---------------

Interviu 9 Marzo 1977

Interviu 9 Marzo 1977

Interviu 9 Marzo 1977 

Descargar Interviu En PDF
Exclusivas
MERCADO
EN MALLORCA
“Va es tarde!
para ser pobre’*
Fuerzas del Orden
EL LENGUAJE
DÉLAS
PISTOLAS
rJMÁMA
^
/ ••”•S#’:
/•
í
Rioja’
Castilla
^ REBELIONES
CAMPESINAS
>
• *
lapequeña
\
r
j*
« f * •%,
CAMR^RI VaperWwo
pocos y muy entendidos
hacen de CAMPARI lo base
para “ligar” con otras bebidas
•Americano: mitad CAMPARI,
mitad vermouth rojo.
*
“Negroni: CAMPARI. vermouth y
ginebra en partes iguales.
Ymuchos estari’ligados’a CAMPAR!,
solo con un buen golpe de soda y
muy frió.
CAMPARI …para muchos pocos
interviú
Dlnctor
ANTONIO ALVAREZ SOUS
Diractor sjacutivo
DARÍO CMMKNKZ DE CISNEROS
Radicción an Madrid
GUILLERMO L. DÍAZ PLAJA Iredaclor iefel
PEDRO COSTA MUSTE
JOSÉ MARIA SULLEIRO
MANUEL GIL NAVARRO
GERMÁN GALLEGO
Radacdón an Barcalona
CARLOS ALFIERI (redactor jefel
SYLVIA ATIENZA
CARLOS BOSCH
VICENTE GRACIA
JULIÁN LAGO
JEAN MARIE PULM
Radacción an Paris
JOSÉ DAI.MAII
EVKLYN MKSÜUIDA
FERNANDO MARULL
Colaboración aapacial
ALEX J BOTINES
JULIO CEBRIAN
RAFAEL I.AFUENTE
ADOLFO MARSILLACH
MANUEL MARTIN FERRAND
FRANCISCO MARTINMORALES
LUIS MOLLA
EMILIO ROMERO
FRANCISCO UMBRAL
MANUEL VÁZQUEZ MONTALBAN
VALE
Raport^Jai
ELÍSEO BAYO Icoordinaciónl
Jesús M. AMILIBIA, Javiar ANGELAT.
Adolfo C. BARRICART,
Caries BENET, Julio CAMARERO,
Luis CANTERO. Ekipo OUATRO.
Equipo LLAKTAYRUNA,
Mar FONTCUBERTA,
Carmen GARCÍA RIBAS,
Jeté MARTÍNEZ SILES, Ángel MONTOTO,
Javier NART, Manel PARADA.
Gonzalo PÉREZ DE OLAGUER.
Antonio SÁNCHEZ. Horacio VIOLA,
Rafael WIRTH
Corraaponialai
Andalucía: Antonio R. Vargas,
Horacio Eichelbaum – Aragón:
J. A. Fuenbuena – Baleares: Santiago Miró,
Galicia: Perfecto C. Muruais.
G. González Martin – País Vasco:
Ignacio Orbeta. Felipe Iguiñiz – Navarra:
Jeiús Martínez. Carlos Erce – Rioja:
J M Martínez Estebas,
M. A. Rojo ‘ .Santander Julio Fernóndez.
Levante: Ricardo Dasl.
J. Martínez Mira – León: A. Núflez.
Extremadura: G Garda Moreno.
Alemania: Juan Aragón.
Portugal: Mario Ventura.
Suecia.’ R. Moreno Artigas.
astados Unidos: Manuel Uoris.
Cíiiie
Jorge Laplace.
Fotifrafot
Colila, Chelo, J. P. Duretz.
Francisco Elvira, Franco, Garbl,
César Lucas, Oriol Maspons,
Xavier Miserachs, Toni Riera,
César Russ.
IlnaCradorai
Carlos Alvarez Solis, Carlos A. Bravo,
Boldú. Calonge. Centeno,
Miquel Ferreres,
J. M. Pamies JOM”. José Luis Martin.
Mayol, Nando, Outumuro,
Forres, Vicente Segrelles, Toni,
Trallero
DlaiAo
GREGORIO SALUENA. JESÚS ROVIRA
Es una publicación semanal de
EDICIONES ZETA, S. A.
Pratidanta
ANTONIO ASENSIO
Consaiero delegado
JERÓNIMO TERRES
Adhinto praaidanda
GUILLERMO GARRIGA
DIractor da Publicidad
RAMÓN MUÑOZ
ProducdAn
JAVIER SALVADO
Admlnlatradón
ANTONIO QUEROL
DlftribuclAn
RAMÓN SERRES
Suacripcionas
CARMEN ASENSIO
Radacdón y Administndón
Consejo de Ciento. 118 Barcelona-15.
Teléfonos 325 55 62 58 54
Radacdón en Madrid
Alcántara, 3, 1 ” Telf^iono 256 63 01-02-03
Radacdón an Paris
27 Faubourg Montmartre – Tel. 770 46 56
PubUddad
Zero, Grupo de Promodón
Madraio, 97, 2.°. I.’ Barcelona
. Teléfono 21R üR R7
Avda. Ceneralisimo, 96, 4.° deba., MADRID-13
Teléfono 457 27 46
Imprima
HAUSER YMENET, S. A.
Plomo. 19 Madnd-5
Dtatribura: EDIPRESS
Carretera de Gavá. km. 9,200
San Baudilio de Uobregat IBarcelonal
Dapóalto lagal: B. 22. 794-1976
Printed in Spain
Precio especial para Canarias.
servicio aéreo: 50 pesetas
INTERVIÚ no se hace responsable de la
opinión de sus colaboradores en los trabajos
publicados, ni se identifica con la misma.
Está solicitado control de O. J. D.
El
prisma
de Manuel
Martin Ferrand
O témpora
SI Plutarco de Queronea levantara la cabeza y
recibiese el encargo de Lara —que es quien
encarga siempre esas cosas a los escritores— de
redactar unas Vidas paralelas en las que uno de
los personajes contrapuestos fuera Adolfo Suárez,
se vería en un tremendo dilema. Ya hace falta
imaginación para enfrentar a Alcibíades con Coriolano
o a Licurgo con Numa, pero toda ella resultaría
escasa a la hora de buscar una pareja para
el presidente del segundo Gobierno de la Corona.
A base de forzar la máquina, a Suárez se le podría
comparar, únicamente, con Harold Robbins.
Harold Robbins, coleccionista de “bestsellers”,
es un mediocre novelista americano de
éxito en todo el mundo que basa su fortuna y su
