---------------

Tentación irresistible – Kathie DeNosky

Tentación irresistible – Kathie DeNosky

Tentación irresistible – Kathie DeNosky

Descárgatelo El libro  Ya!!

Resumen y Sinopsis 

Capítulo 1
Después de pasarse el día trabajando en el rancho que había comprado unos meses atrás, Jaron Lambert entró en el Broken Spoke en busca de tres cosas: un bistec,
una cerveza fría y una mujer dispuesta a pasar un buen rato, sin ataduras. Sin embargo, cuando se sentó en una de las mesas del fondo y paseó la mirada por el local, se
dijo que con el bistec y la cerveza también se conformaría, y luego se volvería a casa solo.
No era que no hubiera mujeres en el bar, o que no se hubiesen fijado en él cuando había entrado. De hecho, había dos jugando al billar, y unas cuantas más sentadas
alrededor de un par de mesas que habían juntado. Sin duda un grupo de amigas que había salido a divertirse.
Una de ellas, bastante bonita, incluso le había sonreído, pero ni ella ni ninguna de las otras había despertado su interés. Quizá fuera porque estaba cansado. O, más
probablemente, porque no podía quitarse de la cabeza a cierta morena de largas piernas y los ojos más verdes que había visto nunca.
Irritado consigo mismo por desear a una mujer que sabía que jamás podría tener, pensó que debería haber llamado a alguno de sus hermanos para ver si querían
cenar con él. Así al menos habría tenido a alguien con quien hablar mientras comía.
Pero ahora todos sus hermanos estaban casados y con hijos, y lo normal era que quisieran estar con sus familias.
Se acercó a su mesa una camarera joven que estaba mascando chicle.
¿Qué te traigo, guapo?
Jaron decidió pasar del bistec y pedir solo una cerveza. Cuando se la terminase volvería a casa, se calentaría una pizza en el horno y se la comería viendo la
televisión.
Un botellín de Lone Star.
Marchando respondió la chica con una sonrisa antes de alejarse.
Al poco rato estaba de vuelta. Plantó un posavasos sobre la gastada mesa y colocó encima el botellín.
Usted es Jaron Lambert, ¿no? le preguntó. Su sonrisa coqueta se hizo más amplia cuando él asintió. El que ganó el título de Campeón Mundial de Rodeo en Las
Vegas justo antes de Navidad, ¿verdad?
Él asintió de nuevo, y al ver que la chica se quedaba allí plantada, como expectante, inquirió:
¿Estuviste allí?
La chica sacudió la cabeza.
No me podría permitir un viaje a Las Vegas con lo que gano. Lo vi por la tele le explicó. Y luego, con una sonrisa seductora, añadió: ¡Estaba usted tan sexy
cuando le dieron el premio…!
Por cómo lo estaba mirando, era evidente que quería algo más que hablar de su victoria en Las Vegas, pero no iba a seguirle el juego. Durante años había rehusado
sucumbir al coqueteo de otras como ella, que se morían por acostarse con el ganador del trofeo, y se alegraba de haber dejado los rodeos hacía un par de meses. Con un
poco de suerte, poco a poco la gente se olvidaría de él y perdería interés para esa clase de chicas.
Como no respondió a su coqueteo, la camarera encogió un hombro.
Bueno, si necesita algo más, lo que sea, no tiene más que llamarme.
Gracias respondió Jaron, y tomó un trago de su cerveza mientras la veía alejarse hacia otra mesa.
Cuando hubo apurado el botellín, sacó unos cuantos dólares de su cartera y los puso sobre la mesa. No tenía sentido pedir otra cuando en la nevera de casa tenía
una docena de latas.
Sin embargo, cuando estaba levantándose, se fijó en una joven que acababa de entrar y se dirigía a la barra. Soltó una palabrota en voz baja y volvió a sentarse.
¿Qué diablos estaba haciendo allí?
Llevaba un vestido rojo con mangas caídas que dejaban al descubierto sus hombros. Era un vestido ceñido, que le sentaba como un guante, resaltando sus senos y la
curva de sus caderas, y Jaron tragó saliva mientras sus ojos descendían por la falda, que terminaba a mitad del muslo, exhibiendo sus piernas, largas y torneadas.
Luego, cuando sus ojos se posaron en los zapatos de tacón de aguja que calzaba, lo sacudió una ráfaga de deseo tan fuerte, que tuvo que apretar los dientes para
contenerla.
Parecía que no era el único que se había fijado en ella. Un tipo desaliñado se acercó a ella y se apoyó a su lado en la barra, dedicándole una sonrisa lasciva. Ella lo
miró, sacudió la cabeza y siguió hablando con el barman.
El tipo, sin embargo, no se dio por vencido y siguió intentando que le prestara atención. Ella le había dejado muy claro que no quería nada con él, pero, o aquel
baboso estaba borracho, o bien era demasiado estúpido o demasiado cabezota como para no aceptar un no por respuesta.
Fue cuando el tipo la agarró del brazo y Mariah se revolvió cuando Jaron se levantó; no podía quedarse allí mirando sin hacer nada. Fue hacia la barra como un toro
enfurecido y le pegó un puñetazo en la mandíbula a aquel bastardo, que cayó al suelo igual que un muñeco de trapo.
¿Jaron? exclamó Mariah, como sorprendida de encontrarlo allí. ¿Pero qué has hecho?
Salvarte el trasero le respondió él enfadado.
¡Eh, ese al que ha tumbado es nuestro amigo! gritó un hombre con barba, yendo hacia ellos.
¿Algún problema? le espetó Jaron, mirándolo con los ojos entornados.
El barbudo, al ver que le sacaba por lo menos un par de palmos, se quedó mirándolo un momento antes de sacudir rápidamente la cabeza.
No, no busco pelea ni nada de eso le aseguró, dando un par de pasos atrás.
Pues entonces le sugiero que recojan a su amigo y que le diga que no vuelva a molestar a la señorita le contestó Jaron.
Mientras lo levantaban del suelo, Jaron se volvió hacia Mariah y, rodeándole la cintura con el brazo, la sacó de allí. Ella intentó revolverse, pero Jaron no se detuvo
hasta llegar al coche de ella, que estaba estacionado en el aparcamiento.
Pero ¿qué te pasa?, ¿has perdido la cabeza? lo increpó Mariah cuando se detuvo junto al pequeño sedán.
¿Que qué me pasa? ¿A ti te parece normal entrar en un bar vestida así, como si estuvieses pidiendo a gritos un revolcón?
Mariah se apartó de él y lo miró furibunda.
Eso no es verdad replicó. ¿Y qué tiene de malo cómo voy vestida? A mí me parece que voy bien.
Jaron se cruzó de brazos y la recorrió con la mirada, desde su cabello castaño oscuro hasta los zapatos de tacón de aguja. Ese era el problema, que estaba tan guapa
que llamaba demasiado la atención.
¿Cómo se te ocurre entrar en el Broken Spoke sola? la increpó.
No es asunto tuyo, pero venía de una reunión en Fort Worth y de vuelta a casa el coche empezó a hacer un ruido raro. Conseguí llegar hasta este aparcamiento
antes de que dejara de funcionar, y al ver que me había quedado sin batería en el móvil, he entrado para pedir que me dejaran llamar a la grúa. Y aunque hubiera venido
aquí por otro motivo añadió entornando los ojos, tampoco sería asunto tuyo. Sé defenderme; no hacía falta que vinieras en mi ayuda.
Ah, claro, ya veo cómo evitaste que ese tipo te pusiera sus sucias manos encima le espetó Jaron, haciendo un esfuerzo por no perder los estribos. En el
momento en que ese bastardo te agarró del brazo se convirtió en asunto mío.
Nunca se quedaba al margen cuando veía a un hombre molestando a una mujer y, en lo referente a Mariah, mientras le quedase aliento, no dejaría que nadie le
faltase al respeto.
¿Asunto tuyo? Mariah sacudió la cabeza. Durante todos estos años me has dejado muy claro que no tienes el menor interés en mí. A ver si te aclaras.
Eres la hermana pequeña de mi cuñada; solo intento cuidar de ti.
¡Por amor de Dios! exclamó Mariah poniendo los ojos en blanco. Mira, por si no te has dado cuenta dijo plantando las manos en sus sensuales caderas, ya
no soy aquella chica ingenua de dieciocho años. Ya soy mayor. Tengo veinticinco años y sé cuidar de mí misma.
Jaron inspiró profundamente. Sí, se había dado cuenta hacía unos cuantos años de que Mariah ya no era la adolescente que había conocido cuando su hermano
adoptivo, Sam Rafferty, se había casado con Bria Stanton, la hermana de ella.
Por aquel entonces Mariah había estado encaprichada con él el típico enamoramiento adolescente, y aunque él la encontraba atractiva, era nueve años mayor que
ella, una diferencia de edad demasiado grande. Pero habría tenido que estar ciego para no haberse dado cuenta de que se había convertido en una mujer hermosa y muy
sexy. Y ese era el problema.
Mariah se equivocaba de parte a parte al pensar que no tenía ningún interés en ella. Tampoco lo llamaría amor, porque para llamarlo así antes tendría que creer en el
amor, pero lo cierto era que pensaba mucho en ella, y que cuando coincidían en una reunión familiar no podía apartar los ojos de ella.
Me da igual la edad que tengas cuando eres incapaz de ver el peligro insistió.
¿Qué peligro? le espetó ella riéndose. Señaló el bar en la distancia y añadió: Sam viene a cenar aquí con Bria un montón de veces. Igual que el resto de tus
hermanos traen a sus esposas.
Jaron soltó una carcajada áspera.

