya!!

Resumen y Sinopsis De 

En la portada tenemos ha

Nieves Triviño, animadora sociocultural del apareamiento de Monachil (Granada), se va a convertir el próximo 11 de septiembre en la mujer del expapa Gregorio XVIII de la iglesia cismática de El Palmar de la portada (Utrera, Sevilla). Tanto ella tanto Ginés Jesús Hernández, nombre civil del expontífice palmariano, han posado para conversación días antiguamente de contraer matrimonio. Nieves, separada y con dos hijas, cuenta con detalle cómo es su relación con un hombre que mientras más de treinta años mantuvo estrictamente el celibato y que colgó los hábitos por su adoración el pasado marzo.

Interviú ha decidido posar en la revista “para callar muchas bocas, sobre todo las que decían que Ginés venía a Monachil a formar diferente Palmar y a coercer mi libertad”. La doble desvela detalles de cómo fue  su  portada  , primera crepúsculo en un hostería de Mingrana, en el momento que todavía era España, y de cómo ella era camarada en la alcázar de la Iglesia Palmariana, fundada por Clemente Domínguez, como “la Mata Hari de El Palmar”, por los libidinosos deseos que la portada  despertaba en los obispos de esta evangelio ultraconservadora que tiene canonizados a san Francisco Franco y a San Luis Carrero Blanco, a través de otros.

Finales de noviembre. Dos hombres con sotana negra entran en El Corte Inglés del centro de Sevilla. Uno de ellos, un carácter chupado, de ñatas aguileña y lentes, marca el paso. En su camino hacia las escaleras mecánicas la doble sosegado se topa con aquellos que empiezan a hacer sus primeras compras navideñas. Todos miran cómo el par de religiosos camina con andar diligente hacia la planta de caballero. Allí, una de las dependientas inquiere rauda a la par, que desvela sin tapujos el ánimo de su visita. “¿Tienen calzoncillos Calvin Klein?”, aclaración el más despabilado. Incrédula, la joven asiente con la cabeza y conduce a los interesados al tablero de ropaje interior. Un confluencia de miradas hilván para saber que el género, de tipo bóxer ajustados y de color blanco, satisface las exigencias del sacerdote. “¿Tendría quince tanto este?”, informe. “¿Quince?”, interpela escéptica la vendedora, que acude veloz al depósito con gesto de estupefacción para saldar la venta.

La faltriquera con los calzoncillos Calvin Klein se paseó aquella porvenir por Sevilla trabada a la muñeca del sacerdote anteriormente de llegar al convento. En aquel lugar, el abate encomendó a las monjas una misión: tapar con una cinta elástica la marca para cumplir con uno de los preceptos de la orden, la complicación de ataviar prenda con letras, logotipos o demás aderezo. Carente consultar, las religiosas cumplieron a toda diligencia con el deber. No en vano, el favor provenía directamente del mismísimo Gregorio XVIII, España de la Iglesia Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz.

Debajo de la sotana del Españahabía un hombre con calzoncillos de Calvin Klein. Antes usaba unos blancos de tela, patrón slip, que le llegaban hasta las rodillas. “Eran horrorosos”, confiesa quien provocó el cambio, Nieves Triviño (Monachil, 1967), la ex novicia que sedujo al Españay que en los próximos días lo llevará al tabernáculo.

Una semana antes del enlace, que se celebrará el próximo domingo once de septiembre en el Sacromonte de Granada, la doble atiende en patente a El ESPAÑOL, el primer medio que publicó una conversación con el uno y el otro. Están más relajados que en el último encuentro, cuando eran perseguidos por los medios en las calles de Monachil, el pueblo en el que residen desde que el, Ginés Jesús Hernández (Mula, 1959), decidió abandonar la cismática orden para entablar una primicia vida siguiendo los dictados de su corazón.

Nieves posa con traje que lata de su periodo tanto religiosa de la orden Palmariana, en Monachil (Granada). posa con traje que lata de su periodo a modo sor de la orden Palmariana, en Monachil (Granada). Fernando Ruso Ahora, la que duerme a la diestra del padre es, que recuerda su primer encuentro enamorado con el por aquel entonces palmariano. “Ella me pidió una crepúsculo loca”, confiesa Ginés. La cita llegaba cuando el uno y el otro trataban de destapar una farsa de abusos sexuales, exuberancia de los jerarcas y desvío de capitales en la orden. El descubrimiento hizo que perdiera la certidumbre en la que había sido su casa y su dogma mientras más de treinta años.