gloria en la redacción de novelas cuyo planteamiento
es brillante, trepidante, apasionante y que
carecen de final. jAhi, y todo ello en el marco de
una Intención acultural y consumista.
Lo que no hay quien le discuta a Harold Robbins
(ni a Corín Tellado, ni a Martín Vigil, ni a Vázquez
Figueroa) es el mérito de acercar a las gentes
a los libros y de fomentar aficiones a la lectura
con el entusiasmo de un cura integrista al hablar
del infierno o el de un subsecretario primerizo en
aplicar el reglamento.
Adolfo Suárez ha escrito la primera parte de
una obra apasionante. ¿Cómo la va a terminar?
Por el momento, la inscripción en el Registro de
Asociaciones Políticas del PSOE (histórico), o de
don Manuel Murillo, es un síntoma alarmante que
ha provocado las iras y las histerias en el PSOE
(renovado), o de don Felipe González, que según
todos los tratados puede alardear legítimamente
de la herencia de Pablo Iglesias. Si a esto se le suman
los rumores de que el PCE no será legalizado
al transcurrir los treinta días de plazo con que
cuenta el Supremo después del informe negativo
de Gobernación, el final a la novela de Suárez se
hace más difícil.
Más aún que en las trescientas páginas de una
novela caben muchas cosas: el cisma del Centro
Democrático, originado en el “no entendimiento”
de los centristas con Alberto Monreal (pluriempleado
en la monopolística Tabacalera y en el curioso
Banco Coca) puede acabar con uno de los
capítulos mejor construidos del relato. El Centro,
que es, evidentemente, más existencial que esencial,
vive la contradicción permanente de sus límites
por la derecha y por la izquierda; necesita, en
suma, mayor coherencia interna y operativa que
ninguna otra posición electoral. Y jzas!, se desmorona,
como muchos intentos cinematográficos,
por una pura cuestión de repartos y de curricula.
En Alianza Popular se deben estar frotando las
manos con la alegría invernal de una castañera
después de ocho horas de esquina.
El socialismo no se agrupa, y la derecha evolucionada
no se coordina en claro beneficio de los
comunistas y de los derechistas residuales del
franquismo o ultramontanos sin causa. ¿Qué puede
hacer el autor?: o se saca un nuevo centro de
la manga, que para algo ha instalado su sede en
un solar especializado en semillas selectas, o consigue
un nuevo pacto con los socialistas. Ello suponiendo
que haya tiempo para la primera antes
del 5 de junio, día electoral a lo que parece, y que
tenga fiabilidad para lo segundo después del “gol
Murillo”, que ha de pasar a la crónica política con
la carga épica del de Marcelino.
Al hilo argumental le cuadra únicamente la detención
de Sánchez Covísa y de sus internacionales
compañeros. Pero, ¿por qué razones no se les
detuvo antes?, ¿qué argumentos han determinado
esa acción de parte de la Guardia Civil en un terreno
propio de la Policía gubernativa?, ¿la pasividad
del Gobierno ante las múltiples acusaciones
de que habían sido públicamente objeto los detenidos,
y algunos más, tiene alguna significación a
nivel de Estado? Y etcétera.
Así las cosas, la verdad, el mérito estará en terminar
la obra. Bien o mal. Siempre caben las correcciones
para la segunda edición.
••• O mores
K L problema está en las costumbres. Aquí la
™ gente le ha cogido el gusto a comer todos los
días y a llenar de vez en cuando el depósito de sus
automóviles y, ¡claroI, no salen las cuentas. De
ahí que el Gobierno, en laborioso proceso, haya
tenido que preparar un pomposamente llamado
Plan Económico que no ha tranquilizado a nadie,
salvo a los editorialistas del “Ya”; periódico que,
dicho sea HR naso, publicó íntegro el “documento
Carriles’.
Indalecio Prieto decía que ‘os discursos sólo se
le deben publicar íntegros al ei amigo. A los amigos
se les trata mejor con un resumen, pero este
“documento”, con tufo de programa económicoelectoral,
no era, a fin de cuentas, un discurso,
sino un enunciado de buenos propósitos.
Como me dijo ayer un taxista cuando le pregunté,
al terminar una carrera, si tenia cambio de
mil pesetas:
—¿Cambio de mil? Después del programa del
Gobierno eso ya no se acuña.
Sumario
N.* 42 • 3 al 9 marzo 1977
• El prisma, de Manuel Martin Ferrand, 3.
• Eras* una vez un país, por Antonio
Alvarez-Solís, 5.
• En este mundo traidor, por Luis Molla,
a
• La Ex-paAa, de Martín Morales, 9.
Las cartas sobre la mesa