Título: Tentacion irresistible
Autores: Kathie DeNosky
Formatos: PDF
Etiquetas: Kathie DeNosky
Orden de autor: DeNosky, Kathie
Orden de título: Tentacion irresistible
Fecha: 11 sep 2016
uuid: c41d6663-39ac-4b37-9789-acceba92d2d0
id: 381
Modificado: 11 sep 2016
Tamaño: 0.48MB

Novela kindle  Comprimido: no

kindle Formato – Contenido – tipo : True 

Temáticas: Novela romántica, Comedia romántica , romance

Más Libros  – ebooks  : Aquí !!

Mira El Vídeo Para Enseñarte como descargar!!

Fotos – Imagen

image host

kindle - Puedes Leer la novela Aquí Abajo En Online!!

Tambien Ya Esta Disponible Para Comprarlo En kindle Amazon  productos  Tu Sitio Favorita !! 

Clic Aquí Para comprar  la novela y  leer  en  tu android !!

Si te gusto  comparte  en   el facebook 

Descargar Libro Aqui  !!


https://app.box.com/s/c5soh244suv8yjkf06lnva9zygqfzeet
http://go4up.com/dl/1763e42c94b5ce
https://1drv.ms/b/s!AhKpqxOmldbbiC2NwUfAM5tBYE-z
https://www.adrive.com/public/XFktHa/Tentacion irresistible – Kathie DeNosky.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

---------