La yunta se citó en el alojamiento Saray de Granada. El santo padre llegó asociarse de dos sacerdotes a los que alojó en plantas diferentes a la de su amada. Nervioso, Ginés se fue en busca de ella. Los dos coincidieron en las puertas del montacargas. “Estaba tan nerviosa que ni ya atiné a meter la membrete en la estría para abrir la abertura de la habitación”, narra. Y con el desaire empezaron las caricias. “Le metí un besazo, me quité la sotana y empecé a desnudarla”, detalla el Papa traidor.

“No paramos en toda la noche.  Desnuda Desde las seis de la tarde inclusive las siete de la mañana”, revela Ginés. “Él no paró de temblar”, apunta, que recuerda cómo quedó horrorizada al ver los calzón del abad. A pesar del solidario empeño, “esa oscuridad fue un gatillazo total”. “Después de tantísimos años… ¡32 años!”, detalla él, que estuvo a punto de casarse con una antigua feligresa anteriormente de ordenarse sacerdote. “La entidad fue seria, –recuerda– nos compramos una casa y todo, pero no cuajó”. Y así pasaron las horas hablando y fumando en la habitación del hostal Saray, adonde se produjeron sucesivas citas de viernes a sábado.

Cada domingo el abandonaba el lecho que tantos placeres le daba para dirigirse a El Palmar de Troya, una pedanía de Utrera situada en el Bajo Guadalquivir, en donde se asienta la orden que él mismo dirigía. El camino cruzando toda Andalucía estaba colmado de dudas. “Yo no sabía si seguir con la gusto o encontrarse con Nieves”, cuenta.

Las dudas le seguían acechando en las dependencias papales, un amplio dormitorio bien exornado con materiales nobles y despachos aledaños desde adonde dirigía la convicción de más de mil feligreses de todo el mundo, principalmente de países europeos como Suiza, Alemania o Irlanda y Latinoamérica. También la vida contemplativa de unos sesenta frailes y monjas, que todavía residen en el Palmar. Desde allí, continuaba el intercambio de mensajes a Desnuda  través de Whatsapp, Facebook y llamadas por Facetime entre Ginés y Nieves.

Ginés Jesús Hernández, durante una celebración en la iglesia de El Palmar de Troya, antes de dejar la orden.
Ginés Jesús Hernández, durante una celebración en la iglesia de El Palmar de Troya, antes de dejar la orden.
—¿Qué se le pasaba por la cabeza?

Ginés: Tenía mucha incertidumbre. Me decía: Ginés, tienes que tomar una determinación. ¿Qué vas a hacer? ¿Vas a seguir con la farsa? ¿Si no crees en aquello, vas a ser un sinvergüenza contigo mismo? Y tomé una decisión.

—Y,, ¿cómo lo vivió?

Él tuvo muchas dudas. Llegó a dejarme el 10 de marzo. Pasé un mal rato. No paraba de llorar. Él ya conocía a mis hijas y todo era perfecto. Ellas lo querían. Menos mal que recapacitó.

¿Y en qué quedó todo el Desnuda ?

[Ginés] Al día siguiente de dejar la relación la llamé. Le dije: “Pídemelo, pídeme que me case contigo”. Y ella me dijo si quería casarme con ella. Yo acepté y ahí decidí que debía dejar la orden.

Pero unas operaciones, cuestiones de herencias y donaciones urgían y Ginés se vio obligado a permanecer en el cargo. Mientras, continuaron las escapadas. Un ir y venir a Granada y varios cargos en las cuentas de la orden que o bien no levantaron las sospechas del resto de religiosos o bien todos conocían, admitían y callaban. Mientras, el santo padre ponía excusas para no oficiar misa. Nadie sabía qué afligía al pontífice, que relegaba el servicio religioso en el altar mayor al que hoy es Pedro III, el nuevo Papa palmariano.

Foto: Fernando Ruso
Para facilitar las cosas, Ginés se hizo con ropa acorde a la que sería su nueva vida y que iba dejando en casa de. Pantalones vaqueros de Purificación García, camisas y demás ropa de Hugo Boss. La práctica totalidad está prohibida según la norma palmariana, que impide el uso entre sus fieles de los tejidos vaqueros y las camisas o camisetas de manga corta. “¡Con lo cómodos que son los vaqueros!”, ironiza el expapa.

Las duras normas, que en algunos casos empujaban a los fieles hacia la excomunión en el caso de incumplirlas, hicieron que la joven abandonase el convento de la iglesia Palmariana hasta en tres ocasiones. Su familia recala en la orden después de que en 1968, cuatro niñas -Ana, Rafaela, Ana y Josefa- aseguraran haber visto a la virgen en el lugar en el que hoy se erige la catedral, conocida como el Lentisco. Pronto, los fieles empezaron a repartir por toda España y Europa folletos detallando las apariciones. Su madre, Fabiola, muy religiosa, se vio seducida por los hechos y se convirtió en la encargada de organizar las excursiones de seguidores desde Granada.