Interviu 9 Marzo 1977 

LAS REBELIONES CAMPESINAS
• El grito de As EncrolMS, por Perfecto
Conde Muruais, 10.
• Patatas y patadas, por Camino Gallego,
13.
• Rioia rompió su aUencio, por J. M.
Martínez Estebas y M. A. Rojo, 14.
• El idiota en famifia, por Manuel Vázquez
Montalbán, 15.
• La quiniela de la desdicha, por Horacio
Eichelbaum. 16.
• Regina, vivir para gozar, 21.
• Cataluña: Los Hderas vuelven del pasedo,
24.
• Fin de siglo, por Francisco Umbral, 31.
• Mercado de bebés en Mallorca, por
Santiago Miró. 32.
• Las cartas locas de Adolfo Marsillach,
37.
• Las cartas pomopolfticas de Emilio Romero,
38.
• Verónica Miriel, la pequeña tent»-
ción, 41.
• Carnaval, la alegría recuperada, 47.
• Valerias, diario íntimo de un periodista,
53.
• Rentagracón, al timo de Rincóa 55.
• La muerte de un soldado, 56.
• No hay casas para los pobres» 57.
• Mi vida en Carabanchel. ¡Capitulo II: El
“deformatorio” de menores, por Elíseo
Bayo. 61.
• Motín en Carabanchel, 65.
• Los ecos socialest^ por Julio Cebríán, 68
• Las espeAolas sin sostén: Verónica Lujen,
por Yaie, 71.
• B monóculo: Dali, por J. L. de Vilallonga.
74.
•Murcia: El zorro justiciero o La pintada
porque sí, por Paco Muñoz, 76.
• Don Pío en el Pais de los Cabani-
Has, 79.
•Qiié pasara, por Rafael Lafuente, 81.
EL LENGUAJE DE LAS PISTOLAS
ftHostairich: Un tiro en el corazór^
por Sylvia Atíenza. 82.
• Esparraguera: El Movimiento armado
junto a la Guardia ‘^ivü, por Antonio
Sánchez, 85.
• Sénchez Covisa y Royuela: Mano a
mano^ por Maricarmen Muñoz, 86.
> Cuestión de pelotas, por Alex J. Botines
90.
“No se nota que INTERVIÚ tiene
una Redacción en Barcelona —nos
comunica Francesc Xavier Noya
(Barcelona)-. Me parece estupendo
que se hable de los grandes probtemaa
del País Vasco, del gallego o da
Andalucía. Pero, ¿qué es que en Catalunya
no tenemos ningún problema
después de estos cuarenta años y un
día?”. Después de explicar que no le
gustó la versión de Alex Botines
acerca de la polénnica Cruyff-Melero,
continúa: “Espero que el próximo 11
de septiembre pueda ver en mi revista
algún comarrtario y fotografías sobre
esta ‘diada’, pues parece ser que
el pasado año sus fotógrafos se pusieron
enfermos y no pudieron ir a
Sant Boi”.
ffroffIsMO caffafáa
Varios lectores nos han escrito en
relación al resportaje “Pequeñas máquinas
de amor orientar, en el que
en un pie de foto se precisa la nacionalidad
catalana de una mujer —europea—
que se deja masajear lascivamente
por unas niñas. Sin embargo,
más que estar a favor o en contra del
texto, nuestros comunicantes expresan
su desconcierto. Asi, Jordi Pigrau
(Barcelona), cuando confiesa: “Quizá
por ser catalán entiendo que hay que
quitarle importancia o, tal v u al contrario,
darle mucha. Lo que me inquieta
es la razón que piiede haber
llevado al autor a esta extemporánea
precisión, en particular al relacionaria
con este tema”. Y Adolfo Argemi
(Barcelona), en la misma línea, nos
interroga acerca de si las “hembras
catalanas tienen alguna particularidad
erótica definida que las distinga
de las demás nacionalidades”. Que
nosotros sepamos, no.
Frente a tantas entrevistas políticas
que no llegan al fondo 0e la
cuestión Francisco Ruiz (Madrid) celebra
la publicación de la que Carmen
García-Ribas sostuvo con el socialista
Morodo en el número 35 de
INTERVIÚ, poniéndola como ejemplo
de esta oíase de trabajos periodistii
os “Hasta cuatro vacas, y de
distintas formas, la periodista intenta
que Morodo se defina sobre la acumulación
del capital en el socialismo,
importantísimo tama que él intenta
dejar al margen por obvias razones
de interés familiar, pero gracias a la
sana Impertinencia de la periodista,
finalmente queda claro que Morodo’
acepta la acumulación de capital, poniendo
reparos cuando sea hereditaria.
Son clarificaciones éstas del todo
necesarias, para conocer el ‘pedigrae’
de los políticos. Respecto a Morodo
y a su particular modo de entender el
socialisma ya sabemos a qué atene’Pos”.
A mandar
Pía acfaracléa
Con referencia al artículo “Los trapos
sucios de PÍO Cabanillas”, en INTERVIÚ,
núm. 40, Juan Jesús’Aisa
nos aclara que la querella que se
menciona la puso él personalmente,
“sin que en ello tuviera nada absolutamente
que ver don Ramón Fernández
Jiménez, a quien no se le debía
haber mencionado, pues figura únicamente
en la operación porque la
instrumentaron desde CEFI, de forma
que hacia falta una tercera persona
que librara las letras y firmase la hipoteca,
ya que ellos querían figurar
en el arranimato”.
Don Ramón no tuvo nada que ver.
Nada.
Felfees
swscrfpcioees
María Angeles Pagés (Palma de
Mallorca) nos felicita “por la elección
del personal que atiende el departamento
de suscripciones. Es agradable
darse cuenta de que a una la tratan
como a una persona y no como a
una anónima suscriptora, con prontitud,
afabilidad, rapidez y cortesía”.
Usted sí que es amable.
Vivir
tra»<|wifaaieMfe Recientemente, Maita León nos escribía para hacer una reafirmación pública de su “apoliticismo”, a lo que ahora Maite Rioja (Barcelona) quiere replicar, anticipando de antemano que no pertenece a ningún partido político. Pero ello no es obstáculo para que se dé cuenta de que es muy difícil llegar a “vivir tranquilamente, pues hay muchos intereses creados, gentes que duranta cuarenta años han estado sentados en un queso y nKHdiendo de otro, sin que naidie pudiera decirles nada”. Y a continua ción enumera lo que ella necesitaría para poder vivir tranquilamente 1. Que no hubiera ningún español sin trabajo. Y que con ocho horas fuera suficiente. 2. Que al jubilarse un trabajador le quedara una pensión digna. 3. Que el colegio fuera obligatorio y gratuito, y luego que existiera igualdad de oportunidades para se guir estudios en la Universidad con unos planes de enseñaiua integra*!»» y unos maestros bien remunerado*. 4. Que el SOE se dedicara a cu rar y no a recetar medidiuw. Que no murieran más personas por falta de asistencia. 5. Que el alcoholismo —que se pofirian tomar medidas para evitarlo— estuviera incluido en el SOE. así como la psiquiatría. * 6. Que el Estado se hiciera cargo de la educación de los subnormales. 7. Que existan unas leyes que hagan posible el divorcio, pues no por legalizarlo van a producirse más. 8. Que estén al alcance de los trabajadoras viviendas dignas, sanas y cómodas. Y asequiblM, naturalmente. 9. Que nuestros barrios dispongan de zonas verdes, parques, etcétera, y se evite la especulación del suelo. 10. Que existan instalaciones deportivas para los trabajadores. Todo un programa, caramba. A fes clwdacf aaos Nos da un ejemplo de coherencia Maria Fernández Lado (Barcelona), al denuncia, unos hechos ocurridos en su domicilio que ella considera delictivos. >
“Al parecer, existiendo una deuda
con la compañía de Gas dice . ésta
decidió el corte de suministro y mandó
un empleado a llevario a cabo,
que entró en el domicilio con el pretexto
de hacer la lectura del contador
ACOMPAÑADO DE UN POLICÍA
MUNICIPAL
Al considerar que la presencia del
funcionario municipal SIN ORDEN
JUDICIAL era coactiva y estaba encaminada
a asustarme, logrando al
propósito de cortar e> suministro indicado,
después de expulsar a los
menciopada« señores, que- no lograron
su propósito de corte, me quejé a
la compañía y a la Unidad de Vigilancia
de la Policía Municipal del Avuntamíento
de Barcelona, v he aquí que
se me informó de QUE LAS ORDENES
(de que el policía acomoa’^ a
funcionarios del Gas para cob-ai morosos)
VIENEN DE LA SUPERIORIDAD.
Desde luego, es mi intención formular
una denimcia por estos hechos,
pero me creo en la obligación
de enviar la presente, a fin de que los
ciudadanos de Barcelona que tengan
pro>>iamas de morosos sepan que la
Policía Municipal o el Ayuntamiento
facultan funcionarios (pagados con
nuestros impuestos) para que. una
compañía privada (la Catalana de
Gasl >os emplee a las 11.30 de la
mañana en lo que según el Código
Penal (articulo 496) podria constituir
un delito de coaccioiMs. fuerza nwral
sobre personas que respetan un uniforme
para consentir un allanamiento
de su nKHBda v asi cobrar sus deudas”
“^o PS el nrimei 1 as«p
Ceaffref efe frescera
“Sobre el articulo t o d o está adul-
«eipdo apaleado en la publicación
numero 31. pláceme comunicarle
we existe para el consumidor la posibilidad
de fijai y controlar la frescura
de las carnes de origen vacuno,
porcino, lartai y caballar”, nos ínforn^^
Ansgai Sincielo lEssen, Alema-
“Para ello, el consumidor debe
proveerse de tiritas de papel indicador
especial con un pH 5,4 – 7, o con
escala de colores. La tira de pa^Ml indicador
se deja humedecer un par de
segundos, se espera unos diez más y
se compara el color del papel con la
escala cromática. Carnes que dan un
pH entre 5,4 h^sta 6 son frescas y
buenas^ asi como gustosas. Con valores
de 6,2. 6,3 hasta 6,5 se puede
el comprador frustrar fácUmenta.
Carnes con valores superiores do
6.5, rechazarías”.
intenriu
>
Erase una vez
un paiSmmm
por Antonio Afvorex-Sofís
tiVox populi, vox Dei»
Lo dijimos en varias ocasiones:
«La negociación entre la oposición
y lel Gobierno decanta netamente
hacia el poder. El poder
es quien elige el terreno de juego
e impone las reglas del “match”».
Y nos dijeron: «Es usted un pesimista,
un moralista, un máximalista
».
Bueno. Seremos eso, todo eso
que nos han atribuido. Pero conste
que cuando advertíamos a la
oposición que no estaba negociando
correctamente con el equipo
del señor Suárez nos limitábamos
a señalar un hecho que
creíamos observar objetivamente.
Jamás nos pronunciamos acerca
del fondo de la cuestión. Nosotros
mantenemos, vaya esto por delan
te sincera y honestamente, una
postura que desde luego no coin
cide ni con la postura de los diez
ni con la filosofía de los nueve
ni con las acciones de los cuatro
Pero nuestra postura no impor
ta. Es la postura de un periodis
ta, simplemente; de un contribu
yente más.
Nosotros decíamos, repetimos