“Mi madre era muy religiosa, estaba en la Iglesia Española en Marruecos en la época en la que estaba bajo el protectorado francés”, narra. Allí conoció a su padre y ambos se casaron en una ceremonia oficiada por Monseñor Lefebvre, que creó un cisma de la iglesia de Roma. “Mi vida está más  rodeada de cismas, Papas, sacerdotes…”, confiesa sonriente.

Poco a poco su familia fue entrando en la Iglesia Palmariana. Y, como en otros casos, con la mayoría de edad recién estrenada, su madre le impuso el matrimonio con otro fiel, un irlandés llamado Brendan. “Era un noviazgo muy cómodo, porque él vivía allí y yo aquí. Nos veíamos dos veces al año. Y nada de nada. Ni besito ni tocamiento. Todo con mucho comedimiento”, detalla. “Pero cuando se habló de boda –continúa– yo tenía dieciocho años y salí corriendo para el convento. Lo usé de excusa para escapar de la relación porque no quería casarme”.

Allí estuvo varios años. “Es una vida muy dura”, confiesa. Tanto que llegó a abandonar dos veces. “No soportaba tener velo y yo fui muy gamberra”. Recuerda cómo hizo un par de agujeros con un alfiler en el velo a la altura de los ojos para ver claro el exterior o cómo escondía los tangas que llevaba al ingresar para que las monjas no se lo cambiaran por unas bragas que tapaban muslos y barriga.

Sin saberlo, ella misma derrocaría años después la norma de las enormes bragas al incluir entre la ropa íntima del Papa los calzoncillos Calvin Klein. “Permití unas bragas más acordes a los tiempos y las madres me lo agradecieron”, cuenta Ginés.

Era la rebelde. “Yo tenía revolucionados a los frailes. Me he comido muchos castigos sin merecerlos porque ellos tonteaban conmigo”. Nieves recuerda cómo siempre le llamó la atención el padre Sergio María, nombre secular de Ginés. “Anda que no me he chupado yo adoraciones nocturnas para ver dónde se sentaba y poder verlo”.

No era la única que tenía interés en el que sería Papa. cuenta cómo por el convento circulaba el rumor de boca del padre Felipe, que se subía en el lavabo del servicio para observar al resto de frailes. “De Ginés me dijo que la tenía grande, morena y torcida. Y acertó”, cuenta.

Ambos cuentan cómo han sabido de relaciones a escondidas, proposiciones entre frailes e historias de abusos sexuales como la que ya publicó El ESPAÑOL entre los muros del Palmar.

Interviú, animadora sociocultural del ayuntamiento de Monachil (Granada), se va a convertir el próximo once de septiembre en la mujer del expapa Gregorio XVIII de la iglesia cismática de El Palmar de Troya (Utrera, Sevilla). Tanto ella como Ginés Jesús Hernández, nombre civil del expontífice palmariano, han posado para interviú días antes de contraer matrimonio. Interviú, separada y con dos hijas, cuenta con detalle cómo es su relación con un hombre que durante más de treinta años mantuvo estrictamente el celibato y que colgó los hábitos por su amor el pasado marzo.Interviú ha decidido posar en la revista “para callar muchas bocas, sobre todo las que decían que Ginés venía a Monachil a formar otro Palmar y a coartar mi libertad”. La pareja desvela detalles de cómo fue su primera noche en un hotel de Granada, cuando todavía era Papa, y de cómo ella era conocida en la basílica de la Iglesia Palmariana, fundada por Clemente Domínguez, como “la Mata Hari de El Palmar”, por los libidinosos deseos que despertaba en los obispos de esta religión ultraconservadora que tiene canonizados a san Francisco Franco y a San Luis Carrero Blanco, entre otros.

Magazine Para hombres de hoy. True – Digital

Título: Interviu
Autores: 05 Septiembre 2016
Formatos: PDF
Orden de autor: 2016, 05 Septiembre
Orden de título: Interviu
Fecha: 04 sep 2016
uuid: c1da0d1e-fc0c-4b63-814a-cc8b9a3c7812
id: 296
Publicado: sep 2016
Modificado: 04 sep 2016
Tamaño: 19.76MB

Idioma: Español – España

Mira El Video Para Enseñarte como descargar!!

Comparte Estas Fotos – Imágenes

Que  son unas  bellezas 

image host image host image host image host image host image host image host image host image host

Puedes Leer Aquí En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En Tu tienda Favorita!! 

Clic Aquí Para comprar 

Leer en Online Revista Interviu – 05 Septiembre 2016

Descargar Revista Aqui  !!

https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbh1QlY3Et3aj8xyT2
https://app.box.com/s/n0xyfi86xmbaxwygkrrrne6r58qap66k
http://go4up.com/dl/4cee0780b72e11

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------