«La oposición no está negociando
con el Gobierno sobre bases
de firmeza y control de la situación.
Por el contrario, su negociación
está mucho entre la súplica
y la mendicación».
Y vean ustedes por dónde la
oposición no logra, ni imucho menos,
un verdadero reconocimiento
de los partidos políticos, que
sólo es tal cuando no se ponen
más límites a su funcionamiento
y legalidad que aquellos que dimanen
de la inobservancia de los
Códigos ordinarios, esos Códigos
que tan triste vida llevan en España,
siempre subordinados a leyes
especiales, jurisdiccionales
extravagantes o consideraciones
extrajurídicas. A la oposición se le
escapa de las manos ese verdadero
reconocimiento de los partidos
políticos que, por el contrario, se
hace tal como desea el Gobierno,
más o menos como lo desea el
Gobierno. Y no sólo le pasa eso
a la op)osición. Más todavía: se
le huye la redacción de la Ley
electoral, que el Gobienro reclama
para sí, sin mayores compromisos
con los diez, con los nueve
o con los cuatro, que ya no sabemos
de cuántos es la famosa
comisión negociadora, a la que
de vez en cuando la propia oposición
pone en berlina por motivos
mucho más ligeros e inadmisibles,
como ha hecho ahora
el PSOE, irritado, según parece,
porque el Gobierno también ha
reconocido legalidad al o t ro
PSOE, al histórico, en contra de
los deseos de don iFelipe González.
¡Ay, Felipe de mi vida! Pero,
¿qué creía usted !que era esto de
la política en la siuación actual?
Por otra parte, ¿para kjué poner
puertas al campo de la libertad
por parte de la oposición —y usted
lo es, al parecer— cuando
pone tantas el Gobierno? Repitamos
con el historiador: «Oscuro
y confuso se presentaba el reinado
de Witiza». Y cuando el príncipe
godo se aproximaba al trono,
la sangre corría ya a raudales por
las calles de Toledo. ¡Pues vaya
adivinación la del historiaüor!
Y a la oposición, para acabar
de culminar su acierto negociador,
se le escurre de las manos
la cuestión de las nacionalidades,
que se diluye en un programa
oficiaj ambiguo y de signo totalmente
administrativo, simbolizable
en ese Consell General de Catalunya,
que ha nacido totalmente
muerto, el pobre.
¿Qué ha hecho, por tanto, la
oposición? Pues digámoslo con
las últimas palabras de don Enrique
Tierno Galván, ese gran soñador
para un pueblo, que tuvo
unos minutos sinceros, unos minutos
de resurrección gloriosa
con los periodistas de Barcelona
en el curso de una escala en su
camino hacia Ibiza la blanca:
«Los grandes problemas —como
la amnistía y las elecciones— se
resuelven al modo del Gobierno.
Nosotros hemos tratado de ganar
agua al mar con diques. Quizá ha
llegado el momento de replantearse
la situación y decir que el
elemento negociación es mínimo.
Es tiempo de replantearse algunos
temas con criterios profundos
». Y añadía el profesor Tierno
a los periodistas, que anotaban
sus palabras en el aeropuerto de
Barcelona: «Estoy dispuesto a
continuar en la comisión de los
diez, pero alzando la voz para no
caer en la sumisión incondicional
». ‘Esa voz, insistamos por
nuestra parte, que nadie ha alzado
suficientemente ante asuntos
de grave interés colectivo y que
sólo ha mostrado acentos irritados
cuando, como en el caso
del PSOE, se ve acuciada por algo
tan interno y tan nimio, de cara
al camino que ha de hacer en
su conjunto el país, como es la
cuestión de que el señor Suárez
reconozca a un PSOE o a dos Partidos
Socialista Obrero Español.
Bien; eso está bien, don Enrique.
Pero en política hay algo
muy importante que se llama
oportunidad. Las cartas que se
pierden no se recuperan ya casi
nunca. Y la oposición ha perdido
ya muchas cartas. Que ello sea
bueno o malo para el futuro del
país, no vamos a analizarlo aquí.
Sólo queremos decir esto exactamente:
que el Gobierno le ha cantado
a la oposición las veinte en
bastos, las cuarenta en oros y
casi las diez de últimas. ¡Buen
tute subastado éste que ha jugado
la (oposición! iPor ello, tomando
conciencia de ello, el viejo
profesor, que ahora está saliendo
del dorado panglosianismo
oposicionista, ha dicho también
esta cosa tremenda: «La clase política
no coincide, por desgracia,
con la opinión pública, que se
cansa, pero que en el fondo sabe
y no sabe. No todo el mundo puede
comprar revistas caras para
informarse». Pues sí, profesor: la
opinión pública sabe, sabe más
que Lepe. Sabe, porque tras ella
está el protagonismo histórico, al
margen de que lea más o menos
revistas caras, donde, además, no
está contenida, ni mucho menos,
la verdad. La opinión pública
sabe. «Vox populi, vox Dei». Claro
que como usted es ateo, profesor…
¡Menudo plan
el del señor Carriles!
Se habla del nuevo plan de
reactivación económica. Se habla
en las esferas sensibles y disertantes,
porque en la calle el plan
ha caído entre el escepticismo y
la ligera irritación con que suelen
contemplarse estos desmayados
intentos de restaurar la maltrecha
economía española. Sinceramente,
a nosotros nos parece
que no hay ni siquiera plan. Al
menos el «paquete» lanzado ahora
a la calle tiene un aire demasiado
modesto para suponer en
él una planificación digna de tal
nombre. Es, más exactamente, un
mecanismo de parcheo que se
pone en marcha por ver si el
Lázaro de la economía española
se levanta y anda. Aunque sea
sólo unos pasos. El caso es alentar
al personal, que ofrece un aspecto
de notable decaimiento.
Para eso nació el Plan Carriles,
no nos vamos a engañar. Un plan,
repitamos, que está entre iniciativa
de bombero de servicio y de
peón caminero tras los daños causados
por la helada en el firme
de la carretera.
Hay dos aspectos —seamos modestos
y no escarbemos más en
este gris documento— que a nosotros
nos gustaría recomendar a
la serena atención de ustedes
respecto a la serie de medidas
que el señor Carriles, ministro
de Hacienda, explicó a los periodistas
con la habitual pesadez que
los xQinistros del sistema ponen
en sus parrafadas tan pronto
abordan cuestiones de fondo. El
primer aspecto se refiere a las
facultades que se conceden al
aparato financiero, al sistema
bancario, para que, mediante una
tipos de interés producirá un flujo
dinerario hacia las empresas
que será rápidamente constatable.
Sin embargo, quizá las empresas
no estén en unas verdaderas
condiciones de aceptar un dinero
caro, aunque hayan de echar
mano de él al encontrarse en muchos
casos al borde del colapso.
Nosotros insistimos en que incrementar
la liquidez del mercado
por esta vía puede aparejar un
desgaste profundo de las últimas
energías del sistema, al someterle
a una tensión que traerá como
consecuencia una más dura y profunda
postración. Claro que esta
postración se la encontrarán los
superior libertad en los tipos de
interés, pueda obtener unas mayores
rentabilidades del dinero,
con lo que ya verán ustedes cómo
acabará por aparecer alguno en
la calle. El segundo aspecto que
deseamos poner de relieve ante
ustedes respecto a estas medidas
es el aspecto del liberalismo laboral
que se establece, que si por
una parte contribuirá a una mayor
libertad sindical, por otra va
a abrir las puertas a una política
de facilidad en los despidos,
que ha de producir un profundo
impacto en el corazón de las cíases
trabajadoras.
Como es lógico, la reactivación
económica, merced a una mayor
liquidez conseguida por el encarecimiento
del dinero no parece
ser una vía sólida ni duradera de
cara a la construcción de una
economía más consciente. Es evidente
que la liberalización de los
Gobiernos que vengan después.
Y la actual Administración debe
pensar, seguramente, que tras
ella no cabe excluir la posibilidad
de un diluvio. En resumen: con
la movilización de un dinero de
este carácter saldrán quizá unos
leves colores de salud artificial
en la cara de la economía nacional,
pero a la postre sólo se habrán
conseguido beneficios sustanciales
para media docena de
grandes Bancos y para las empresas
que de ellos dependan filialmente,
al par que se aparejarán
quebrantos graves para el
hombre de la calle, que habrá de
sufragar a través del mecanismo
de los precios —más inflación,
más inflación— la carestía del dinero
inyectado en el mundo empresarial.
¡Y a esto se le llama
un regreso eficaz hacia la economía
de mercado!
En cuanto a la flexibilidad de
la normativa sobre el despido va
a provocar unas tensiones graves
en las relaciones laborales. Unas
mayores facultades para despedir
obligarán a poner rodilla en tierra
a no pocos núcleos obreros,
pero poner de rodillas a la gente
mediante este sistema constituye
una victoria pírrica que no hace
más que aplazar el problema económico,
agravándolo, incluso, de
cara al futuro. Nosotros no creemos,
además, que el establecimiento
de una libertad sindical
de alguna manera amplia modere
los daños que produzca una
política de mano abierta en los
despidos. La libertad sindical no
debe darse a cambio de la hegemonía
empresarial en el campo
del empleo. Esto ante todo. Por
otra parte, no cabe ignorar que
la libertad sindical pierde eficacia
si no está respaldada por una
verdadera y profunda libertad
política. Al fin y al cabo es en el
plano político donde se generan
las normas de gobierno que pueden
resolver las aspiraciones laborales.
Conceder libertad sindical
sin enmarcarla en una eficaz
libertad política equivale a facilitarnos
un cañón a la par que
nos privan de las municiones.
O algo parecido.
Uno ve, pues, con mucha aprensión
este plan, que no es plan,
además.
Los ultras
y su armamento
«Ya está —nos han dicho—, ya
se ha puesto en marcha la máquina
gubernamental para reprimir
a los ultras de la derecha».
Y nosotros hemos dicho: «Veremos,
amigo, veremos… De momento
h£m echado mano a un arsenal
que, según parece, estaba
bajo la advocación del señor Sánchez
Covisa, ese químico pequeñito
que tiene al país en vilo».
Pero ¿es que la ultraderecha
se limita a ese arsenal? Seamos
sensatos: la ultraderecha está infiltrada
a niveles increíbles y maneja
argumentos que en gran
parte aún están sancionados por
instituciones y memorias respetadas.
La propia Triple A española
—la’ Alianza Anticomunista
Apostólica (¡qué horror, anticomunista
y apostólica, además!)—
ha amenazado con publicar graves
documentos, documentos
comprometedores para el Gobierno,
en caso de que no cese la acción
emprendida contra los «ca-
, maradas» italianos y espeiñoles.
De los documentos dice la Triple
A que «pondrán en un grave
aprieto a determinada gente del
.interviú.
Gobierno». Y añade la Alianza
que en caso de prosperar encarcelamientos
y deportaciones, la
Triple A dará a conocer algunos
papeles relacionados con Montejurra,
con el secuestro de Pertur y
con la presencia en algunos comandos
fascistas de fimcionaríos
de la Administración.
Conste que el preocupante párrafo
anterior lo copiamos de los
periódicos. Es, pues, material publicado.
Y bien, ¿sólo ha de conformarse
la opinión pública con que se
capture este material bélico y se
detenga ,a unas cuantas personas?
No; la opinión pública sabe
que en pro de la paz civil ha de
llevarse mucho más allá la operación
antiultraísta. No se trata
sólo de capturar armas —¡las
que habrá sembradas por todo el
país!—, sino de liberar a los mecanismos
públicos de la presión
de un tejido canceroso que puede
devorar al país perfectamente.
Y para realizar esta operación
hace ¡Falta, ante todo, que el Gobierno
dé un paso decisivo hacia
la democracia, creando así los
anticuerpos con que la propia sociedad
pueda proceder a su propia
curación.
Lo grave de todo este asunto
es que hasta ahora no haya prosperado
una política —si es que la
hay ya, efectivamente— de eliminación
del ultraísmo de derechas,
tras la dura mano que ha
sufrido el ultraísmo de izquierdas.
Es grave, efectivamente, que
hasta el momento en que la calle
se encoge de miedo no se haya
metido algo de mano en esta oscura
olla de la que teníamos todos
sobrado conocimiento, inútil
conocimiento, i r r i t a n t e conocimiento
por sobrado y por inútil.
Muchas veces dijimos desde aquí:
«No podrá hablarse de pasos hacia
la libertad y la democracia en
tanto la propia Administración
no haya desterrado muchos de
sus usos autoritarios y permita
a la vez que la propia sociedad
mueva las instituciones hacia la
represión de estos excesos». En
tal línea insistimos hoy. No se
trata sólo de que seis u ocho personas
y un arsenal hayan sido
apresados. Hay que hacer algo
más; hay que desmontar a fondo
y defina vez el amplio aparato
de terror ^que desde el ultraísmo,
y al fresco amparo de
poderosas sombras, puede convertir
la libertad en una gigantesca
hoguera en que todos nos
veamos reducidos a cenizas. Si
ello sucediera, si prosperase el incendio
por falta de la debida acción
correctora desde el Poder,
no sería honesto decirnos luego:
«Vean qué imposible es la democracia
en este infausto país».
Al fin y al cabo no se puede soñar
con una democracia cierta en
la calle si el Poder no la vive en
plenitud de espíritu. Amén.
jRafaei La fuente para presidenief
Hemos pasado la tarde con Rafael
Lafuente, el futurólogo. Traía
la alforja repleta. Rafael es, creemos,
el único español capaz de
ver con alguna claridad lo que ocurre
en nuestra política. Conste
que Incluso él ha tenido que echar
mano de ios cálculos más difíciles
para sacar algo de sustancia
del fenomenal lio que estamos
viviendo. Nosotros creíamos que
nuestra política, reduciéndonos
al lenguaje de las estrellas, tenía
su clave en la luna, pero hay muchos
más astros por medio. Por
ejemplo. Saturno, que, como ustedes
saben, fue dios que devoraba
a sus propios hijos.
Rafael ha sabido que el presidente
Suárez tendrá su momento
estelar a mediados de abril, concretamente
entre los días 15
y 16. Para esa feoha culminará
una gran maniobre que permitirá
e las fuerzas conservadoras
ganar las próximas elecciones.
Al parecer tai suceso será la culminación
de una gran maniobra
dirigida en el presente por el actual
ministro de la Gobernación,
que está formando un gran equipo
sobre el cual confluirán hasta
fundirse, electoralmente hablando,
el centro y la derecha. Según
Rafael Lafuente, el señor Martín
Villa es quien mueve los hilos
tmás linrportantes del momento.
Sólo le faltaba haber acertado
con la Operación GRAPO para ponerse
las botas. Cabría decir, con
el filósofo, y de cara a los intereses
suarecistas. que si el GRAPO
no existiese habría que inventarlo.
lo que anda fatal, según el
señor Lafuente, es la izquierda.
El la ve verde y a remolque del
Gobierno, que le va marcando el
tren en la carrera que ya puede
dar por perdida, al parecer. Rafael
estima que salvo Santiago
Carrillo, que está educado políticamente
en Europa, los restantes
dirigentes Izquierdistas, sobre
todo los más relevantes, son
unos pipiólos a los que el Gobierno
está dando sopas con
honda.
Lo que no acaba de ver claro
Rafael Lafuente es que sus predicciones
le lleven a sospechar
tensiones muy graves para estos
días en tanto que él no ve
que tales tensiones aparezcan
por parte alguna. Nosotros le dijimos
que quizá él se haya vuelto
muy cataclismal, como todo
español que se precie, y que las
tensiones estén ahí ya —aunque
a él no lexparezcan lo suficientemente
gordas… con la aparición
de arsenales de la extrema derecha
y la detención de algunos
de sus miembros. A nosotros el
asunto nos ha parecido muy grave,
ya que, además, muchos de
estos personajes eran conocidos
y sospechados desde hace tiempo
sin que se hubieran adoptado
las correspondientes medidcis de
prevención. Aquí siempre nos enteramos
de que nos invade el
francés cuando ha llegado ya a
Madrid.
Acerca del desarme de la extrema
derecha, Rafael Lafuente
cree que es más el ruido que las
nueces y que se trata tan sólo
de limar un poco ciertas aristas
muy escandalosas por su visibilidad.
Añade a continuación que
los ultras no han sido vencidos,
ni mucho menos. En este aspecto
también es posible que tenga
razón nuestro futurólogo. Claro
que por muy claro que lo vea él
nada va a ser remediado verdaderamente.
Aquí nos pasamos los
astros por la entrepierna cuando
conviene.
^^^__^__ interviú -^ B
En este mumto
traidoím^m
por Luis Molla
La CÍA descubre a sus peones de oro
Mientras Jimmy Cárter insiste en prometernos
una nwralización de la política exterior
de los Estados Unidos, estalla un nuevo embrollo
obsceno que tiene como protagonista a la
CÍA, la Agencia Central de Inteligencia. Esta
vez, como otras veces, la espoleta a la bomba
del escándalo la coloca la prensa de los Estados
Unidos. En pocas palabras: el espionaje
estadounidense compró, previo escrupuloso y
abundante pago en dólares, los servicios de altas
personalidades extranjeras. Monarcas, jefes
de Gobierno, ministros del Interior, jefes
de Policía y dirigentes religiosos estuvieron
—y en algunos casos siguen estándolo— en la
nómina de la CÍA. No puede sorprender a nadie
y escandalizar sólo a medias. Sólo a medias
liasta pasar por los filtros de la interpretación
la información que nos ha sido servida.
¿Por qué precisamente ahora y por qué sobre
unas personas precisas? Los servicios de inteligencia
siempre han sabido cómo lanzar imágenes
contra un espejo público para que éste
las devuelva útil y convenientemente deformadas.
Según las últimas revelaciones, fueron
peones de lujo del espionaje «pentagonista» el
Rey Hussein de Jordania —^veinte millones de
dólares desde el año 1957—, Willy Brandt, ex
canciller de la República Federal Alemana; el
arzobispo Makarios, jefe del Gobierno chipriota;
el Dalai Lama —sólo 750.000 dólares—,
jefe religioso de los tibetanos; los que fueron
hombres fuertes de Vietnam y Corea —del Sur,
claro— Van Thieu y Esyngman Rhee; el generalísimo,
ya muerto como todos los generalísimos,
Chiarrg Kai-chek; Jomo Kenyatta, de Kenia,
y Mobutu, de Zaire; Eduardo Freí, ex Presidente
chileno y patrón del ala más conservadora
de la democracia cristiana de aquel país;
el ex Presidente mexicano Luis Echeverría y el
Presidente venezolano Carlos Andrés Pérez;
Holden Roberto, que intentó, sin éxito, torpedear
el nacimiento de una Angola libre y progresista.
Una lista deplorable que, siempre o
en momentos determinados, sirvió a deplorables
intereses.
Tampoco es nuevo, porque no parece quedar
nada nuevo por descubrir en la estrategia de
las grandes potencias. Así, y por recordar sólo
un ejemplo, en enero de 1976 fue una comisión
parlamentaria del propio Congreso de los
Estados Unidos quien pidió una investigación
sobre los pagos ilegales de la CÍA a personalidades
y partidos políticos de Italia. Nadie
dudó entonces que se trataba de una nueva
zancadilla en el área de penalty de la democracia
parlamentaria lanzada contra la ascensión
democrática del PC italiano. Pero ahora la denuncia
nace en una fuente que observadores
solventes no dudan en colocar en la propia
cúpula de la CÍA y que se esconde en el consabido,
y muchas veces necesario, secreto profesional
de los periodistas. Es, por tanto, difícil
revelar la trampa si no se acude a los nombres
de los peones de oro del espionaje americano
que han aflorado a la picota del escándalo
público.
De la mayoría de ellos siempre existió la
evidencia que, por su condición de «aliados»
sumisos más que fieles, recibían la ayuda americana.
En casos tan clamorosos como los de
Van Thieu, Syngman Rhee o Chiang-Kai-chek
-‘—rt-h-^-t-t
la mayor obscenidad provenía de la voluntaria
confusión entre las aportaciones que debieran
haber servido a un hipotético desarrojlo de las
sociedades por ellos controladas y la parte del
león de aquellas aportaciones que revirtieron
directamente a sus cuentas corrientes personales

Interviu 9 Marzo 1977 

Interviu 9 Marzo 1977

Leer En Online

Comprar Ebook  en 

Clic Aquí Para comprar 

Si no sabes descargar mira este video tutorial

[sociallocker]
[popfly]

Descargar 

[/popfly] [/sociallocker]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
---------